sábado, 21 de octubre de 2017

VIOLENCIA Y FUERZA FISICA.




Para algunos filósofos la justificación de la violencia se encuentra en su misma esencia, ya que resulta mucho mas difícil y costoso física y emocionalmente conseguir la admiración y el cariño de alguien, que te ignora y desprecia, que emprenderla a golpes con él y entablar una pelea sabiendo que eres más fuerte y por consiguiente vas a derrotar sin duda a tu escéptico contrincante al que deseas conquistar  o tan solo conseguir su aquiescencia.





Razonar serenamente y encontrar argumentos para convencer es bastante más costoso que recurrir a la violencia y tu fuerza física, que a la postre es bastante menos agotador que usar la fuerza de la razón, en ello hemos avanzado  muy poco campo desde que el hombre se irguió sobre la alta hierba de las sabanas para otear el horizonte, seguimos siendo primates apenas desarrollados mentalmente.


lunes, 9 de octubre de 2017

TRIUNFAR SOBRE EL OLVIDO.

Triunfar sobre el olvido;
mientras brotan flores
entre las tumbas olvidadas de los viejos cementerios
ahora vacíos.
O al pié de las tapias encaladas en sangre de cuerpos destrozados por el miedo
o quizás en cualquier cuneta oscura de un camino a ninguna parte,
donde se escucha todavia el eco mil veces repetido de un tiro en la nuca
de tantos inocentes masacrados sin destino.
Triunfar sobre el olvido¡.

Y entre tanto
 con el puño en alto, dibujar en el viento los recuerdos de los ausentes,
 las imagenes calladas de los que se fueron y el miedo de sus asesinos.
Triunfar sobre el olvido;
mientras nos niegan la realidad de lo que sin duda fue el horror enaltecido
el temor en carne viva,
la verguenza de la venganza de los vencedores
el odio desmedido.

Recordar para no repetir errores.

Y triunfar sobre el olvido.

FANTASMAS EN LA NOCHE.

En ocasiones....


; mi dormitorio se llena de sombras y fantasmas y convierten en irrespirable el poco aire que entra en mis pulmones a bocanadas y aunque pretendas abrir la ventana para ventilar la habitaciòn estos no desaparecen y la sensaciòn de asfixia se convierte en insoportable en tanto la angustia atenaza mi garganta y el miedo lo envuelve todo con un papel de celofan de horror sangriento y doloroso al que se acostumbran los demas, pero que para ti resulta minuto a minuto tan insoportable como la idea de la muerte .




Mientras intentas combatir este pánico con la fuerza de la razón;

ellos, estos fantasmas del pasado, danzan frenéticamente a tu alrededor, en un aquelarre mágico, atronador de silencios y sombras y se burlan de tu miedo mientras se ríen grotescamente de ti una y mil veces, hasta que despiertas bañado en sudor, los puños apretados, y la llama del desconsuelo ardiendo en el interior de tu cuerpo tan desnudo como maltratado.

lunes, 2 de octubre de 2017

A CARCELERA.

Hai uns días co gallo da aparición do numero tres da revista de poesía Olga;   revista de Poesía Galega en Madrid, que nace do sentir dun grupo de poetas " Bilbao",  que dende o ano 1996  ata o verán do 2015, se reunían no salón cheo de fume e calor de corpos daquel café aberto no 1887, co nome de "Café Comercial", daquela glorieta de Bilbao, no Madrileño barrio de Fuencarral, polo que Eu pasaba as veces perdido no meu vagar dos poucos anos, soños e pensamentos mais ou menos negros, cun paquete de pipas de mirasol, no peto do meu pantalón de pana, dende o numero 120 da rúa Bravo Murillo ,onde vivía cos meus pais e irmáns, alí mesmo ao pé do escalectrix dos Catro Caminos, cara a Gran Via e Sol, e volta pola cidade Universitaria, Moncloa, San Francisco de Sales, arriba, naquelas tardes de Sábado nas que a rutina dos estudios víase rachada a caída da tarde, por aqueles interminables meus paseos, que remataban sempre co bocata de calamares de cea, comprado nalgún daqueles bares de fritangas e chan cheos de merda, papeis manchados de graxa, cascaras e cabichas de cigarro, porque aínda non estaba prohibido fumar neles, acordeime, digo retomando o fío da miña narración daquela fermosa tolemia que capitaneaba  Jose Luis Lopez Del Rio ; A Carcelera.
O mais cerca que Eu nunca estiven daquel grupo de escritores e poetas que se reunían xa naqueles días, no Café Comercial, dos que por suposto non sabía nada en absoluto, era cando buscando algo, aínda que non sei moi ben que, aquel rapaz novo de pelo a lo afro que fun Eu, se acercaba a aquel local de Jose Luis: A Carcelera,  moi preto do barrio de Malasaña, que despois íase poñer de moda como lugar de copas, e movida, pero que daquela aínda resultaba bastante soso e tranquilo.







 Alí, naquel sóutano, dende onde polas fiestras con reixas e barrotes de ferro podías ver pasar a xente na rúa,  mesmo podías participar nun curso de cinematografía, que tomarche un Fino La Ina, ou un Tio Pepe, escoitando cante jondo ou flamenco, por cataores saídos Deus sabe de onde.
A asociación cultural de nome tan sorprendente como curioso para aqueles anos grises de ausencia de liberdade, Tribunal de Orde Publico, lei de vagos e maleantes, grises e outras marabillas do mundo mundial do que o Pais dos golpistas, co Xeneral Franco a cabeza era o "number one" ; A Carcelera,  crease no ano 1974. Tiña o seu lugar de reunión no numero dez da rúa de Monteleón, e o seu nome xurde do cante flamenco que se cantaba sen guitarras, a pao seco, nas abarrotadas cárceres do  represor franquista, baixo  a dirección de Jose Luis Lopez del Rio, que mesmo foi o culpable da  creación da cooperativa de cine Andalusí, que produzo a película que recolle os terribles sucesos ocorridos no ano 1933 de todos coñecidos: Casas Viejas. Alma mater incansable e espírito da actividade cultural que esta foi quen de ter desenvolvido durante mais de vinte anos, nos que chegou a ter case que 300 socios  e para algúns mesmo pódese considerar a Carcelera, como a primeira sa de cine independente que existiu en Madrid, onde poucos anos mais tarde, íanse abrir as primeiras salas de cine del chamado "Arte y ensallo".
Moitos daqueles socios e simpatizantes, coma min, participaban activamente cada sábado nas "Huergas" (juergas- pronunciado segundo o deje andaluz- derivación de folga, na súa acepción de folgarse, devagar ou sentir e desfrutar o pracer de non ter que facer nada por obriga, tan so polo verme da cultura).
 Angel Utrera.