viernes, 15 de junio de 2018

EN VILAREDA (XOSE DE CEA).


Hai un camiño 
en Vilareda
no que desembocan
todos os camiños.
O seu tramo final,
tralas casas de Moredo e Farruco,
transcurre despexado,
entre leiras,
até chegar á igrexa,
ao cemiterio........................


Xosé de Cea..."Vilareda".
Como o define Xose Vazquez Pintor no limiar deste Poemario; Vilareda é a palabra dos bagazos que dan poesía de noso, sentida, autente;grafada na memoria; posuida dos adentros.....
Se algún día te deixas caer/pola igrexa de Vilareda/ mira onde pisas,/ non vaia ser que tripes/ a pouca memoria que nos queda....
Fermosura intensa de versos e palabras, de recordos e saudades, desta vida, a nosa, a de todos que vendemos inutilmente.


.-Xose de Cea......





Pedíronme unhas poucas palabras e algún que outro poema para este libro coral no que as voces extemporáneas e descoidadas como a miña poden pasan desapercibidas. Se non moito, si o suficiente para quen a procura desas palabras e deses poemas supón a volta a un pasado que comeza a antollarse remoto. Por iso, porque xa non xogo con elas a moldear ámboas nas que dar acubillo aos significados orfos da existencia, tiven que recorrer ás palabras doutro, de alguén que as moldea coma ninguén para facer, el si, arte. Pareceulle a Pintor o feixe de poemas chamado Vilareda, cuxo pórtico comparto agora contigo: “Un lóstrego. A definición máis oportuna. A voz do profundo. En breve. En sempre. Recibín o libro aínda inédito e xa me sabe para moito tempo, coma un doce que se molla nas ulideiras, dende todas as distancias. Vilareda é a palabra dos bagazos que dan poesía de noso, sentida, autente; grafada na memoria; posuída dos adentros”. E se el o di, a min non me queda máis que calar.

 

 En Vilareda gurgulla un murmurio de lagoas abolidas, de cinzas afogadas en
salmoira, o lixiviado de quen naceu cos ollos enterrados en vida, cunha
bostela de terra neses ollos desterrados da vida
en Vilareda; pouco máis deixou esa terra exterminadora de limos que un
feixe insurrecto de luzadas estivais -ás veces lle asubío desesperanzadas
melodías, coma quen trata de domesticar a voraz indolencia dun lobicán, a
voraz tristeza dun can de palleiro
en Vilareda; os palleiros, os curutos apromados de traballo comunal ata as
alturas máis voluptuosas, de cotío reverberadas co tremor de inaprensibles
avelaíñas, atarefadas en trazar raiolas de palpitar humano, de fragrante,
mística suor, comechón dun farelo ubicuo que incita a reclamar auga do pozo
en Vilareda; un pozo do que extraer esa auga tan subterránea, tan mineral,
pero resurxente, taquígrafa do laio carricento, ludroso, das pedras, un só
pretende que lle insuflen certa hidropisía en aurículas e ventrículos, forzar un
latexo inmorredoiro, manchar de cotián o misterio da resurrección
en Vilareda; porque se a El lle abondou o po da terra e un sopro, que alento
non haberá nestes espectros en corozas de lama, que alento non haberá para
avivecer o núcleo incandescente dos derradeiros remoles acantonados diante
do brutal asedio da borralla
en Vilareda; e danos igual a vasteza das hordas: temos trepias, gramalleiras,
musculados foles, arquitectos erguendo planos da única torre posible, unha
esqueira de costelas soñadoras, dormentes, punto de fuga e luz, incenso
vertical para exhalar os nosos anceios
en Vilareda; e si, tamén temos o callo que fermentará en sólido nutricio o
desamparo das estrelas, riremos cos seus brúos ledos, pero custodiamos un
aceno adusto para desenmascarar o simulacro das constelacións –ceo, inferno,
caerán baixo o mesmo esquecemento que eles mesmos nos quixeron infrinxir
a nós
en Vilareda; o esquecemento en Vilareda, lagoas abolidas en terra
enterradora, sen máis valedor que este ouveo mestizo, aferrados á vibración
húmida das lembranzas, e non contamos marabillarnos diante do milagre,
non con estes beizos que só claman pola xustiza do perenne, sabemos que
toda combustión ten un fin, unha fin, pero estas mans han moldear a
cumprida satisfacción de ambos, de ambas, un queixo incorruptible nesta
ámboa de barro que nos alimentará polos séculos dos séculos a
nós
en Vilareda.

(As fotografias corresponden ó encontro de poetas polas "Fragas de Catasos, Casas Vellas", de Lalin, que tivo lugar no mes de novembro do ano 2015, entre outros Xose Rodriguez, o poeta de Vailareda, aparece con Antom Laia, e comigo mesmo, con David Otero, Romina Bal, e a sua dona Soqui Cea, na Fraga  onde quedaron os nosos poemas en defensa da vida impresos en taboleiros de madeira, e camiño dela).

lunes, 9 de abril de 2018

EL SILENCIO ES MIEDO.(REVISTA DE CREACION LITERARIA DE ESPROSADOS DE PALENCIA.)





El Silencio es miedo, es una revista que navega entre la letra impresa, y lo digital e que posiblemente nace del blog del mismo nombre que inició su singladura allá por el mes de Septiembre de 2014, con un relato titulado;" La Fabrica de Arte" .










Desde aquel entonces los administradores del blog llevan publicados alrededor de cien entradas, en las que juegan con:  artículos de opinión y ensayo, relatos, concursos, dibujos y maquetas, y otras formas de expresión, libremente porque el silencio es miedo, y no hay duda de que la necesidad de comunicarnos y expresarnos resulta desde los orígenes de la humanidad, allá perdida en la noche de los tiempos, consustancial al ser humano, y desde luego no opinar, no escribir, o permanecer en silencio por miedo al que dirán, al ridículo, al que no se, al que no tiene calidad, o peor aún al que se vayan a reír o criticarme, en resumen la auto censura es el peor de los castigos, y la cárcel interior más cruel y despiadada a la que cada uno se pueda condenar.




Este grupo de artistas, pensadores, escritores, poetas, personas en suma con una desarrollada capacidad de crear y admirar lo que crean otros, son capaces desde esta, tal vez, olvidada capital de provincia, allá en las duras estepas de la meseta Castellana, llevar a cabo tanto reuniones periódicas, como intercambios de artículos de opinión, lectura de poesía, o incluso talleres creativos de narración y ensayo. Son capaces de mantener un blog de crítica y creación literaria, y publicar, ya van por el numero catorce, un ejemplar, por cierto gratuito totalmente, en el que he tenido el placer de colaborar, invitado gentilmente por ellos, junto con otros, veinte esforzados de las letras.


Para todos los interesados y necesitados de canales de expresión, esta revista es una puerta abierta de par en par, mas, a la que podéis animaros a enviar vuestras colaboraciones, en el correo electrónico;.....

 elsilencioesmiedo@gmail.com y podéis seguir el blog y sus novedades en el dominio www  .elsilencioesmiedo.com

Animo pues, y enhorabuena a todos los organizadores, y padres/madres de este invento, porque efectivamente cada día mas en este mundo de asfalto y cemento, de aislamiento y soledad, resulta más que imprescindible poner en común, comunicar, transmitir, sentir y poder expresar lo poco o mucho que cada uno de nosotros lleva dentro, porque queridos amigos EL SILENCIO ES MIEDO......no ¡El silencio da miedo, que es mucho peor.
Angel Utrera

jueves, 5 de abril de 2018

ANTONIO GARCIA TEIJEIRO .(DISCURSO NA BIBLIOTECA NACIONAL DE MADRID).


Grazas, porque tes toda a razón; A poesía non da respostas, pero axuda a facerse preguntas, a buscar palabras vivir a vida, a escoitar o vento, a vencer as sombras e o medo. Si Antonio, efectivamente; Blas Otero, Leon Felipe, Alberti, Lorca o Machado, Gloria Fuertes, o Rosalia, e Celso Emilio o Cunqueiro ,esas palabras para Julia das que falas e coas que Eu aínda hoxe me emociono, non teño remedio, son as mesmas que nos traen a resposta a esas PALABRAS, fermosas, gastadas, traidoras, que mollan e acarician, que feren e coas que soñamos, que viaxamos ou que amamos, ou que vivimos, quen sabe, quizais a resposta continua a sonar no vento, como ti que es esperto apaixonado de Dylan, ben sabes......Nunca pensei sentirme tan identificado cunha exposición maxistral, coma esta túa, capaz de transmitir, emocionar e facerme chorar , porque a poesía é iso....Emoción sen limites nin fronteiras. Grazas polas túas palabras, que xa son miñas tamén para sempre.....
Noraboa. ANTONIO GARCIA TEIJEIRO, polo seu discurso, na Biblioteca Nacional de España como Premio Nacional de Literatura Infantil e Xuvenil polo seu libro: Poemar o mar, no que nos fai unha fermosa viaxe dende a súa xuventude ata hoxe, a través da literatura, a poesía, a PALABRA, sobre e por enriba de todo, coma una fiestra a vida, pola que todos nos camiñamos, como dicía Machado; Lixeiros de equipaxe, mariñeiros en terra, nesta terra dura, de chairas, sombras e malos ventos, nos que o mar é a saída, ese mesmo mar de Bernardiño Graña, ou de Alberti, do que o poeta nos fala.
Lorca, Celaya, Machado, a poesia verso a verso, golpe a golpe para descubrirse primeiramente uno a se mesmo, e despois sentirse parte militante da humanidade e grao de area nos camiños, nas congostras escuras, e sobre colledoras da nada, para gañar o futuro, o dia a dia, a ledicia de vivir y soñar a través da poesía, e descubrir a Palabra, como paisaxe dos soños, en rebeldía constante, en compromiso coa beleza, ata chorar de emoción e de rabia.
Sorte inmensa tiveron aqueles nenos que aprenderon a botar unha ollada a través desta fiestra máxica que é a poesía, na voz de Antonio Garcia Teijeiro, mentres escoitaban o poema, mais que poema a voz do Vento, nos versos de Manuel María, e conseguiron voar con esas ....Tres pombas chegaron cansas.........as pombas nunca esqueceron.- aquel primeiro poema, naquela aula, e aqueles nenos de oito, nove anos, como nos conta o poeta. Ou na música de Paco Ibañez, poemando a rebeldía dende o exílio, cando a Liberdade era unha palabra escrita na parede, como nos recordaba outro daqueles canta autores, o estremeño Pablo Guerrero.  





Corenta anos, dende entón, de poesía infantil dende o amor e o respecto  nun universo cheo ata rebozar de liberdade, con un compromiso absoluta coa poesía e a palabra e a lingua, a que secuestraron, coma ben di o poeta,  para construír alumnos, homes libres e pensantes que amen a poesía e sexan lectores de maneira natural de poesía e literatura, aínda que non sexa esta a primeira tarefa da escola.
Buscar e conseguir mediadores apaixonados para apaixonar, que mergullen, para mergullar, que amen para amar, dun xeito preciso e precioso a poesía, sen prexuízos, nin temores, contra todo e contra todos. E facer lectores activos que procuran participar, e sentirse parte deste espectro poético ó que o poeta nos leva, porque a súa palabra é autentica como un tesouro de entusiasmo e convicción. Un entorno poético no que non hai definicións, porque a poesía é indefinible; Metáfora, capacidade creativa, improvisación, emocións, todo e moito mais, vehículo, medio ou motivo para buscala beleza que nos permita tocar, porque tocar é sentir, e sentir é vivir.
Temos a obriga de vivir e percorrer eses camiños en sombras e medo, dos que nos salvan os versos e os poemas nesta viaxe das mil verdades, respostas as mil preguntas que nos facemos cada dia, nos a nos mesmos, neste compromiso co ser humano, no que a poesía é sempre refuxio e rebeldía, descuberta de horizontes, e novos camiños, luz que estremece e capacidade de sentir; musica, historias inventadas ou reais, fantasía, soños e esperanzas, tristuras e ledicias, espello no que nos miramos cos ollos abertos de par en par, de nenos grandes, que medraron para adentros, en palabras que mollan e acariñan
A  palabra favorita, a palabra escollida; Palabra, porque con ela facemos poesía, falamos, sentimos, acariñamos, admiramos, ferimos, odiamos, amamos, soñamos, vivimos. Palabras para facernos preguntas, respostas que como dicía Dylan; continua soando no vento.
Que ningún vento traizoeiro nos roube nunca a capacidade de sentir a poesía, porque ela, non nos vai dar respostas, pero si axúdanos a facernos preguntas.
Angel Utrera.





Neste enlace tedes o audio completo do que foi a o discurso e coloquio posterior na Biblioteca Nacional de Madrid, da intervenciòn do recente Premio Nacional de Poesía Infantil. ANTONIO GARCIA TEIJEIRO. 

https://www.facebook.com/anton.garciafernandez.35/videos/196315257765385/?t=224

martes, 3 de abril de 2018

CELOS.




Tengo celos de aquel otro con el que descubriste el amor
hace ya tanto tiempo, 
que no lo recuerdo.
Aquel;
con el que tu cuerpo se abría de par en par, 
derretido en sus caricias
ese; 
al  que te entregabas en cada orgasmo
y con cada beso descubrías el misterio de su cuerpo junto al tuyo, desnudos y entrelazados.
Tengo  tantos celos de aquel en el que ya no me reconozco.....

(La obra Fotografica es de la fotografa Lilya Cornelli).

miércoles, 14 de marzo de 2018

VIVIR EN SOLEDAD O VIVIR EN SOCIEDAD."EXCLUIDOS, LOCOS O SOLITARIOS"



No me cabe la menor duda de que la realidad supera con mucho cualquier tipo de ficción, por increíble que pueda parecer a primera vista.
A lo largo y ancho de la historia de la literatura y su materialización visual por esa fábrica de crear mentiras y sueños que resulta ser el cine tenemos ejemplos sobrados de personas, que por una u otra razón se han apartado más o menos voluntariamente de la sociedad que oprime y comprime al ser humano, buscando realizarse como ser vivo en medio de la naturaleza y en paz con el medio, en ocasiones salvaje y hostil que nos rodea y en ocasiones tan peligroso que pone en riesgo nuestra vida .
Novelas como Robinson Crusoe, El Libro de la Selva, o la Epopeya de Gilgamesh son claros ejemplos de lo que quiero decir.    
En el año 2007 Sean Penn filmó Into the wild , (En Español fue publicado con el titulo "Hacia rutas Salvajes"), una película basada en la historia de Christopher McCandless ,un joven norteamericano que en 1990, tras terminar sus estudios universitarios, decidió alejarse de la sociedad.

De forma progresiva el joven se fue aislando socialmente cada vez más hasta que terminar en Alaska sólo. Murió de inanición después de comer unas plantas venenosas.
La película de Sean Penn está basada en un libro que recoge la historia de McCandless.
Casos reales como el que nos cuenta el Enigma de Kaspar Hauser, o la que nos presentaba el genio del cine Frances, François Truffaut en su película L'enfant sauvage, basada en la historia real de Victor,  un niño criado en el bosque que desconocía el lenguaje, y se comportaba como cualquier otro animal salvaje.








O el de nuestro Marcos Rodríguez Pantoja, que vivió en soledad aceptado como uno más de sus lobeznos, por una manada de lobos en Sierra Morena durante doce años hasta que fue capturado por la Guardia Civil,y que aún hoy en día reconoce aquel tiempo como el más feliz de su vida, son la prueba evidente de que la socialización, no es siempre lo que más feliz hace al ser humano, desgraciadamente.

Por no hablar de casos que acabaron trágicamente tal y como refleja la película de Herzog, un documento estremecedor sobre un joven ecologista defensor a ultranza de los osos que decidió dejarlo todo para convivir con ellos y terminó devorado entre sus fauces, en la inhóspita Alaska junto con su compañera.

Paradigma que nos pone ante la tesitura de decidir si es mejor nuestro sistema social de vida, o el de los aventureros de las montañas rocosas que Vivian en soledad, invierno y verano, cazando castores, y curtiendo sus pieles, quien no ha dejado volar la imaginación viendo las maravillosas escenas de Jeremiah Johnson y su maravillosa historia de hombre de las montañas.
La cuestión es decidir entre la locura de esta sociedad deshumanizada o el riesgo de morir entre las garras de una fiera salvaje y servirles de alimento.

Los detractores de esta búsqueda de la felicidad mediante el aislamiento y su integración en el medio, alegan como ya lo hicieran los clásicos Griegos en boca de Aristóteles,  que el hombre solo se realiza como tal en sociedad, conviviendo y compartiendo y mediante el uso de un lenguaje, como base cultural común y social por encima de los instintos, como ocurre en el reino animal.  .

En la Ética Nicomáquea Aristóteles afirma que las virtudes no se producen "ni por naturaleza ni contra naturaleza, sino que nuestro natural (esencia) puede recibirlas y perfeccionarlas mediante la costumbre".
El hombre es pues un animal social, aunque en ocasiones como defendía el filoso Jean Jacques Rousseau sea "Un lobo para el hombre".
El debate entre sociedad o naturaleza, entre vida comunal o solitarios, es apasionante, y desde luego continua abierto y sin solución de continuidad.
Angel Utrera.





Para los que no hayan podido leer el libro o ver la película, sin duda muy  recomendable, dejo aquí una sinopsis entresacada de la enciclopedia digital Wikipedia, sobre la historia de este joven Americano, que vivió y murió por demostrarse a sí mismo que era posible vivir de otra manera, más libre y natural, en paz e integrado en su medio natural como un animal mas.
.
Christopher Johnson McCandless,  (12 de febrero de 1968 - 18 de agosto de 1992) fue un senderista estadounidense, cuyas andanzas y estilo sencillo de vida terminaron por convertirlo en ícono popular. ​
Falleció cerca del Parque Nacional Denali, después de vivir en solitario en medio de la tundra de Alaska, con escasa comida y equipo durante casi cuatro meses. Jon Krakauer escribió un libro sobre su vida, Into the Wild, en 1996, que inspiró en 2007 la película homónima dirigida por Sean Penn y protagonizada por Emile Hirsch.
Después de graduarse de Emory en 1990, donó sus ahorros de $24,000 obtenidos de una herencia a la caridad y empezó a viajar por el país, usando el nombre de "Alexander Supertramp". McCandless hizo su viaje a través de ArizonaCalifornia y Dakota del Sur, donde trabajó en labores agrícolas. Alternó entre períodos de trabajo relativamente fijos y con gran contacto con gente, con periodos en que estuvo sin dinero y sin ningún contacto humano, al punto que a veces tuvo que luchar por la comida. Sobrevivió a varios peligros durante estos periodos de vida salvaje; dos ejemplos son cuando perdió su automóvil en un diluvio y cuando bajó en canoa por el río Colorado, en dirección al golfo de México. McCandless se enorgullecía de sobrevivir con un mínimo de elementos y una preparación bastante básica.
Durante años, McCandless había soñado con una "Odisea de Alaska": vivir de la tierra, lejos de la civilización, y manteniendo un diario de vida que describiera su progreso físico y espiritual, enfrentándose a las fuerzas de la naturaleza. En abril de 1992 viajó en autostop hasta FairbanksAlaska. Fue visto con vida por última vez por James Gallien, quien le llevó de Fairbanks a Stampede Trail. Gallien se preocupó por 'Alex', pues tenía pocos medios materiales y ninguna experiencia en el entorno de Alaska. Gallien intentó persuadir a Alex para que postergase su viaje, e incluso ofreció conducirlo a Anchorage para comprar equipamiento adecuado. McCandless se negó a recibir toda ayuda, salvo un par de botas de caucho, dos latas de atún y una bolsa de maíz.
Después de hacer una caminata a Stampede Trail, McCandless encontró un autobús abandonado como lugar para asentarse, y se empeñó por vivir exclusivamente de la tierra. Llevaba consigo una bolsa de arroz, un rifle Remington semiautomático, municiones, un libro sobre las plantas locales, varios otros libros y un poco de equipo de campamento. Asumió que debía cazar para poder vivir: a pesar de su inexperiencia como un cazador, McCandless capturó con éxito animales pequeños tales como puercoespines y pájaros. Una vez mató un alce, no logrando conservar toda la carne sobrante, pese a haberla ahumado sobre los arbustos, tal como le recomendaron los cazadores con que se había encontrado en Dakota del Sur.
Su diario de vida contiene entradas que cubren un total de 113 días. Estas fechas relatan la cambiante fortuna de McCandless. Después de vivir con éxito en el autobús durante varios meses, Chris decidió salir en julio, pero encontró el sendero bloqueado por el río Teklanika, que estaba entonces considerablemente más crecido que cuando lo había cruzado en abril.
El 6 de septiembre de 1992, dos excursionistas y un grupo de los cazadores de alces encontraron esta nota en la puerta del autobús:
“S.O.S., necesito su ayuda. Estoy herido, cerca de morir, y demasiado débil para hacer una caminata. Estoy completamente solo, no es ningún chiste. En el nombre de Dios, por favor permanezcan aquí para salvarme. Estoy recolectando bayas cerca de aquí y volveré esta tarde. Gracias, Chris McCandless. ¿Agosto?”
Era el 12 de agosto, día en que escribió lo que se asume fueron sus palabras finales en su diario. Arrancó la página final del libro de memorias de Louis L’Amour, Educación de un hombre errante. En el otro lado de la página, Chris agregó:
“he tenido una vida feliz y doy gracias al Señor. Adiós, bendiciones a todos”.
Su cuerpo se encontró en su saco de dormir dentro del autobús, con apenas 30 kilos de peso. Llevaba muerto más de dos semanas. Su causa oficial de muerte fue inanición.
Su biógrafo Jon Krakauer ha sostenido que tres factores pueden haber contribuido a la muerte de McCandless en agosto de 1992. Primero, que estaba en riesgo de inanición debido a su creciente actividad, en comparación con la escasa comida que consumía de lo que cazaba. Sin embargo, Krakauer insiste que la inanición no fue, tal como lo indican los certificados de defunción de McCandless, la causa primaria de su muerte. Inicialmente, Krakauer sugirió que McCandless podría haber ingerido semillas tóxicas (Hedysarum alpinum). Sin embargo, las pruebas de laboratorio demostraron concluyentemente que no había ningún rastro de toxina presente en los suministros de comida de McCandless. En las ediciones posteriores de su libro, Krakauer sostuvo entonces que fue un hongo, Rhizoctonia leguminicola, el que creció en las semillas que McCandless comió, lo que provocó su deceso. Sin embargo, no queda ninguna evidencia para apoyar esa teoría de Krakauer, a excepción de un escrito que hizo McCandless en su diario el día 30 de julio, que inicia así: EXTREMADAMENTE DÉBIL, FALTA DE AGUA, SEMILLA...; pero toda la información forense disponible sugería que McCandless simplemente murió de hambre.
Posteriormente Krakauer ha citado al académico Ronald Hamilton, quien estableció la relación entre los síntomas descritos por McCandless y el envenenamiento de prisioneros judíos en el campo de concentración de Vapniarca. Hamilton propuso que McCandless había muerto por latirismo causado por envenenamiento por ODAP en las semillas de Hedysarum alpinum que no había sido detectado en los estudios anteriores por haber buscado alcaloides en vez de un aminoácido tóxico. El aminoácido es relativamente inofensivo para una persona bien alimentada con una dieta regular, pero tóxico para alguien desnutrido, físicamente estresado y con una dieta insuficiente, como era el caso de McCandless. Exámenes subsiguientes determinaron que el ODAP estaba ciertamente presente en las semillas​
El libro de Krakauer hizo de McCandless una figura heroica para muchos. En 2002, el autobús abandonado donde McCandless acampó se volvió un destino turístico. La película Into the Wild, (traducida al español como Hacia rutas salvajes) basada en el libro de Jon Krakauer, fue lanzada en septiembre de 2007 con aclamación de la crítica, entre ellos Roger Ebert. En octubre de 2007, se difundió una película documental sobre el viaje de McCandless, titulada The Call of the Wild, que fue realizada por el director independiente Ron Lamothe. La historia de McCandless también inspiró un episodio de la serie de televisión Millennium, el álbum Cirque, por Biosphere, y una serie de canciones populares, entre ellas, la más conocida, «Neighborhood 2», del grupo de rock canadiense Arcade Fire, y «Alexander Supertramp», de la banda pop punk de Illinois Real Friends.
Algunos habitantes de Alaska mantienen una visión negativa de McCandless y de aquellos que tiñen su vida como romántica. Debido al hecho de que ni siquiera tenía ningún mapa, McCandless ignoraba la existencia de un vagón colgante a 400 metros de donde no pudo cruzar el río Teklanika (dispositivo colgante de un cable de acero para cruzar el río usando poleas), y también la existencia de cabañas abastecidas con suministros de emergencia seis millas al sur del autobús, aunque estas últimas estaban destruidos y los suministros estropeados, probablemente por obra del propio McCandless, como se detalla en el documental de Lamothe.

 El guardabosque Peter Christian, del Alaskan Park, escribió:
“Estoy continuamente expuesto a lo que yo llamo el ‘Fenómeno McCandless’. Son casi siempre jóvenes los que vienen a Alaska para desafiarse a sí mismos contra un paisaje desierto, donde el acceso es difícil y las posibilidades de rescate son prácticamente inexistentes. […] Cuando usted considera lo que hizo McCandless, desde mi perspectiva, se ve rápidamente que fue simplemente tonto y desconsiderado. Primero, empleó muy poco tiempo en el aprendizaje de cómo era realmente la vida salvaje. Llegó al Stampede Trail incluso sin un mapa del área. Si él hubiera tenido un mapa podría haber salido sin dificultades.
Judith Kleinfeld escribió en Anchorage Daily News que:
“muchos habitantes de Alaska reaccionaron con rabia frente a su estupidez. Tendría que ser un idiota, afirman, para morirse de inanición en pleno verano a 20 millas de la carretera.”
Algunos se preguntan qué hacía un autobús en esa montaña. En 1961, una empresa constructora de Fairbanks (Yutan) obtuvo el contrato para asfaltar la pista forestal y convertirla en una carretera, compró tres autobuses destinados a desguace que pertenecían al servicio de transporte público de la ciudad de Fairbanks para alojar a los peones que construirían la carretera, además los equipó con una estufa cilíndrica a leña y una litera, en 1963 la empresa retiró dos de los autobuses, dejando uno solo para su uso ocasional por parte de los cazadores que se aventuraran hasta allí o para uso de familias de turistas.


martes, 13 de marzo de 2018

INTOCABLES DE LA INDIA (IV ENTREGA)



En el tradicional sistema de castas de la India, y a pesar de la actual prohibición y las leyes dictadas y aprobadas para normalizar las relaciones en esta convulsa sociedad que se resiste a abandonar los sistemas tradicionales de vida heredados y transmitidos de padres a hijos; un paria, un intocable, dalit, harijan, o panchamas , es una persona que, de acuerdo con las creencias hindúes admitidas de facto, se considera fuera de las cuatro varnas tradicionales, o niveles por encima de éste. Varna se refiere a la creencia de que muchos humanos fueron creados a partir de diferentes partes del cuerpo de la divinidad Púrusha, y la parte de la que cada varna fue creada define el estatus social de una persona en relación con aspectos como con quién puede casarse y qué profesiones puede desempeñar.

Los dalits (parias, que se podría traducir por oprimido, pisoteado, aplastado), son pues  los intocables, una clase tan baja que se considera fuera de los varnas. Los hinduistas consideran que los dalits son tan bajos como perros y para sobrevivir suelen trabajar en los espacios laborales permitidos por el sistema de castas, como el de recoger excrementos humanos con las manos.

No es extraño pues que sean los hijos de estos intocables, los niños los que suelan limpiar los inodoros del colegio al que acuden, cuando tienen la oportunidad de hacerlo.​

Aproximadamente, uno de cada seis habitantes de la India es dalit. La mayoría de “intocables” viven en pobreza extrema, con menos de un dólar al día, y sufren no sólo desigualdad económica, sino discriminación social. Su status en la vida, y sobre todo sus derechos, están predeterminados desde el nacimiento debido al sistema de castas, una antigua forma de opresión y segregación que aún pervive.

 Hay más de 70 millones de niños dalit en la India. Un alto porcentaje vive con menos de 50 céntimos al día y no asiste a la escuela o abandonan los estudios después de primaria. Sólo una cuarta parte de las niñas que viven en zonas rurales van al colegio. Los niños y niñas dalit afrontan habitualmente abuso verbal y físico por parte de sus profesores y compañeros. 

Los estudiantes dalit, además de lidiar con la pobreza extrema, hacen frente al estigma social: independientemente de sus esfuerzos en clase o en el trabajo, nunca conseguirán la igualdad de oportunidades por el simple hecho de haber nacido dalits. Se les considera impuros. 

En casi un 40% de los colegios gubernamentales, los niños dalit deben comer separados del resto de alumnos; y en el 20% no se les permite beber agua de la misma fuente. 
Más de la mitad de la población infantil dalit, un 54%, presenta signos de desnutrición. El 21% tiene deficiencia de peso severa y el 12% muere antes de cumplir los cinco años. 83 de cada 1000 niños dalits son susceptibles de morir antes de cumplir el primer año de vida. (Jason Taylor / ActionAid)
 

Así pues tenemos que entender el concepto de " Casta" como  la denominación  histórica de la forma de  estratificación establecida, en forma tradicional y prescriptiva, por el  hinduismo, el cual clasifica a las personas dentro de la sociedad en cinco grandes  grupos:
·        Los brahmanes (sacerdotes, maestros) son la casta más alta, que —según ellos— salieron de la boca de Brahmá.
·        Los chatrías (políticos), que salieron de los hombros de Brahmá.
·        Los vaishias (comerciantes y artesanos),que provienen de las caderas de Brahmá.
·        Los shudrás (esclavos o siervos, obreros y campesinos), que se formaron de los pies de Brahmá.

Este problema racial en India es, en gran medida, herencia de la invasión indo-aria, en la que los invasores autodenominados arya, impusieron una segregación racial mediante rígidas leyes religiosas para evitar el mestizaje con la población aborigen que los superaba en número, cosa que lograron en gran medida durante 900 años, que es el tiempo que duró la  civilización véda.

Así se comprende en la actualidad que  las castas bajas tienden a ser de un tono bastante oscuro, mientras que las castas altas, con más ascendencia indoaria, son de piel más clara.

Estos aborígenes eran pueblos de lenguas dravídicas y de otros grupos y se hallaban sobre todo en las selvas del sur de India. Los drávidas eran considerados por los arios como subhumanos, espiritualmente impuros y animalizados.

El sistema de castas fue desafiado por el Budismo, la principal disidencia del hinduismo, y flexibilizado (recientemente en el siglo XX) por los movimientos de derechos sociales. 
La prédica del Mahatma Gandhi contribuyó a una sociedad no dependiente de los preceptos religiosos, el gran padre y defensor de la no violencia, que finalmente acabaría victima de este odio visceral entre las diferentes castas del País..

La postura de Gandhi ante el sistema del que hablamos fue difícil y compleja. Él tuvo a los Dalit por Harijan que significa “el pueblo de dios”, y veía el sistema de castas como una diversificación de ocupaciones y no lo quería ver como una estructura jerárquica, ni tampoco como una división vertical, sino más bien como una división horizontal donde todos eran iguales. 

Por tanto, rechazó la discriminación y la segregación dentro de las castas.. También criticó el sistema diciendo que “no importa con qué nombre lo describamos: Dios es el mismo y no hay otro, y si todos somos hijos del mismo creador, no puede haber, como es natural, ninguna casta entre nosotros”.
Al tiempo que recordaba las enseñanzas de Buda; “Un hombre no se hace brahmán por dejarse el pelo largo, ni por familia, ni por nacimiento. El hombre en quien habita la verdad y la santidad exulta de alegría y es brahmán” (Dhammapada, 393).
El sistema de castas está profundamente ligado al hinduismo (una de las tres religiones principales de la India). Las castas se multiplicaron de acuerdo con los cambios introducidos en la ley brahmánica y por diversidades regionales, que establecen subdivisiones de hecho. 



 
 Es necesario recordar que por ejemplo en la doctrina Hinduista:
·        El matrimonio con una persona de inferior varna se considera impuro y contaminante.
·        Aceptar alimentos tocados o cocinados por una persona de casta inferior también es contaminante.
·        El mero contacto de la sombra un shudra (esclavo) y un brahmán (sacerdote hinduista) arruina el dharma de ambos.

Así, lógicamente al estar fuera de las varnas, a los parias, históricamente, solo se les ha permitido realizar los trabajos más marginales​ Se incluyen los trabajadores del cuero, los granjeros pobres y los jornaleros sin tierra, los artesanos callejeros, los artistas populares, los lavanderos de ropa y otros.
Tradicionalmente eran aislados en sus propias comunidades, hasta el punto de que las clases superiores evitaban el contacto de sus sombras.
A pesar de los intentos por erradicar estas prácticas, por parte de las autoridades gubernamentales, la discriminación contra los "Intocables" existe aún tremendamente arraigada en zonas rurales y en la esfera privada, y no resulta nada raro, el manteniendo de los matrimonios arreglados, la sumisión absoluta de la mujer al varón, la venta en la práctica de mujeres, hijas, esposas, y una interminable lista de despropósitos basados en la herencia cultural y tradición.


No obstante si se ha avanzado en las grandes urbes y en los estatus mas culturalizados de su sociedad  desapareciendo prácticamente estas prácticas ancestrales  en zonas urbanas, en las de un estatus económico más elevado y en la esfera de lo público, tanto en lo relativo a libertad de movimiento como en el acceso a la educación y la escolarización. ​
Aun en nuestros días los intocables, estos dalits son a menudo víctimas de la violencia, con prácticas de linchamientos, asesinatos y violaciones en el caso de la mujer.

La religión mayoritaria entre los dalits o parias es el budismo (40%), seguida del sijismo (31%), el hinduismo (20%) y por último el cristianismo (9%). Tanto el budismo como el sijismo y el cristianismo condenan el sistema de castas hindú.


 Sin embargo, la conversión a otra religión no evita que sufran discriminación (quizás no por parte de sus correligionarios pero sí por la mayoritaria sociedad hinduista).
El sistema de castas es una manera particular de estratificación social al que se pertenece solamente a través del nacimiento y se caracteriza por tener un sistema sólido, rígido e inmóvil. El sistema de castas en la India describe la estratificación social y las restricciones sociales presentes en el subcontinente indio, donde las clases sociales (varnas o ‘castas’) vienen definidas por miles de grupos hereditarios endógamos, a menudo llamados yati o ‘clan’). Dentro de un yati existen grupos hereditarios denominados gotra, el linaje de un individuo.


La Casta es un sistema social en el que el estatus personal se adjudica de por vida, por tanto en las sociedades organizadas por castas los diferentes estratos son cerrados y el individuo debe permanecer en el estrato social en el que nació, nunca puede salir del.

Las características que diferencian los distintos estratos sociales son: la raza, la religión, etc. que por accidente adquiera al nacer y con lo cual no puede cambiar.
Las sociedades de castas pueden verse como sociedad de clase en la que se adquiere clase social con el nacimiento.

 Los sistemas de castas rechazan las relaciones estrechas con miembros de otras castas.
Esa «pureza» de castas suele mantenerse mediante regla de endogamia, el matrimonio debe ser entre personas del mismo grupo social.


El aspecto que delimite mejor las fronteras de casta, aparte de reglas de matrimonio, sea la comensalidad. Los miembros de una casta solo comparten alimentos cocinados y servidos por miembros de su misma casta o ligeramente superior o inferior. Igualmente la dieta es un baremo primordial. Los tabúes alimenticios propios de cada casta y las reglas de etiqueta gobiernan poderosamente las relaciones entre castas.
La casta repercute en múltiples aspectos de la vida de las personas. Determina su posición en una estática división de trabajo. Prohíbe el matrimonio entre personas de distintas castas, pues ello implica la expulsión de ambos contrayentes de sus respectivas castas. 
Dado que el sistema de castas es algo religioso, una manifestación de la creencia que da coherencia al hinduismo, no se puede desmantelar con decretos administrativos, burocráticos, o ni siquiera, humanitarios. Los cerrados mundos de las castas influyen poderosamente en la población.

Actualmente según la ONU a través de un informe elaborado por la ONG "Sulabh International", todavía quedan una ingente población de hombre, mujeres y niños  intocables en la India. 
Prohibida por ley desde 1993, este sistema de castas a principios de 2007  los esfuerzos del  Gobierno, han chocado frontalmente con todo tipo de resistencia  y obstáculos tradicionales  para acabar con esta vergüenza social tanto con la obstrucción de las autoridades regionales que negaron tener el problema, como con la noción hindú de "impureza". 




La comunidad dalit tiene acceso limitado a la salud pública. La salud de calidad es para ellos inasequible y prohibitiva, por lo que sólo recurren al médico en casos extremos o de urgencia a pesar de que más del 30% de los empleados de la salud pública se niega a hacer visitas en hogares dalit. 
La situación se agrava debido a que un tercio de estos hogares no disponen de facilidades básicas o saneamiento, por lo que los pequeños están más expuestos a las enfermedades. 
Las niñas y mujeres dalit sufren lo que en India se conoce como “triple discriminación”: de casta, de clase y de género. Hay una media de mil violaciones de mujeres dalit al año y muchas niñas aún son explotadas sexualmente como devadasi o “sirvientas de Dios”.
 Esta antigua práctica religiosa que impone la prohibición de casarse y la obligación de servir en un templo, recluta a miles de niñas cada año en lo que actualmente es un sistema ilegal pero organizado de prostitución. El 93% de las devadasi son dalit.
Pese a los esfuerzos realizados por el gobierno hindú, que ha impartido programas de formación en oficios como sastrería, peluquería, o informática para salvar a los intocables de las garras de su destino, la tarea sigue siendo ingente y la revolución silenciosa y lenta.





En La India su actual Constitución no prohíbe el sistema de Castas, pero si la discriminación por razón de la misma, a pesar de ello, la realidad es que los intocables existen y malviven a su alrededor aunque para muchos sean invisibles, de  entre ellos un 63% son analfabetos y un 85% no tienen propiedad.

 Los Dalit son pobres económicamente, porque la mayoría no gana más de 80 céntimos de euro por día. Son jornaleros sin tierra, que pueden acabar siendo jornaleros esclavos de un señor, si son víctimas de prácticas de préstamo injustas por parte de los terratenientes. 

Políticamente no tienen poder alguno. A nivel nacional es una minoría que no cuenta en absoluto, aun tratándose de una sociedad democrática. Un tercio de ellos no tiene acceso a los crematorios junto con las otras castas. Una quinta parte tiene que caminar largas distancias para traer agua, no porque no haya agua en el pueblo, sino porque no les es permitido compartirla.
 





Referencia bibliográfica: MICHAEL AMALADOSS, Vivir en libertad. Las teologías de la liberación del continente asiático (Estella, Verbo Divino 2000; idem, “La india despierta”: Razón y fe (marzo 2006) 235ss.