domingo, 31 de diciembre de 2017

A MALETA DA CASA DO MANCO. (ARTIGOS NO FARO DE VIGO: AO PÉ DO FARELO)

O outro dia o Pepe de Fernandiño contoume unha desas historias metade conto, metade verdade, metade invención, metade  imaxinación e fantasía propia da narración oral .
O caso foi na casa do manco, de Ventosa, que chámanlle deste xeito porque alí viviu durante anos un home ó que faltáballe un brazo, polo que todos o coñecían polo alcume do manco.
Segundo sucedeu, un dia, chegara a taberna un tipo descoñecido, que contara entre grolo e grolo do bo viño que dende sempre despachan, traído dende o Ribeiro,  antes as costas de burro, naqueles peléxoos e nos bocois  hoxe nas barricas en calquera destas furgonetas de reparto, pois digo que aquel home ben traxado e de palabra fácil, contoulles os da taberna e os que por alí andaban dándolle a sen oso, entre partidas de cartas, e mais dun moscón de miranda, dos que normalmente se fan o remolón a hora de pagar unha rolda, pero fuman e beben de balde, habilidade innata e moi difícil de acadar que vaise perfeccionando cos anos, que agardaba polo taxi que o tiña que levar ao porto de Vigo, onde ía embarcar cara a Cuba, na procura de facer fortuna, empurrado pola fame, miseria e mala sorte que arrastraba e da que non era quen de fuxir, e que xa non podía soportar mais, polo que decidira abandonar a casa dos pais, e a súa aldea de Porto tide, mais alá de Belesar, ao pé mesmo do Miño, alí no interior da Ribeira Sacra e probar lonxe de todo, de certo que peor xa non lle podía ir.





Ao cabo dun bo rato, e cando xa gañara a confianza dos presentes, fixo un aparte co Manco, para  pedirlle que  lle gardara a súa maleta de madeira e tea de liño a cadros, mentres ía un momento ata Agolada que tiña que darlle un recado a non sei quen. Marchando logo como anima en pena de Santa Compaña, mais rápido que unha lebre, e facendo os presentes mil carantoñas e melindres sen alporizar nin levantar sospeitas entre ningún deles, moito menos nos donos da taberna, que facíanlle gustosos o favor de gardarlle o único que tiña de seu.
Pasaron os minutos, ala foron as horas, e en chegando a hora de botar o peche e subir a durmir, nin o manco, nin a muller, nin ninguén da casa volveu reparar na maleta que alí  quedara detrás do mostrador de madeira.
Pasaban  dúas horas da media noite, e xa todos  eran soños, silencio e tranquilidade, cando os ladridos alporizados do can de palleiro da casa, que gustaba acuruxarse diante das brasas  da lareira, cun calor doce e morno do que tanto gustan os cas, como a xente Cristián de a pé, deron en aliviar a xente do soño, e a preguiza de entre as mantas e sabas da cama, e despois de remexer no maxín que sería polo que alertaba o can, baixaron detrás do  home da casa, conforme baixaban os banzos do piso cara a tenda onde o can continuaba a ladrar e gruñir ensinando os dentes cara a maleta con rabo entre as pernas.

O remate do conto e doado de supoñer, o manco  cunha machada na man que rompe a cerradura da maleta e dela que sae mais  morto que vivo un anano, compinche do outro, que tiñan argallado entre os dous o medio de entrar na casa do manco, e facerse cos cartos, moitos segundo a xente que tiñan que ter agochados por algures. así foi que o pobre do deu en abrir a pechadura da maleta, e  remataron no conto cos osos no cárcere.     
Angel Utrera (Artigo publicado no Faro de Vigo o pasado Sabado dia 30 de Nadal do 2017).          

domingo, 17 de diciembre de 2017

LONG PLAY (LOIS PEREZ).



Coñecín a Lois Perez, hai anos, na Eira da Xoana, en Ramil (Agolada), nunha noite fría na que estabamos a celebrar o Solsticio de inverno, organizado polos amigos de ADEGA. Compartimos un vaso de viño, un anaco de tortilla de patacas e algún que outro pincho de chourizo da casa, entre palabras, que foron ao principio mais ou menos triviais, e de cortesía, entre dous descoñecidos e pouco a pouco mais intimas e agradables, como non podía ser doutro xeito, entre tímidos amantas da poesía, aprendices de moito e mestres de nada, alo menos no meu caso e atrapados pola necesidade do dialogo e intercambio de opinións.


 Baixei xusto aquí onde remata o verso
e onde a última bágoa seca ao sol do invisíbel
cando adormece o poeta e remata o blues
aquí onde as palabras coas cartas boca arriba
nomean a realidade tramposa que non é máis
ca orde do rei pero agochan a outra cara
aquí onde escribir é acender a lámpada no escuro
e iluminar máis aínda a escuridade
que é un home que apaga a luz ás escuras
aquí nas esquinas pobremente iluminadas do día
no redobre de tambores da liña tachada
onde remata o filme e patina a nosa historia
desesperadamente aquí onde transcorre a vida
e comeza o verso esquecido aos nosos ollos
aquí onde non puido ser onde xa se verá
no saber aprendido que salva o noso día
que non se prega ao espazo e ao tempo
onde sobe de ritmo o Midnight rambler
aquí estou copa en alto petando coa culler
coma un brideiro na festa da néboa
xusto aquí onde comeza a poesía.
《 Long Play 》 de Lois Pérez




Ao cabo, este facedor de historias, foise transformar completamente nun feitizo sorprendente no que pasou de un estado mortal, ao etéreo dos artistas, capaces da abstracción mais absoluta, cando foi o seu turno de actuar,  conquistando os corpos e almas dos que o escoitabamos  sentados nas tarimas e bancadas de madeira do salón de actos desta Eira da Xoana, onde durante case unha hora, contounos a grandes e pequenos de todo o humano e divino; lendas, contos, chistes, as pequenas grandes cousas da vida, da que el é mestre. Contacontos os chaman, Eu mais ben diría narradores mestres da tradición e o coñecemento popular oral, capaces de facer maxia coas palabras.
Agora, tempo despois seica deu un paso mais, e como non podía ser doutro xeito púxose facer maxia coas palabras escritas. O seu devagar polas follas en branco de calquera caderno, mudaron por arte de maxia en algo, indefinible, sorprendente, apaixonante no que caes como se foras Alicia (A de Lewis Carrol), cando entra no burato da arbore na procura do Sr. Coello branco e quedas atrapado como dos fíos dunha arañeira, porque Lois ten algo moito de Meiga, de Moura, de Trasno que trata e consigue que non sexas quen de deixar os seus poemas estruturados baixo os sons, os silencios, as miradas, os enigmas de calquera deserto, dunha illa, dun burato negro no firmamento, ou dunha rúa mollada de calquera das nosas cidades, esas mesmas de cemento, asfalto e ferro enferruxado na que Long Play mergulla e lévanos da man, como se doutro Frautista de Hamelin se tratase, cara o precipicio dos soños, as esperanzas, as vivencias, os fracasos, desa vida que todos e cada un de nos vendemos, pero da que as veces non somos conscientes, e Lois nos pon diante dos ollos, sen medias verdades, nin falsas mentiras.
Long Play é unha viaxe as Itacas libertarias de cada quen, sen medos nin tapuzos, porque a poesía ten que ser quen de dicir en ocasións que temos a necesidade de ser valentes, libres, e nunca prisioneiros, do aburrimento, da rutina, dos mercados consumistas nos que nos consumimos grises tristemente. Lois Pérez sabeo, e xoga por elo cos concepto, coas palabras, cas imaxes, dun xeito inverosímil e descarado facendo dos monólogos un soliloquio impersoal, intimo, sensual e descarnado, unha metáfora de luz, de cancións tristes, e letras alegres, poesía en estado puro, autentica e nada artificial, porque non sabería como facer algo que non fora innovador, creativo e simplemente rompedor de moldes e convencionalismos, tal é como el mesmo é.
L P, (Long Play ou Lois Pérez), quizabes Lírica poética, quen sabe, é un compendio, un tratado, un dicionario no que resulta obrigado perderse para desenmascarar ao  escritor agochado baixo o traxe de "conta contos", ou quizabes ao cantante frustrado, ou musico carente do don do ritmo, aínda que seguramente ao final este poder sedutor de Lois, sexa o que coma un imán atrae o lector que busca, e busca, sen descanso entre versos o poema perfecto, o poema redondo, o poema total, para ao final darse conta que todo o libro, todo este long play tanto pola súa cara A, como pola cara B, resulta unha obra de arte, única e absoluta, no que un poema lévache a outro, e outro, e un mais.
Este contador de historias da Piringalla, nacido en 1979, defende, porén, que a chave das noces está na sinxeleza, un propósito que guía o poemario ‘Long Play’ (Xerais), tal e como conta a xornalista Marta Veiga, do Progreso de Lugo, na critica literaria co que nos agasalla desde a súa columna deste Long Play de Lois Pérez, que xa é de todos nos.
 Hai uns catro anos, Lois Pérez subiu ao escenario do Clavi «vestido de Marcial Dorado» e rematou a actuación cunha oferta para publicar un libro. Naceu daquela ‘LP’, editado por Emerxente. Confesa o autor que dos 97 poemas de ‘LP’ rescatou unicamente once. «Salvei aquilo que pensaba que merecía ser salvado, esas once pezas que no momento actual falan do que eu son, expresan como vexo eu o mundo, o que me divirte, o que me entristece, cunha linguaxe sinxela e directa».
Aínda non lei definitivamente o poemario, vaia por diante que dou por suposto que todo os amantes da boa poesía facemos o mesmo, imos debuxando os poemas verso a verso, lendo e reléndoos dúas, tres veces, polo que resulta absurdo lerse o libro dun tirón, aparte de un acto de vilanía intolerable, pero  desta primeira lectura teño claro que long play vai rachar cos estereotipos de que a poesía ten que ser fría, gris, triste e pesimista, porque con Lois, iso vai resulta mais que imposible, neste e os sucesivos poemarios que sen dubida imos ter no futuro.
Angel Utrera

.    

martes, 28 de noviembre de 2017

EL FEMINISMO DE AQUELLA SECCION FEMENINA.(HISTORIAS DE LA HISTORIA)

El 19 de Noviembre de 1933, durante la II Republica Española, las mujeres votaron en nuestro País, por primera vez en la historia, un hito de una relevancia social transcendental para el sexo femenino que años después iba a padecer un importante retroceso en sus legitimas aspiraciones de igual respecto a sus "Dominadores", los hombres, reafirmados en su masculinidad y machismo, gracias a las leyes y comportamientos de corte Franquista en vigor durante los oscuros años de la Dictadura del régimen  en España.





La Sección Femenina, surgida en el año 1934 fue en su momento la rama femenina de aquella organización político militar creada por los seguidores de José Antonio Primo de Rivera, con unos principios y estatutos de organización social con ideología netamente fascista; Falange Española, posteriormente Falange Española y de las JONS.
Su oscura historia de crímenes, y represión a la sombra del régimen, sus métodos de pistoleros y asesinos a sueldo, en los grises tiempos de incertidumbre y miedo, antes, durante la guerra civil, y los cuarenta años posteriores de dictadura militar, quedarán para siempre en nuestra historia y marcados a fuego en las generaciones de hombres y sobre todo mujeres que tuvieron que asimilar y aceptar a regañadientes y calladamente sus instrucciones y enseñanzas más hostiles, nefastas e increíbles que alguien pueda imaginar. 

Si José Antonio, fue el alma mater y creador de la idea, su hermana Pilar; Jefa Nacional, fue la encargada, y   el largo brazo ejecutor y represor de aquellas instrucciones cargadas de moralina católica que apestaba a sotana y sacristía al más puro y rancio estilo a través de la famosa "Sección Femenina", cuyos ideales y modelos eran nada más y nada menos que Isabel la Católica, la misma de Isabel y Fernando el espíritu impera, moriremos besando la sagrada bandera, la misma del Tanto monta ,monta tanto de nuestros libros infantiles en donde junto con la leche en polvo caliente y el pan con chocolate de la merienda, nos impregnábamos del espíritu del glorioso imperio Español y Santa Teresa de Jesús, cuyo brazo incorrupto se aseguraba guardaba en su dormitorio el Caudillo Franco, no sé si es cierto, o uno de los muchos bulos que rodeaba todo lo referente al régimen, como el del doble de Franco, o  que los joyeros de Bergondo cada vez que Dña. Carmen Polo, conocida como la Carmen Collares, iba de compras, escondieran sus mejores joyas, porque la práctica usual es que  se las llevaba sin pagar un duro de los de aquel entonces, que para eso tenían la esfinge de su marido y todo lo que hay en España es de los Españoles.










 En el comienzo las mujeres de la Sección femenina desempeñaron un papel de relevancia, en los preparativos del "Glorioso Alzamiento nacional", ya que no levantaban sospechas en el bando republicano, en su rol de sumisas mujeres, jovencítas dóciles y  amas de casa, sirviendo de enlaces, trayendo y llevando mensajes y consignas, entre los presos de falange, encarcelados por sus actividades más o menos delictivas contra el legitimo poder de la II República, que a la postre acabarían derrocando, estos, los dirigentes de Falange y militares golpistas afines a la asonada militar.
Posteriormente su papel durante la Guerra, fue el de prestar apoyo a la familia de los caídos, por Dios y por España, del bando golpista, así como papeles de quintacolumnistas, desde la retaguardia en las poblaciones y ciudades fieles a los principios de la Republica, y labores sanitarias, de atención a enfermos y niños huérfanos, reparto de alimentos, y ropa, y todo tipo de trabajos humanitarios y de atención a enfermos, desvalidos y soldados retornados heridos en combate, en las ciudades y villas nacionales o que se iban reconquistando, al tiempo que participaban activamente en las labores de identificación de los republicanos, y la represión inmediata que acababa con ellos en las paredes de los cementerios, o en cualquier cuneta olvidada, o en las cárceles en espera del consejo de guerra, en el mejor de los casos,  asumiendo progresivamente el papel que definitivamente al termino de la contienda fratricida le iba a otorgar el dictador Franco, general victorioso, confirmando de facto lo que ya desde 1937 venía siendo la norma de su actuación.
De esta forma en paralelo al servicio militar obligatorio para los hombres, crean el famoso "Servicio Social de la mujer, igualmente de cumplimiento obligado para ellas de cara a su fin y destino último de esposas y madres, y en donde se forma e instruye a las mujeres como buenas patriotas españolas, sumisas, creyentes y practicantes católicas, en los principios generales del movimiento. 
 
No podemos olvidar que tras la muerte del general y el progresivo desmantelamiento del Movimiento, el Ministerio que ocupaba y todo su organigrama y gobierno en la sombra, más de treinta mil mujeres que trabajaban para esta organización, y por lo tanto estaban vinculadas a esta Sección femenina, fueron recolocadas, en departamentos y secciones de diferentes ministerios, bibliotecas públicas y otros organismos de corte  más o menos franquista, sin que nunca se llevase a cabo una selección, ni un filtro adecuado sobre su cualificación, capacidad, meritos o valía, salvo el de ser miembros de esta sección femenina y por tanto afín al Régimen
y la ideología que este representaba. 
Algunas de las perlas y muchas de las enseñanzas contenidas en aquellos manuales son dignas de no olvidar, sobre todo en estos tiempos en los que la violencia de género, el machismo, la desigualdad social, hombres y mujeres, continúa sobre el tapete en nuestra sociedad, y en muchas otras. 
No podemos olvidarnos que la mujer abandonó su estatus de "incapacitada", legalmente, lo que la obligaba a estar sometida a la voluntad del padre, y posteriormente del marido, de por vida, impidiéndole incluso abrir una cuenta bancaria, sin el consentimiento expreso de aquellos, hasta los años ochenta del siglo pasado.

Este extracto  es un compendio de instrucciones y normas,  sacado de los libros de "Economía doméstica para bachillerato y magisterio", "Sección Femenina "de la Falange Española y de las JONS (1958).En el se convierte a la mujer en un sumiso animal de compañía, en una esclava sexual, donde se aconseja a la mujer estar dispuesta a todas las "prácticas sexuales inusuales" que se le ocurran al marido: entre otras lindeces por el estilo:

 "Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes".  

Realmente pone los pelos de punta pensar que esto formaba parte de la educación que recibían las "señoritas" falangistas y no falangistas, nuestras madres y esposas hoy, durante aquellos años, en donde se relegaban a la mujer a un mero objeto sexual, tratándola con una ausencia total de respeto, y de reconocimiento a su importantísimo papel dentro y fuera de la familia, por supuesto ya no nos referimos a su derecho a acceder al mercado laboral, o a formarse en las aulas universitarias, y labrarse una carrera profesional, porque eso resultaba totalmente impensable en esta sociedad machista .

Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda regularidad, tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no lo hará nunca, verdaderamente si trabajase fuera de su casa.
Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo eficacísimo
y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tienen como finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficacísimos precisamente para este fin.”

“Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho.”

“Sabes que existen vicios que existen las pasiones, que existen los amores prohibidos; pero todo, todo ello, es lo más triste, feo y pecaminosos de la humanidad. Todo ello está reñido con tu anhelo de perfección de limpieza moral: todo ello está reñido con tus ilusiones.”
“La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el tallo, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión; la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas; la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora.”
“Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero.

Prepárate: retoca tu maquillaje, Coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.

Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.
 
Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche. En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes. Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.”
“A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: "No es bueno que el hombre esté solo". Y formó a la mujer, para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue "el hombre". Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil.”
“Cuando estéis casadas, pondréis en la tarjeta vuestro nombre propio, vuestro primer apellido y después la partícula "de", seguida del apellido de vuestro marido. Así: Carmen García de Marín. En España se dice señora de Durán o de Peláez. Esta fórmula es agradable, puesto que no perdemos la personalidad, sino que somos Carmen García, que pertenece al señor Marín, o sea, Carmen García de Marín.”
“La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quién someterse. La dependencia voluntaria, la ofrenda de todos los minutos de todos los deseos y las ilusiones, es el estado más hermoso, porque es la absorción de todos los malos gérmenes -vanidad, egoísmo, frivolidades- por el amor.”

Estas son tan solo algunas de las muchas recomendaciones recogidas y enseñadas en aquellos manuales de la buena esposa, o libros del Servicio social, que hablan por sí solo de lo que significaba para el régimen el papel de la mujer.
Desgraciadamente aún nos queda un largo camino por recorrer, y desafortunadamente vemos un día sí y otro también actitudes y comportamientos más que reprobables, contra la igualdad de géneros, y en el ejercicio de la violencia machista y de esta falsa supremacía del hombre, así que no podemos descansar ni mirar para otro lado, porque todos somos culpables y estamos en peligro, cada vez que ocurre un caso de violencia o menoscabo de cualquier tipo contra la mujer.
Leyendo detenidamente las consignas de este manual se comprende que algunos hombres, aún hoy no acepten el rol de igualdad, el papel de tu a tu de hombres y mujeres en nuestra sociedad.

Angel Utrera. 

jueves, 23 de noviembre de 2017

AJOBLANCO( AQUELLA REVISTA LIBERTARIA)

Ajoblanco, fue uno de los primeros puntos de encuentro y difusión de la contracultura en los años 70 y sucesivo a lo largo  de sus tres etapas con vacíos y ausencias de publicación por periodos más o menos cortos de tiempo. ​
La revista supuso todo un revulsivo cultural en su época, una ruptura con las formas y estereotipos y un grito de libertas, sobre todo en su primera etapa entre 1974 y 1980  y entre 1987 y 1999 en la segunda. ​
En los años ’70, la España franquista vivió una experiencia extraordinaria: el estallido del movimiento estudiantil contra la dictadura, la lucha obrera, las comunas, el hipismo y el arte conceptual, el surgimiento de teatros, editoriales y librerías independientes, el despertar de una contracultura  pionera en Barcelona que de paso fue el revulsivo para el resurgimiento de Madrid y por imitación ante el efecto llamada en todo el País, al que habían llegado escasas imágenes del famoso Mayo del 68 y las revueltas estudiantiles, los pensamientos de Sartre y Camus, así como de los grandes pensadores y filósofos Europeos y Americanos, líderes del movimiento revolucionario contra la intolerancia, la guerra y el poder entendido como supremacía de las clases. Movimiento que tuvo su origen en la incipiente clase media, burguesa que empezaba a definirse como tal, a partir de los barrios obreros, cuyas condiciones de vida, permitió a jóvenes inquietos nacidos ya en los años de la postguerra y la España Franquista de la época tecnócrata.
Fue ese un tiempo en que en los kioskos españoles podíamos encontrar una publicación que hablaba de lo innombrable entonces. De un mundo cultural y social a punto de explotar en la cabeza de la juventud.
Sucedió 1974, cuando después darle mil vueltas a la idea, Pepe Ribas, aquel estudiante de derecho barcelonés, poeta, burgués y altamente libertario, tomó la decisión de fundar una revista, llegándose a editar en total 180 ejemplares.

 El grupo de amigos y artistas al que pertenecía, Los Nabucco, se reunió una noche en el restaurante de la mujer de un joven torero que les cocinó el plato típico de su pueblo: Ajoblanco. El sabor de aquel encuentro sirvió para fundar en un pequeño piso en la calle Aribau número 15 de Barcelona un proyecto que se expandiría en una primera  etapa llegando a alcanza runa tirada de más de cien mil ejemplares, manteniéndose con intervalos y ausencias  o largo de 25 años.
La revista apareció por el impulso de aquel joven, estudiante barcelonés de la facultad de Derecho; José Ribas con inquietudes ácratas y libertarias, a la sombra de un movimiento que nunca ni  siquiera después de la guerra, dejó de estar latente sobre todo en Cataluña, aunque permaneciera en silencio en la clandestinidad. Este universitario contestatario reunió de entre su entorno de amigos y conocidos, un nutrido grupo de poetas, filósofos, escritores, artistas, pintores y dibujantes del nuevo comic, cuyas primeras revistas hacían sus pinitos en aquellos años, entre un público incondicional y muy selecto  tanto de Barcelona como del resto del País.
En la entrevista que publicó la revista digital anarquista Alasbarricadas.org, José Ribas, hacía memoria y explicaba los origines de AJO BLANCO, en su libro sobre los años 70 de esta forma.

 Mi vida fue Ajoblanco, yo quería explicar que una persona de origen pequeño burgués de repente que se abre de mente, en contacto con la universidad y la realidad social de aquellos momentos y lo primero que veo es que la generación del 72 tiene ideas pero no tiene voz y no tiene lenguaje, las palabras estaban robadas por el poder del franquismo, por la cultura nacional católica, en aquel choque con los grupos autoritarios, nosotros estábamos buscando la libertad. No tenía ganas, que nadie me dirigiese, que tenía que pensar, qué tenía que hacer, qué estaba bien. Nosotros teníamos que experimentar por nosotros mismos el camino de la libertad.

Junto a la política, los intereses de la primera etapa de Ajoblanco incluyen contenidos sociales inéditos hasta entonces en España como la:  anti siquiatría, el ecologismo, desconocido como concepto hasta ese momento, el colectivismo y su materialización en comunas, el movimiento de lesbianas y gays,  la supresión del servicio militar obligatorio y el urbanismo sostenible., entre otras muchas materias de interés social y cultural, y temas de actualidad en cada momento, siempre desde una perspectiva libertaria, contestaría y critica con el sistema y sus leyes represivas Franquista, y manteniendo por bandera la más  absoluta libertad de expresión, opinión y pensamiento. Además de textos narrativos periodísticos que destacaban por originalidad y renovación.
Según  cálculos del propio Ribas, expresado en una entrevista en el diario  El Mundo, el 12 de mayo de 2007. "En su momento de mayor éxito (hacia 1977) Ajoblanco contó con un millón de lectores (según estimaciones alternativas Ajoblanco llegó a un tiraje máximo de 90.000 ejemplares y no existen datos fiables del número de lectores,​ a pesar de que sus estructuras nunca llegaron a profesionalizarse del todo. Su idea era promover una cultura  libertaria que condicionara un cambio social."
De hecho, fueron frecuentes las disensiones dentro de la redacción de la revista, donde convivían el impulso ácrata de Ribas, militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), y su brazo derecho en el proyecto Racionero, con otros miembros del equipo, más cercanos al  comunismo o el  nacionalismo catalán 
 A partir de 1978, la revista entró en una crisis que se acentúa cuando, en 1979, Ribas (que pretendía trasladar una parte de la redacción a Madrid abandona Ajoblanco. Un año después, la revista dejó de publicarse a causa de su mala gestión financiera y de la realidad de su consejo de administración lejos de la línea editorial de la revista, que provocó el abandono de la mayor parte de sus colaboradores y del equipo de administración causados por las imposiciones de una nueva gerencia a cargo del comunista Antonio Aponte.
Durante un largo periodo, este de 1979 y hasta 1987  la revista permaneció sin publicar su fundador  José Ribas, había pasado cuatro años en Madrid y dos más en Londres, regresa a Barcelona en el año 1986 y retoma su proyecto de vida, poniéndose manos a la obra para refundar Ajoblanco, y retomar su publicación mensual. Para ello contactó con Fernando Mir del primer Ajoblanco, la historiadora Mercedes Vilanova y el fotógrafo y escritor  Jordi Esteva que empezaron a trabajar para que la revista volviera a los kioscos lo que finalmente logran  en octubre de 1987, entre medias habían quedado ocho años de silencio.
Con la intención de impulsar la convivencia mediante la crítica, la polémica, el humor, la aventura, la apertura al mundo exterior, porque el mundo no se acaba en el ombligo y una apuesta en contra del secuestro de la democracia. Los debates entre escritores y pensadores importantes, los grandes reportajes internacionales y la conexión con América Latina fueron la carta de identidad que hizo posible que el segundo Ajoblanco hiciera un periodismo de anticipación y promoción de los nuevos movimientos sociales y culturales,
Si el primer Ajoblanco fue el del descubrimiento de la identidad, el segundo fue el del rigor y el de la lucha.
José Ribas, entrevistado en El Mundo, el 12 de mayo de 2007.
En esta segunda etapa, la revista sufre una transformación llegando a rozar casi los principios mercantilistas, en contra de su razón inicial de ser que había sido siempre el Santa Sanctórum de redactores, escritores y lectores, pero se impone la cruda realidad de que sin un mínimo de rentabilidad ningún proyecto es viable. Era necesario ser autosuficiente económicamente para sobrevivir en aquellos nuevos tiempos y por tanto el análisis de costos, la rentabilidad y profesionalización de la revista se imponían sobre el utopismo de los sueños de autogestión libertaria.
Aun bajo estos criterios de mercado, y aceptando imposiciones tanto de las empresas editoras, como de la propia línea argumental de la revista, la profunda crisis financiera en la que se había sumido a partir de 1993, y la desbandada de sus incondicionales, a pesar del nuevo mercado Iberoamericano, en el que se habían introducido, provocó  por segunda vez el cierre de su publicación en 1999, después de tener  125 número publicados durante estos años en su segunda etapa, sin duda mucho menos fructífera y rompedora que los del inicio.
Finalmente en Junio del pasado año 2016, con la perspectiva de los 17 años de vacío, de nuevo Ribas, se anima a recuperar su sueño, y  junto con Fernando Mir, y Carolina Espinoza, crean la Asociación Cultural Ajoblanco, con el propósito de sacar la revista cuatrimestralmente.








Queremos revitalizar la cultura desde la pasión, el respeto, la pluralidad, la imaginación, el humor, la crítica, el debate, el diálogo y el encuentro. Queremos transgredir los límites. Salir del letargo y perder el miedo que nos ha atenazado durante demasiado tiempo. Necesitamos un pensamiento nuevo, libre, sin cánones impuestos y sin burbujas, donde las generaciones, las culturas, las ciudades y las identidades dialoguen, se mezclen y se expandan. Queremos recuperar la memoria, hurgar donde otros temen hacerlo y plantear todo lo necesario para sentirnos vivos.

Imponente propósito que nos habla del espíritu contestaría e inquieto de este hombre, que se reniega del fracaso y la rendición continuando fiel a sus principios de aquel universitario idealista y rompedor que abrió una inmensa ventana a la contracultural en la juventud de aquellos años grises en blanco y negro de silencio y miradas desconfiadas, en donde todo era vulgar, mediocre, y perfectamente institucional bajo la atenta mirada del movimiento, sus leyes fundamentales y el ministerio de Información y turismo.  
Cuando España parecía temerosa, cándida y todavía convaleciente de los perversos efectos del franquismo, Ajoblanco era la única revista "sin miedo". Editada en Barcelona a cara descubierta por una pandilla de ácratas más o menos burgueses pero con muchas ganas de juerga y de aventar la semilla del anarquismo —muy mal visto por todos los partidos políticos que buscaban estar en buena posición en la pole de salida para construir lo que ahora nos ha pringado a todos.
En un ensayo titulado El Ajo pica y repite, Ribas,  recuerda como en 1974 planteó a sus colegas de arte y parranda —entre ellos Fernando Mir y Toni Puig, que fueron, junto con Ribas, el núcleo duro del proyecto— el nacimiento de una revista "que en ningún caso podía ser elitista" y "debía ayudarnos a crecer y a formarnos hasta llegar a vivir tal como pensábamos", porque "éramos miles los que estábamos hartos de permanecer callados y temerosos" y "necesitábamos romper con la represión franquista y con los dogmas de nuestros hermanos mayores acerca de cómo luchar, cómo crecer y qué leer".
El cóctel de los primeros números de  Ajoblanco  era explosivo y rabioso, pero también utópico, desvergonzado y sensual. Rock, comunas, vida alternativa sin gurús ni métodos ("con mitos pero sin maestros"), experiencias asamblearias, drogas psicodélicas, sexo más o menos libre, el ejemplo de los padres fundadores del anarquismo español (con Buenaventura Durruti siempre a la cabeza), mayo de 1968, el underground, la nación de Woodstock, el situacionismo, el arte pobre, el teatro-guerrilla.

Todavía hoy, la añorada revista Ajoblanco simboliza la lucha por conseguir una sociedad mejor; por el cambio a través de la cultura y la educación. Y es que esta mítica publicación fue uno de los medios más importantes de la transición y de los primeros años de la democracia. 
Teníamos el sueño de lograr cambiar el mundo mediante las ideas -Cuenta Jose Ribas en una de sus ultimas entrevistas-. Y gracias a todos esos movimientos culturales el cambio parecía posible”.
“Por eso montamos la revista a través de colaboraciones, muchas veces desinteresadas. También organizamos todo un movimiento cultural a su alrededor por medio de colectivos de cine, literatura, educación sexual... Por ejemplo, para la gente que hacía cine sin dinero y no podía mostrar sus films,  montamos pequeños festivales en los que pudieron verse, creo que por primera vez, las películas de Pedro Almodóvar”.
“Porque lo más importante de esta revista es que logramos formar un colectivo, un universo alternativo, que aglutinó las inquietudes de una generación con ansias de conocimientos pero sin maestros –asegura Ribas- “Curiosamente durante los dos primeros años de la revista no tuvimos ningún problema con la censura franquista .Pero en marzo de 1976 hicimos un número especial dedicado a las Fallas, reivindicando la fiesta de primavera pagana. Aquello causó una gran conmoción y suspendieron la revista durante cuatro meses. Y nos metieron en el mundo del dinero y la cultura subvencionada. Si eras su amigo te daban dinero y si protestabas te asfixiaban económicamente. Mucha gente lo denunció pero no se puso remedio.

 Ajoblanco, como tantos otros proyectos e ideales fue víctima de esa desilusión de la gente en la posibilidad de verdaderos cambios y de la brutal crisis económica..
 "Creo que ese espíritu libertario de Ajoblanco nunca morirá y espero que algún día la revista vuelva a resurgir".
Para los que tuvimos la suerte de ser sus lectores, y para las nuevas generaciones que no la llegaron a conocer, nos quedan las hemerotecas.

Angel Utrera 

viernes, 17 de noviembre de 2017

A UNA MUJER SIN MIEDO.....LIBRE TE QUIERO.

A UNA MUJER SIN MIEDO..-------------------(Poema primero.).Libre te quiero.

Salió indemne del accidente que había resultado su vida hasta ese instante.
Sacó su mano aterecida de miedo por la ventanilla del odio a la oscuridad buscando un resquicio por donde salir, escapar de aquel infierno, y emprendió una loca huida hacia adelante.

Ante sí, en un instante como un rayo cegador que ilumina deslumbrando la noche en el firmamento de su cielo, su vida se transformó en la realidad de un agujero.
Las palabras tiernas dejaron paso a los reproches y lamentos y poco a poco desaparecieron.


Las miradas de deseo cálidas, suaves amables, se convirtieron en insultos, en requiebros y engaños; meter mentira para sacar verdad, siempre sospecha, siempre semblante huraño, controlando, acaparando su tiempo, su espacio, su aliento.
Salió indemne del accidente de su vida, pero aprendió a moverse con cuidado, a que no se le viera, a no tener sombra, al silencio completo. 




Aprendió contra sí misma a mirar a ambos lados de la calle todo el tiempo. A caminar amparada en los muros de las casas, casi de lado. 
¡La maté porque era mía, la maté porque la quiero. La amo, la mato y me muero.¡ 
No hay amor cuando vive del miedo, cuando es avaricia, sin razón, posesión, asfixia, lujuria del alma y del cuerpo. No hay amor si apresas y encarcelas, si anulas y abominas, si destruyes, si ridiculizas, si encadenas, si golpeas, si te ríes de su Yo y la encarcelas.
Salió indemne del accidente de su vida pero las heridas sangraron demasiado tiempo y tiempo. Todavía duelen. 







Ahora por fin ríe de nuevo, y su sonrisa ilumina el día como el agua fresca de las rosas por San Juan, con las que lava su cara y borra las marcas de aquel sufrimiento. 
Y aprendió a tener cuidado, y a combatir el miedo, a no estar sola, pero tampoco mal acompañada, a quererse a ella misma en primer lugar y sobre todas las cosas para seguir en el camino, buscando su lugar, sin molestar a nadie, casi sin querer, como pasando de puntillas por la vida .
Salió indemne del accidente de su vida, y la mano tendida en la oscuridad sigue buscando el aliento del consuelo, la palabra amiga, la mirada dulce, el abrazo tierno.



Ayer la vi otra vez; tan diferente, tan nueva, recuperada, como antes, tan renacida, tan fresca, y así es como la quiero, sin cadenas, ni lagrimas en los ojos, sin sombras, ni cicatrices; Una mujer tan solo eso.