jueves, 29 de septiembre de 2011

OS MEUS POETAS DE SEMPRE......



-Federico Garcia Lorca -Leopoldo Mº.Panero
-Antonio Machado -Konstandinos Kavafis
-Rafael Alberti -Samuel Beckette
-Gerardo Diego -Fernando Pessoa
-Jorge Guillen -Celso Emilio Ferreiro
-Rosalia de Castro -Alvaro Cunqueiro
-Miguel Hernandez -Jose Infante
-Juan Ramon Jimenez -Antonio Gamoneda
-Pablo Neruda -Pedro Salinas
-Mario Benedetti -Gabriel Celaya
-Walt Whitman -Bertolt Brecht
-Jorge Luis Borges -Gustavo Adolfo Becquer
-Juan Gelman -
-Jose Hierro
-Julia Uceda
-Jose Angel Valente
-Manuel Maria

O outro dia, deume por facer unha lista dos poetas que dende sempre, considerei como os meus preferidos, dende logo a lista foi medrando co paso dos anos, dende que un foi mozo, -xa nin sequero o recordo-, ata agora.
Pero si quixen facer unha selecciòn dos que mais me marcaron, nalgun momento da miña vida, coas suas poesias, coas suas palabras, as veces ferfmosas, as veces crueis, ou duras, cos sentimentos, pensamentos, bagoas, e ledicias, que me fixeron sentir algo, alguna vez. Foron e son poetas, vivos, ainda que moitos deles xa morreron, pero seguen vivos porque as suas palabras o estan e a sua memoria na mente de alguns de nos, fai que eles revivan....MAravillosas poesias, sueños, recuerdos, sensaciones, dolores, amores, caricias.....A VIDA A SEGUIR.

domingo, 25 de septiembre de 2011

OS MEUS MELLORES AMIGOS.





AO PÈ DO FARELO
OS MEUS MELLORES AMIGOS

Hoxe, vouvos contar un segredo, se mo permitides.
Entre as moitas contradicións persoais, polas que arrastro a miña vida, destaca a de ser un individualista recalcitrante, as mais das veces illado en se mesmo, por mor da miña xordeira progresiva, na que cada día me afondo un pouquiño mais irremediablemente.
Agora síntome solidario co xenio de Goya ou Bethoven, aínda que xa queixeira Eu ter unha milésima do seu talento artístico.
Pois sentíndome cada vez mais solitario, e afastado do que o común da xente fai, defende e pretende, e que ven sendo o realmente importante da nosa vida, son nembargante un namorado dos comportamentos socias gregarios; A familia, o barrio, os amigos, os veciños, os compañeiros, xa me comprenden.
Prefiro por riba de todo unha tendiña da miña vila, que unha destas grandes superficies comerciais.
Creo firmemente no valor da familia, o apoio mutuo, a confianza e axuda desinteresada dos pais, irmáns, avós, todos como un grupo ao redor do amor, do cariño e comprensión, no que somos capaces de dar a vida a cambio de nada. O amor manda.
Defendo polo tanto o sistema social fronte o individuo, e velaí tedes a miña contradición, cando cada vez síntome mais individuo illado, e so comigo mesmo.
Neste irreal mundo no que me confundo, penso que os meus mellores amigos, os únicos que nunca me defraudaron, nos que podo confiar plenamente, aqueles os que comprendo e cos que comparto os mais íntimos dos meus segredos, inconfesables, fantasías, e horas de estúpida vacuidade, son sen dubida os libros.
Un libro me permite deixar de ser o cero a esquerda que son, e descubrir planetas ignotos, baixar ata o fondo da terra, ou conquistar continentes e mares descoñecidos, aló polo sur, onde os piratas soterraban os seus tesouros nalgunha illa solitaria, entre grolo e grolo de ron.
Os libros nos enxeñan a historia, e o noso pasado, para non repetir erros .
Os libros nos fan mais humanos, mais sensibles, mais ousados, mais cariñosos, mais comprensivos, ou mais humildes, segundo a historia que nos conte.
Temos libros para rir, libros para chorar e compartir amarguras, ledicias, e tristuras.
Hai libros que nos axudan a ser mais solidarios, menos engreidos, e darnos conta que o noso tempo e como unha bolsa de caramelos, que nos regalan ao principio da nosa vida, e que conforme nos quedan menos, mais os saboreamos.
Temos libros que contan marabillosas historias; os devoramos enseguida. Libros que non comprendemos, e non motivan os nosos sentidos, e non por iso os temos que queimar. O mellor non chegou o noso momento para el.
Pois si, recoñezo con tristura que os libros son os meus mellores amigos, e que demasiado a menudo o paso mellor con eles que con moitas das persoas cas que teño que traballar e convivir a cotián.
Síntoo, pero Eu non son perfecto, son tan so un home corrente da rúas baleiras do corazón que latexa inconformista co que sinte, e adora os libros.
Angel Utrera.

sábado, 17 de septiembre de 2011

TRANSPARENCIAS......



En ese momento un indescriptible escalofrio me recorriò de pies a cabeza.
Apoyado contra el tronco de un roble, apenas se distinguia a una mujer.
No intentarè siquiera hacer el mas minimo intento por describir con palabras huecas, el sentimiento que alimentò en aquel instante aquella menuda sombra, tan inquietante, como borrosa, cuando la vi alejarse por el sendero entre las transparencias tibias de la tarde .
No era miedo a no recuperarla, sino tana solo un lamento, un reproche, un gemido quizas inaudible, surgido de las mismas entrañas del instinto animal que me domina y reprochaba su ausencia definitiva.....

miércoles, 14 de septiembre de 2011

ERNESTO GUERRA DA CAL.



Com o apoio da Academia Galega da Língua Portuguesa e de outras treze instituições culturais da Galiza, de Portugal e do Brasil está-se a comemorar o centenário do nascimento do escritor e investigador Ernesto Guerra da Cal (Ferrol, 1911 – Lisboa, 1994). Guerra da Cal é, paradoxalmente, um dos vultos da cultura galega mais conhecidos internacionalmente e menos conhecidos no seu próprio país. As duas razões que explicam este silenciamento (melhor seria falarmos em censura) são o seu reintegracionismo e o seu independentismo.

Realiza os seus estudos universitários em Madrid, onde trava amizade com destacados intelectuais galeguistas e da Geração de 27, como García Lorca, com quem colabora na gestação dos "Seis poemas galegos". Na guerra de 36, combate nas Milícias Galegas e, posteriormente, serve no Servicio de Información Militar do Ministério da Guerra republicano, com posto em Nova Iorque.

Exiliado nos Estados Unidos, renuncia à nacionalidade espanhola e completa os seus estudos universitários, doutorando-se em Filologia Românica pola Columbia University e obtendo, em 1951, uma cátedra na New York University. Foi coautor do "Dicionário das Literaturas Portuguesa, Galega e Brasileira" (1956), mas é com a sua obra "Língua e Estilo de Eça de Queiroz" (1966) que consegue o reconhecimento internacional, atingindo as mais altas distinções institucionais e académicas nos EUA, Portugal e Brasil. O governo franquista, conhecedor do seu prestígio académico, convida-o a regressar (anticomunista e católico, Guerra da Cal não era considerado politicamente perigoso), mas ele recusa-se a voltar a uma Galiza que considera ocupada.

Precursor do reintegracionismo linguístico, publica os poemários "Lua de Além-Mar" (1959) e "Rio de Sonho e Tempo" (1963), primeiros livros em que um autor galego moderno aposta explicitamente no uso da ortografia portuguesa.

Já professor emérito, retorna à Europa, primeiro ao Estoril, e posteriormente a Londres. Apesar exilado, nesses anos conseguiu dar novo alento ao movimento reintegracionista. Foi graças aos seus contatos internacionais que uma Delegação de Observadores de Organizações Não Governamentais galegas alcança um posto de observadora nas negociações dos Acordos Ortográficos do Rio (1986) e de Lisboa (1990). Sendo nomeado Presidente de Honra da “Comissão para a Integração da Língua da Galiza no Acordo da Ortografia Unificada”.
El poeta y crítico gallego Ernesto Guerra da Cal, amigo de Federico García Lorca y uno de los actores más distinguidos de La Barraca, ha dedicado una especial atención a los estudios luso-brasileños. En portugués escribió O renacimento galego contemporáneo (1965), sobre literatura de su tierra en el siglo XX, varios ensayos sobre navegadores portugueses en los Estados Unidos, las conmemoraciones “Henriquinas en Nova Yorque” y los importantes artículos con que contribuyó al Diccionario de Literatura Portuguesa, Galega e Brasileira (Lisboa, 1955-1957, tres tomos) dirigido por el profesor lisboeta Jacinto de Prado Coelho.

En 1954, Ernesto Laureano Román Guerra Pérez adoptó la nacionalidad estadounidense y cambió legalmente su nombre por Ernesto Guerra da Cal, con el apellido de la madre en primer lugar.

lunes, 12 de septiembre de 2011

AMORES GASTADOS


Y de cuando en cuando
sacar de a uno las palabras olvidadas,
los abrazos añejos y oxidados
los recuerdos borrosos
y los besos robados
de otro tiempo.
Amores gastados de piernas entrelazadas
cuerpos sudados
entrega y miedo
amor sincero, amor primero; traicionado.
Y decirnos entre tanto,
algo tierno.
Pintar en blanco y negro
la vida malgastada
de colores nuevos
como un Arco Iris soñado
inalcanzable
pero eternamente bello.
Y seguir jugando
el unico juego sin descanso
sin pasado, ni futuro, solamente en un instante
un momento.

viernes, 9 de septiembre de 2011

DAVID OTERO.-NAVALLA DE MANUEL MARIA.


El escritor estradense David Otero fue protagonista ayer en la localidad lucense de Outeiro de Rei, donde se le otorgó la «navalla» de Manuel María. Una distinción otorgada por la Irmandade Manuel María de Terra Cha en recuerdo del popular poeta y activista político. Otero se convirtió en el séptimo galardonado por esta entidad, en un acto que incluyó un tributo a Manuel María así como el rito de comunión laica de entregar rebanadas a la viuda del poeta.
Noraboa David, e unha aperta moi forte, e noso agradecemento polo traballo desenviolvido durantes todos estes anos en prol da nosa cultura, nosa lingua, e a boa poesia e literatura....

miércoles, 7 de septiembre de 2011

A CARTA......



Por mais de trinta ano, ela; aquela muller, agardou dia e noite por unha carta, a de seu home que un mal dia embarcara coa esperanza de unha vida mellor para èl e a sùa familia, no corazòn, cos ollos cheos de bàgoas, un nu na gorxa que non lle deixou dicirlle canto a amaba, e aquela maleta de madeira atada cun cordel.
Baixo o brazo o bocadillo de tortilla envolto en papel de estraza, manchado xa de aceite.



Por mais de trinta anos cada vez que escoitaba o timbre da porta, baixaba o portal coa esperanza de atopar a carta soñada, a carta esperada, a carta prometida do home, a carta que nunca chegou, a carta que xamais deixou de agardar, porque ela confiaba nel. ela cria nel. Ela amabao, e ni por un instante chegou a pensar que o seu home, a tiña deixado, para non voltar e se esquecera dela. Imposible.





Por mais de trinta anos, a muller foille fiel, esperoulle e nunca desesperou.
Sempre soubo que él tiña que regresar onde ela, e que a carta prometida, tarde ou temprano, un dia chegaria as sùas mans.
Os fillos a chamaban tola, e rian dela.....Papa marchou para sempre mamá.
Baixou por tabaco e ata hoxe......Ria o mais pequeno, que non chegou a coñecer o pai, xa que ainda era un propiecto no utero da nai, cando o pai partiu.
Pasaran mais de trinta anos, cando no seu buzòn, aquela maña apareceu un sobre, que chamou a sùa atenciòn ao travès dos buratos do caixon de madeira.
A cor descolorida do sobre, a tinta do enderezo case que borrosa, a escrita a pluma, coa aquelas forma de caligrafia de redondilla, non deixaba dubida, tratabase da sùa caligrafia, a pesarem do deterioro da carta, o tempo pasado, e a perda de vista, ela estaba mais que segura, que era a carta agardada por mais de trinta anos.
A carta do seu home, con matasello de correos de facia trinta anos.
Na intimidade do seu carto, rasgou o sobre e cas gafas de ver xa postas, deixou que os seus ollos lle trouxeran os soños do home que a chamaba o seu lado, que unha e outra vez lle dicia que a amaba e que lle pedira perdon por marchar, recoñecendo que se sentia defraudado, enfermo, cansado y lamentaba o erro cometido....
Non puido seguir lendo aquela carta datada tan so tres meses despois da partida do seu primeiro e unico amor, porque a vista nublada polas bagoas non lle deixaban seguir, cando veu outro papeliño, escrito a maquina, que caera sobre o chan ao rasgar o sobre.





"Estimada señora, me veo en el triste deber de comunicarle que su esposo, D.Evaristo Fidel Mejuto, de 31 años de edad, de profesion carpintero, y actualmente residente en esta ciudad de Santiago de Cuba, a donde llegó el 21 de Enero del año en curso, falleciò como consecuencia de unas fiebres de origen desconocido, confortado por los oficios de nuestro buen parroco, D.Elias bocanegra, y en compañia de los compañeros y camaradas de la fabrica desde la que le escribo para comunicarle tan tristes noticias, tal y como Evaristo nos pidiò en su lecho de muerte. Descanse en paz, y reciba Vd. nuestro màs sentido pèsame". Antonio España Garcia.,

Entre las sombras de entonces;
rescataré el miedo.
Bajo las mantas de lana ;
soñarè los cuerpos imaginados y el deseo.
Tu y Yo , solamente,
oliendo a pan tostado y mermelada
en una tarde de invierno.
Sobre la escarcha helada cuando amanece;
le robarè el tiempo, al pasado
que se nos escapò entre los dedos
como el agua, la nieve derretida
y el viento.
Buscarè para regalarte
sonidos de fresa y chocolate
de zapatos viejos, por los caminos de barro
y mis bolsillos rotos.
Cuando Yo me sentía capitán de muestros
Sueños de vida,
y amarte era lo único verdadero.


jueves, 1 de septiembre de 2011

DIEGO JESUS JIMENEZ.





Arcángel de ceniza

Homenaje a Federico García Lorca

I.Los lagartos dibujan en el tiempo
su muerte mineral. Hay mastines que sueñan con rocío en los ojos
y que entornan las noches ante el infortunio. No sé por qué
tras las últimas casas de los barrios extremos
imagina uno el mar. La luz es un estanque
que habita la memoria, un estanque con algas y secas humedades
donde los días yacen en sus salas de espera.
Los cementerios de automóviles
atraviesan urgentes madrugadas
de hospitales y de óxidos. Deja la claridad, entre las flores,
un mundo submarino abierto. Sueñan los dormitorios
enfermedades plateadas, y hay un temblor difuso en las paredes
y muñecas sin ojos arrastrando
su universo olvidado. Hay vacíos océanos
y animales pacientes que ahogan el insomnio.
La tortuga invernal, entre la lluvia,
avanza más aprisa que los trenes
que atraviesan los cielos. Nadie
recuerda nada aquí. Todo está aislado en su inseguridad; la luz es un naufragio
de hogueras apagadas. De humo estrellado
son las sombras, y hay navajas que brillan de incertidumbre
como un escalofrío. Hay testigos de espuma en los alrededores
y recodos de horas que no terminan nunca. Hierve la Historia
en una sola página. La ciudad,
a lo lejos, tiene un maduro resplandor
de palacio de invierno.

II. Oigo desde aquí los aljibes, los desagües
desde donde las ratas y los pobres comparten sus negocios
de cartón y de humo; ya los ejecutivos,
con la seguridad de los prestidigitadores,
ascender por el aire; ya los asentadores,
ya los intermediarios de todo cuanto un día en los campos
fue bello; o a los que distribuyen
su mercancía invisible y, poco a poco, adquieren
esa pátina helada de los santos, en los ojos el frío
de los peces que han muerto.
Ved que el robo es defensa
y la piedad mentira; que en estas calles
donde es dolor la Historia y la vida pecado,
por las que se presume
tanto de libertad como de pobreza,
ya no se lucha a muerte. Baja del Guadarrama un viento
de rendición. Entre los árboles
deja la espuma de la noche sus párpados abiertos.

III. La ciudad
brilla como una ola de ceniza sobre la lejanía. Es agosto
y, desde aquí, ves tenderse
el fatigado cuerpo del silencio en las lomas, la quemadura
vegetal de los parques que, a lo lejos, encienden con sus llamas
lentas flores de sombra.

En las afueras
hay un olor portuario
de mercancía muerta; es un muelle la tarde
donde yace la lluvia en apagados trenes; y hay hélices y anclas
de barcos que no existen, y ruidos que se esconden
en las profundidades de las sombras como animales ciegos.
Lo mismo que en los puertos
ves frutos que se pudren como auroras calladas
y restos de periódicos que vuelan, sin razón,
por los aires.

No es el silencio aquí
como el de las murallas o como el de las frondas
de los ríos abiertos. Una edad medieval
discurre en los contornos, sueña en los alrededores de las cosas.
Hay una luz de atardecer entre las fábricas
que dura todo el día. Huele a fatiga ya cartón, a riesgo, a vida peligrosa
en estos barrios donde
no tiene el cielo crédito ni la infancia fortuna.

Abre la calma de la tarde sus puertas
de calor a la noche; y atraviesan
en vuelo errante, como cenizas de la luz, el silencio
los pájaros.

IV. De la noche desciende como un ángel huido de los cielos.
Desciende de sus pétalos grises y de sus manos muertas.
Sueña por los fríos sepulcros de los invernaderos
donde el rocío no existe y está el tiempo callado.

Llega desde la muerte,
desde negros océanos deshabitados, con veloces caballos purísimos y errantes;
sus caballos glaciares cuyo galope eterno pisotea las flores,
las flores que penetran ahogándose en las clínicas, donde
hay un llanto eléctrico por las enfermedades.

Regresa de las lágrimas de los amaneceres, perdida en la marea de sus ojos vacíos
donde eligen los árboles sus insectos dorados y los ricos sus pobres.
Desde sus sienes abrasadas por extraños arcángeles de ceniza y de niebla desciende,
regresa enfurecida a sus más bajos fondos.

¡Oh, altísima ciudad, flor de infortunio, luz disecada entre las páginas
donde llora la Historia arrepentida! ¡Altísimo pecado de cristal y silencio!
Dime que no es verdad la noche, ni la muerte ni el llanto
con los que te disfrazas de papeles y líquidos.

Hay un lóbrego viento de submarinos invisibles y manzanas podridas.
La soledad busca sus cuerpos destrozados por los rincones de los hospitales
donde ascienden heridos por las blancas paredes de sus habitaciones
solitarios difuntos que, de pronto, se nublan
y su duelo consiste en su propio cadáver.

Está en las madrugadas que abandonan los parques,
entre vómitos pálidos y cisternas amargas, donde hay pájaros muertos
y fermenta el sonido de sus viejas heridas
entre algodones y tijeras que han abierto los ojos.
Con su dolor se nutren los poetas; sus versos le traicionan entre las mariposas y las nubes.
¡Ay, dime que no son ciertos tus dioses con gusanos ni tus cuerpos de estiércol!
Dime tú que no existe el pan de cieno que no tiene memoria y has dejado mordido.
Llegas de las afueras y los túneles, de metales cerrados y fábricas en llamas.
Estás en la garganta de las larvas que oxidan a los años.
Dime que no es verdad el día de tus negros espejos
ni tus desheredados con asma interminable, ni el eterno silencio
de los que más humillas: a los que robas cada día, cuando los atardeceres
yacen en los suburbios, y navegan los pobres en barcas naufragadas
tu olvido.

De "Itinerario para naúfragos" 1997

Poeta español nacido en Madrid en 1942.
Estudió bachillerato en Barcelona y cursó el preuniversitario en Cuenca donde inició su carrera literaria y artística.
Posteriormente estudió periodismo en Madrid. En la década del setenta fundó la revista "Alfa" cuando trabajaba
en la Editora Nacional, de la que fue despedido por su defensa de las libertad durante la transición a la democracia.
Desde 1982 se ha dedicado exclusivamente a la pintura y a la poesía.
A su primer libro, "Grito con carne y lluvia", editado en 1961, le siguieron "La valija" en 1962 y "Ámbitos de entonces"
en 1963. Obtuvo el "Premio Adonais" en 1964 por "La ciudad" y en 1968 el "Premio Nacional de Poesía" por "Coro de ánimas".
En 1990 recibió el "Premio Juan Ramón Jiménez" por "Bajorrelieve". "Itinerario para náufragos", editado en 1997,
fue galardonado con los premios "Jaime Gil de Biedma", "Premio de la Crítica" y nuevamente "Premio Nacional de Poesía
en 1998. ©