viernes, 22 de agosto de 2008

LA SOMBRA DE UNA CRISIS.



Cantaba "Mecano", hace años.......Hoy no me puedo levantar, el fin de semana me dejò fatal......

No es que no me pueda levantar, es que no me apetece, tampoco es el fin de semana, creo que son los años, ....en fin muchos hablan de la crises de la adolescencia, de la de los cuarenta, de la menopausia en la mujer, de ....que se yo cuantas y cuantas estupideces mas.


La gente habla, pero no los entiendo, no los escucho, no me interesan....Mi crisis es mia y de nadie màs y me pertenece por derecho propio, porque soy yo el que se la ha ganado a fuerza de derrochar tiempo, esfuerzo, cariños y olvidos.


Por ello, porque si nada mas escribo este desconsuelo, reflexiones, pensamientos, frases celebres de gente que ya ha muerto.



La gente me produce confusiòn.
Normalmente me pasa que no los entiendo, porque hablan sin parar y no dicen nada.
Incluso hay gente que habla sin utilizar el lenguaje de las palabras. Solo gestos.
Tambien hay otras personas que solo saben hablar usando metáforas.
Las metáforas, etimológicamente significan-llevar algo de un sitio a otro- sin embargo se usa para decir algo que, literalmente, no es lo que se describe.
Asi que la propia palabra “metáfora”, es en si mismo una metáfora..
La intuición puede hacer que nos equivoquemos muchas veces, sin embargo la gente se vale de la intuición diariamente en su vida, para tomar decisiones importantes, que la lògica demostraria como erroneas.

(Del libro- El curioso incidente del perro a medianoche.)- Mark Haddon





-----------------OOOOOOOOOOO------------------------


O escritor senegalés Baba Dioum, a finais do século pasado escribiu:

" A fin de contas, somentes conservamos o que amamos.

Somentes amamos o que comprendemos.

Somentes comprendemos o que nos ensinaron".

A maioria (absoluta) non recibiu ensino, non comprende, non ama, non conserva... NON


..............................XXXXXXXXXXXXX.................................................




Frases cèlebres-Pensamientos y reflexiones.-

De la discusión con los demàs surge la retòrica, y de la discusion con uno mismo surge la Poesia.
Montesquieu.

El fatalismo es una carencia propia de la gente sin recurso.
Un fatalista es alguien que no tiene la suficiente imaginación ,como para engañarse a si mismo.
Aforismo Griego

Que suerte la de los animales, que como no hablan se entienden .
Mariano Jose Larra.

Existen dos maneras de ser feliz en esta vida.
Una es hacerse el idiota, y otra serlo.
Igmund Freíd.

A veces pieso que la prueba màs fehaciente de que existe vida inteligente en el universo es que nadie ha intentado contactar con nosotros.
Hill watterson

Solo hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera.
Albert Einstein.

Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo.
Stephen Covey.

Amo a la humanidad, lo que me revienta es la gente.
Susanita-Mafalda

Poco se aprende con la victoria, pero mucho con la derrota.
Proverbio Japones

Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello, te quiere.
Elbert Hubbard

Algunos matrimonios terminan bien, otros duran toda la vida.
Mas de uno le debe su éxito a su primera esposa, y su segunda esposa a su éxito.

Jin backeky.



El dinero puede comprar
Una casa, pero no un hogar
Un reloj, pero no el tiempo
Una cama, pero no un sueño
Un libro pero no el conocimiento
Un medico pero no la salud
Una posición pero no el respeto
La sangre pero no la vida
Sexo, pero no amor...




miércoles, 20 de agosto de 2008

RENACER o "DE ENTRE LAS AGUAS-Tercera entrega y final.


Recuerdo sus ojos claros, tan azules como el océano del que me había sacado, el calor de su cuerpo abrazándome hasta devolverme el aliento y las fuerzas necesarias para seguir viviendo.
Esos son fundamentalmente mis recuerdos, los que puedo contar, y cuento.
Los otros, son solo míos, lo que ocurrió entre Esteban y yo, cuando conseguí calmarme y me recuperé nadie los sabe porque no podrían entenderlo.
Ni siquiera yo se muy bien que sucedió.
Solo que aquellos ojos recorriendo mi cuerpo desnudo me llamaba y no pude ni quise dejar de escuchar su llamada.
Se que me entregué sin prejuicios ni miedo, y que mientras su miembro duro me penetraba volví a sentir como mujer, cuando ya creía que el deseo estaba muerto.
Recuerdo su aliento cálido en mi nuca, sus manos ásperas de pescador acariciando mis pechos, el sabor agridulce de su boca, mientras mis pezones estallaban duros como rocas sobre la arena de la playa, bajo su cuerpo de hombre.
Se que gritaba su nombre, Esteban, Esteban, Esteban con cada una de sus embestidas dentro de mi vagina, hasta sentir el calor de su semen resbalando entre mis muslos, mientras mi cuerpo se derretía en un orgasmo inagotable.
Aquel hombre desconocido que me follaba, porque aquello no se podía llamar hacer el amor, y que se vació en mí sin reparos varias veces, me devolvió la vida, sin duda, dos veces. La primera rescatándome de morir ahogada, y la segunda devolviéndole a mi cuerpo la esperanza, y el deseo de vivir.
Aquel día, a mis cincuenta años, nací otra vez.

Ahora que ya casi no me queda tiempo, con la mirada opaca por las telarañas de las cataratas, y las lagunas de la mente en los que se hunden mis sueños y recuerdos, casi treinta años después, se que empecé a vivir nuevamente, aquel día.
Lejos de Pedro y su orden mecánico, lejos del mar que tanto quise y que casi me devora, lejos de los recuerdos de Esteban y su desenfrenada lujuria, que casi me vuelve loca y adicta al sexo, como un drogadicto al chute…
Lejos de todos y todo lo que había sido mi existencia hasta entonces, fui feliz, ahora puedo decirlo, porque fui solo mía dando lo mejor de mi a quien nada pedía a cambio.
Fin.



sábado, 9 de agosto de 2008

RENACIDA, "O de entre las Aguas".....2ª Parte


Un pánico irracional se apoderó de mí, hasta bloquear mi mente, y dejarme indefensa para pensar, y actuar profesionalmente.
Podía tumbarme boca arriba y descansar, dejarme arrastrar por las corrientes que me acercarían a la playa, podía…..
En lugar de ello, aterrorizada, comencé a nadar sin ton ni son, dando brazadas atolondradas, que acalambraron mis piernas, en tanto que tragaba cada vez más agua, cuando pretendía hinchar mis pulmones con el aire que no encontraba….
En un instante vi. mi propia muerte como ahogada entupidamente. La había buscado, y ahora no quería de ninguna de las maneras, dejar de vivir, y estaba luchando contra viento y marea por conservarla.
El combate duró apenas unos minutos, mi cabeza se hundía y volvía a emerger entre las olas, una y otra vez, en tanto que mis brazos chapoteaban alocadamente, y las piernas ya rendidas, no respondían mis órdenes y eran incapaces de mantenerme a flote.
Alicia irremisiblemente se Ahogaba.
Me estaba ahogando en el mar, como lo hacia a diario en mi vida cotidiana, simplemente por un quiero y no puedo. Toda mi existencia estaba resumida en aquella frase que como un cuchillo se me había clavado en el rincón del corazón donde se esconden los reproches lanzada por Pedro, en el transcurso de la que al fin seria nuestra ultima cruel pelea, y de la que ya no había habido reconciliación, como en las anteriores, en la cama,
entre sabanas revueltas, olor a sexo mojado, saliva y sudor de cuerpos entrelazados por el deseo.
Me estoy ahogando por un quiero y no puedo.
Quiero morir porque no quiero vivir como hasta ahora he vivido. Quiero vivir, porque me estoy muriendo entre espuma salada, en este mar tan amado por mi.
Quiero y no se como querer, puedo y no soy capaz de poder……
A partir de aquí, mis recuerdos son borrosos y difíciles de desenmarañar. Una sucesión de imágenes confusas, que se superponen unas con otras.
Recuerdo un intenso dolor en el pecho, una comezón horrorosa en los pulmones cada vez que intentaba llenarlos de aire, una tos irrefrenable, que me hacia vomitar.
Recuerdo la mano de Esteban sacándome del mar. Su brazo inmenso izándome hasta dejarme tumbada sobre la cubierta de su barca. Sus manos calientes sobre mi pecho masajeándolo, hasta obligarlo a expulsar toda el agua que había tragado. Recuerdo su voz cálida, tranquilizando mi angustia.
Tranquila, ya está a salvo. Ya ha pasado todo, no tenga miedo….
CONTINUARA........
(Los dibujos siguen siendo de la serie "desnudos", de Lucia Dubra....)

HOMBRE DE AGUA



Hombre de Agua

I

Aquel hombre
llego de la lluvia seca.
Aquel hombre
gota de agua estancada.
Aquel hombre
habia perdido su sombra
Aquel hombre
no tenia ni pasado
Aquel hombre
vivia sin recuerdos
no añoraba nada.
No le quedaban lagrimas
Ni palabras, mi miradas.
Aquel hombre
era el olvido.
Aquel hombre
olvidado de todos
muriò olvidado.


II

El hombre gris
abriò la puerta del no retorno.
Subiò uno a uno los mil escalones
de la escalera de su abismo
como un caracol sobre si mismo enrollada
sin subida ni bajada.
El hombre gris
fuè fundido en negro con la sombras
en blanco con la pared encalada
en rojo con su sangre derramada.
El hombre gris llego de la nada
perdido en su confusiòn
quedò atrapado en la tela de araña
de sus miedos y mentiras.
Sobre el sofá gastado
se reia en borrachera de fracaso
contemplando mil manchas de semen derramado
en soledad,
su miembro flacido.
Odiando su risa,
buscando su recuerdo
maldiciendo la perfida huida de su lado.
Solitaria huida


III.


Aquel hombre
con su traje de rayas
mientras miraba
la calle mojada
las farolas apagadas
el silencio de la noche
los cristales sucios de su dormitorio
estaciòn de paso hacia el mañana
lloraba en silencio.
Aquel hombre
no pensaba en nada.
Sin mirar atràs ni un instante
abriò el balcòn de sus reproches.
El aire de la madrugada
liberò el cansancio de su fin
dandole las fuerzas que le faltaban.
Y mientras flotaba en el vacio del espacio
sonriò cinicamente a la muerte
de la que se escapaba.
Aquel hombre gris
destrozado en el asfalto
al dia siguiente fuè portada en los diarios.
Consiguió la fama deseada, finalmente.

jueves, 7 de agosto de 2008

DIARIOS DE MOTOCICLETA


Entendámonos.......

No es éste un relato de hazañas impresionantes, no es tampoco meramente un "relato un poco cínico" ;no quiero serlo, por lo menos. Es un trozo de dos vidas tomadas en un momento en que cursaron juntas un determinado trecho, con identidad de aspiraciones y conjunciòn de ensueños. Un hombre en nueve meses de su vida puede pensar en muchas cosas que van de la màs elevada especulaciòn filosófica al rastrero anhelo de un plato de sopa. En total correlaciòn con el estado de vacuidad de su estómago; y si al mismo tiempo es algo aventurero, en ese lapso puede vivir momentos que tal vez interesen a otras personas y cuyo relato indiscriminado constituiria algo así como estas notas......


Así, la moneda fue por el aire, dio muchas volteretas;cayó una vez cara y alguna vez seca.



Asi comienza Diarios de Motocicleta, -Notas de viaje. Diario de la ruta por Latinoamerica de Ernesto Che Guevara.


El origen de Notas de viaje, es el diario que redactó Ernesto Guevara, cuando en diciembre de 1951, con 23 años de edad se embarcò en un viaje en moto, con su amigo Alberto Granado, a lo largo del continente Sudamericano. Desde Còrdoba en Argentina, recorrieron Chile, Perú, Colombia y Venezuela, dando muestra y testimonio de la grandeza y fortaleza, del que despuès seria recordado como " el CHE ", para siempre.

Recomiendo su lectura, tanto por lo ameno que resulta como por lo ilustrativo de los textos, y reflexiones, para comprender mejor aquella epoca, y el personaje mitico que despuès llegaria a ser.


RENACIDA, "O de entre las Aguas".


Como cada mañana sentí el frío contacto de las olas sobre mi piel desnuda, mientras mi mirada se perdía en la línea del horizonte infinito azul.
M e llamo Alicia, y quiero aquí y ahora contaros parte de mis recuerdos, de aquel día, por mas, el de mis cincuenta cumpleaños.

Desde hacia años tenia la costumbre de hacer unos largos antes de desayunar, salvo que el mar estuviera muy picado, lo cual era bastante raro en aquella época del año, en la isla.
Podría decirse que era una excelente nadadora, campeona juvenil de la provincia, y a pesar del paso de los años, mi cuerpo se mantenía ágil, mis brazos aún fuertes, y mis pulmones capaces de una respiración acompasada, y un esfuerzo prolongado, requisitos imprescindibles para mis zambullidas al amanecer.
Allí desnuda, nunca usaba bañador, tampoco lo necesitaba porque aquella parte de mi isla era en extremo solitaria, por eso habíamos comprado aquella casa, Pedro, mi marido y Yo. Cuando vimos la cala, no tuvimos la más minima duda, y cerramos la compra, casi de inmediato.
Contemplé mis pechos, antes tan firme, ahora ya no podía decir lo mismo, pero las cosas son así, y la fina línea de vello pùbico, porque siempre me había gustado una depilación casi total de ahí abajo.
Sobre la arena, mientras mis pies se aclimataban a la temperatura del agua, sonreí con tristeza, recordando aquellos años de juventud, llenos de ilusión y proyectos que se habían ido quedando por el camino de los años, como la pasión en el amor.
Ahora todo era rutinario, un día sucedía a otro, nada parecía nuevo, todo carecía de encanto, la magia de lo desconocido se había extinguido, incluso en el sexo, ya ni hacer el amor era como antes, y tampoco le apetecía. Simplemente me dejaba hacer cuando Pedro me buscaba.
Tal vez, pensaba, de eso se trata, hacernos mayores, es dejar de tener ilusiones, anhelos o deseos….
Ya en el agua, mis brazos y piernas se movían mecánicamente sin esfuerzo. Cada tres brazadas sacaba la cabeza del agua y respiraba, una bocanada de aire. Dos tres, derecha. Uno dos tres, izquierda, rítmicamente mi cuerpo se iba alejando de la playa, flotando sobre las olas, como un componente marino más.
Pero conforme nadaba, una rabia incontenible se iba apoderando de mía, y aceleraba el compás de mis movimientos, sin sentido.
Estaba nadando, por primera vez en mi vida, sin aquella lógica métrica aprendida a base de repetir y corregir errores en la piscina, durante la época de competición, que la habían convertido en una excelente nadadora.
Nadada y nadaba con pasión, con lujuria, con odio hacia todo, y hacia todos, y sobre todo hacia mi misma, y en cada inmersión se hundía mi esperanza en la vida, porque había dejado de querer vivir hacia ya tiempo, aunque no quería reconocerlo.
En aquel momento fui consciente de lo que estaba ocurriendo, y al percatarme de que me había alejado sin remedio de la costa, senti la seguridad de que ya no podría regresar...............


continuara.....
O cadro è de Lucia Dubra, da serie "desnudos"....