martes, 12 de marzo de 2019

ANDARES (A TERRA DO MEDIO)



"Nas baiuras do tempo hai dende lonxe unha voz
que nos agarda e soña en berce de familia"...

(Xose Vazquez Pintor).





ANDARES
                       (A Terra do Medio)....



Os bicos son
o primeiro que se dá ou que se pide,
cando hai amor¡

.........(Bicos-Xose Vazquez Pintor).


 
Xustificar o nacemento dunha obra creativa, neste caso dun libro, é por veces cousa complicada e difícil, mais neste caso, neste traballo colectivo, pensamos que esta tarefa pode resultar un chisco máis doada, pois trátase dun libro de agradecemento, dun libro necesario de recoñecemento do amplo labor á persoa de Xosé de Quián, ese home que tanto leva escrito e tanto leva traballado pola cultura do Noso Pais.
Non é pois un libro de homenaxes, é un agasallo a el e a nós mesmos. A el e á terra onde se criou e na fala coa lingua que medrou, día tras día para deixarnos na memoria vida, berce e soños.
"   Somos, Elas e eles. A permanencia. Nós. Felices".
 (ANTOM LAIA).


ANDARES.............................


 





                 Camiñamos facéndonos e así nese andar imos con moitas e con moitos, pero nas e nos de máis cerca sentimos a mornura da amizade e a frescura dos afectos. E naqueles de máis cerca está PINTOR, e canto gustamos de facer camiño e tarefa con el.
O Xose milita nos desexos. A fantasía físoselle divertida e non a deixou (non  a soltou) por nunca máis. Canto aprendeu, cantas veces, e canto compartiu, ao triste berro do can que avisa do que chega ou marcha. Todo un pasar a ritmo da vida que o ía colocando na propia vida e gustáballe. A luz da casa, a palabra acariñada e a emotividade, mercaban os cardinais referentes das tarefas e dos lugares por onde camiñar e facer camiño.
Os amenceres dos días fixéronse radiantes e os adeuses volvéronse de a menos. E de Terra fíxose o camiño ao mar. De Quián de Agolada a Cangas ao Morraso, de terra a mar e de mar a terra, desde a referencia esencial do Faro e do Farelo, e do Atlantico mar.

Pinto é a nosa voz, a nosa memoria, o noso faro, perfectamente claro e clarisimamente perceptible, onde a sensibilidade manda, os afectos conquistan corazóns, e a palabra faise camiño por estas Terras do Medio, pola que debagamos na procura morna dun destino incerto pero autentico....Se resisto, se resisto e sobrevivo, tamén é pola túa luz, como ben nos recorda David Otero, na reflexión daqueles outros  poetas músicos de Euskal Herria de hai anos ; Kortatu .

(DAVID OTERO)

E como ben din o poeta Carlos Negro;

Poño por ti a musica da banda de Muimenta
e unha cerdeira para os paxaros da amencida.
Poño a sombra dun sobreiral en Carmoega
e unha aperta gorentosa coma un melindre.


Poño un chiscar de ollos e unha carballeira,
sete noites de muiñada e un Seat seiscentos.
Poño un verso de dezasete quilómetros
dende Agolada a Lalin, alá na mocidade.
Poño unha feira do doce para moceares
e unha nación que aínda non plantaba eucaliptos.

                 -----o0000----------


E seguimos no camiño e andamos, e descansamos e regresamos no sendeiro, na congostra, na senda e corredoira e leva a todas partes e a ningures, da man dos que saben e nos escoitan, dos que falan e contan aquelas lendas, aqueles contos de Mouras, de trasnos e de Meigas, de meter medo, diante das lareiras mentres afora o vento zoa e o can na palleira ventea a noite escura .
E estamos dentro e fora, e somos e non somos, e pensamos e rimos e choramos, fundidos nunha aperta cósmica de carballeiras e rios de non ir mais alá do que sabemos que somos e coñecemos, porque o lonxe do solpor da casa e o descoñecido dos mundos estraños nos que temos a obriga de seguir mergullando e dar conta do que alá atopamos.



ANDARES......Nunca serás morte, Ti como es, Arenga responsorial pola memoria nosa, No acougo das sobreiras e Quián, Melide dos meus retornos, un hoteliño lindo, Pedra, As terras do Medio, conversas sobre un cuestionario,  Todas nos tomando a palabra para falarmos do que foi, é e seguirá a ser esta Terra do Medio, de Ida e Volta con que nos amosou a vida Xose Vazquez Pintor  .-




Andares , na voz e os textos de;



.- David Otero  -Celso Fernandez Sanmartin-Carlos Negro-Xosé de Cea-Antom Laia-Jose Devesa-Inma Lopez Silva.-Daniel Asorey-Cecilia Doporto-Maria Socorro Cea-e  a inestimable colaboraciòn de Xulio Garcia Rivas e as súas acuarelas, e s fotografias de Angel Utrera.



miércoles, 6 de marzo de 2019

LA ADMIRACIÒN POR EL ARTE Y LA ENSEÑANZA.



Hace tiempo, visitando una de las muchas pinacoteca excepcionales que el viajero con tiempo disponible, puede disfrutar en la capital de España, coincidí con un numeroso y ruidoso dicho sea de paso, grupo de escolares en uniforme, pertrechados de cuaderno y lápiz,  que como moscas a un panal de miel, iban de sala en sala detrás del esforzado y aguerrido profesor, quiero suponer que licenciado en arte, que se desgañitaba intentando que sus alumnos no solo  no se tomaran la mañana de visita en el museo, como un día de asueto libre de las aburridas  e insoportables clases en un a aula, de pupitre y pizarra, sino que sacaran algo en claro y aprendieran algo más que a distinguir un Picaso, de un Velázquez.






Escuchando atentamente las explicaciones de aquel profesor de secundaria, pensé que posiblemente estos escolares podrían perfectamente aprender con ayuda de las nuevas tecnologías, simplemente mirando en internet, las diferencias de técnica y composición de los diferentes genios de la pintura cuyos oleos colgaban una tras otras de las paredes de las infinitas salas de aquel museo, sin necesidad de estar allí in situ, sobre todo comprobando desde mi apartado rincón, como alguno de ellos bostezaban aburridos, otros se empujaban entre risas, mas allá un grupo de ellos miraban sus móviles disimuladamente, supongo que sin que su profesor se pudiera percatar so pena de requisa inmediata del aparatejo que hoy en día nos tiene atrapados ya a todos, grandes y pequeños sin diferencia de edad, como insectos en una espesa y tejida a conciencia, tela de araña.




















Entre tanto aquel sufridor del arte, profesor anegado y entregado a sus alumnos, continuaba sus explicaciones, apenas seguidas con atención por seis o siete de sus alumnos que se arremolinan junto a él en las primeras filas, metiéndose casi en todos y cada uno de los lienzos ante los que su maestro desplegaba sus conocimientos, hablándoles del color, explayándose en la paleta cromática, la técnica pictórica utilizada por el artista, los trucos para superar errores, y limitaciones, perspectivas, profundidades, juegos de luces y sombras, dominio del dibujo, control de las emociones, exposición de los pigmentos, y un infinito etc. que hacen de una obra artista, una genialidad o un desastre, ante los ojos del experto, o la atenta mirada del observador que admira este o aquel pintor, y su genio.


De cuando en cuando alguno de aquellos curiosos, tomaba notas, unos fascinados, otros realmente apasionados por el misterio de aquellas obras de arte únicas, otro se acercaba intentando desvelar el misterio de la obra ante la explicación de su profesor, sin llegar a discernir de que estaba hablando el bueno de D. Pedro, cuando les explicaba la época azul de Picasso, y sus diferencias con sus primeros tiempos, o cómo interpretar un aquelarre del Bosco, después de ver el hermetismo de Tiepolo, o las verdades de la carne desnuda de Goya, en sus horrores de la guerra, la mayoría de ellos reflejando en sus rostros el aburrimiento, en tanto anhelaban la tan ansiado hora del recreo en la cafetería, con sus móviles entre las manos, sus refrescos, y descaro, esperando la hora de regresar al centro escolar y marchar a casa, por fin libres.
Yo mismo acabé atrapado de aquella marabunta de idas y venidas de silencios y risas, de empujones y bostezos, cautivado por el coraje y entrega de aquel desconocido profesor, digno de admiración, por intentar contra viento y marea despertar la curiosidad en las mentes de sus alumnos, y hacerlos participes de las sensaciones que sin duda la contemplación de uno solo de aquellos cuadros despertaban en el. 

martes, 5 de marzo de 2019

EL MONO AZUL (Publicacion de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la defensa de la Cultura.)



EL MONO AZUL.-
Se trata de una hoja semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura  publicada entre los años 1936-1939, aunque durantee el periodo comprendido entre Dic. del 37 y Abril del 38, no salió a la calle, por problemas de ediciòn, llegando a editar un total de 47 ejemplares en los que se trataban temas relacionados con el mundo obrero, la revoluciòn marxista, la igualdad y justicia social,  y todo lo relacionada con la opresiòn capitalista y la sensibilación y lucha contra el capital y cualquier forma de fascismo y contra revoluciòn.

El mono azul se publicó en Madrid de una manera muy irregular a lo largo de estos 47 números (aunque parece que el 17 nunca existió), la mayor parte aparecidos en 1936 y 1937, pues en realidad en 1938 sólo fueron dos (el 45 y el 46, mayo y julio) y en 1939 uno (el 47 y último, incorporado al efímero Cuadernos de Madrid). Los 10 primeros números (hasta el 29 de octubre de 1936) cuentan con ocho páginas: luego quedarán reducidos a una sola hoja con dos páginas, e incluso a una sola página, impresa entre las del periódico La Voz (durante 1937).
  
LAlianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura (con domicilio en Castellana 18, Madrid) se da a conocer con un «Manifiesto de la Alianza de Escritores Antifascistas para la Defensa de la Cultura» (publicado por La Voz, de Madrid, el 30 de julio de 1936, junto con los nombres de 61 primeros firmantes);



Curiosamente en el titulo de aquel manifiesto, se modifica la denominaciòn fundacional, sustituyendose el termino; intelecc tuales por el de escritores
Tendran como sede social el palacio de los marqueses de Heredia Spinola, incautado por el  gobierno legitimo de la Republica, que pasa a convertirse en sede de esta nacida Alianza, asi como vivienda en donde el mismo Rafael Alberti llegó a vivir durante una temporada, aunque nunca le gustó, llegando a definirlo como "Un caserón antiguo de gusto horrenda que da la impresiòn de ser una casa de huespedes con pretensiones.
  A finales de agosto ya disponen de una hoja semanal que bautizan El mono azul y firman, como responsables: María Teresa León, José Bergamín, Rafael Dieste, Lorenzo Varela, Rafael Alberti, Antonio Luna, Arturo Souto y Vicente Salas Viu (El Mono Azul, nº 1, pág. 8). Así se presentan:

«Defensa de la cultura. La Alianza de Intelectuales Antifascistas no es un organismo acabado de nacer al calor de esta espléndida llamarada liberadora que vivimos. Desde antes, desde años atrás, muchos de sus miembros militaban en la Asociación de Escritores Revolucionarios, cuya sede estaba en Moscú. Pasado el tiempo, ante el avance fascista, que representaba la persecución intelectual por los nazis y las diferencias surgidas en el campo de la inteligencia en todos los países, los escritores de las diferentes tendencias del pensamiento se reunieron en París, celebrando un amplio Congreso en julio de 1935. De esta gran asamblea salió la necesidad inmediata, inaplazable, de combatir al fascismo en todas sus formas. Con los hombres más ilustres de todos los países se formó un Comité Internacional, con domicilio en París. Constituyeron este Comité André Gide, Tomás Mann, André Malraux, Romain Rolland, Aldous Huxley, Waldo Frank, &c. La Alianza de Intelectuales Antifascistas se honra con el ofrecimiento magnífico de sus secciones internacionales, que se han reunido para desmentir en sus respectivos países las campañas calumniosas de la Prensa reaccionaria. Milicianos: Lo mejor del pensamiento universal mira vuestro heroísmo. La Alianza de Intelectuales Españoles, no un partido político, sino afiliados y simpatizantes de todos los partidos del Frente Popular, reunidos en un solo fervor, os aseguran que mientras quede en pie un muro y un papel siga en blanco, escribirán, sobre la gran verdad española, la inmensa epopeya de nuestra guerra liberadora, la gloria de ser español, y generosamente colaborarán en este frente antifascista, punto de mira y término de acción de la Alianza de Intelectuales.» (El Mono Azul. Hoja semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura, nº 1, pág. 1.)

El escritor Jose Bergamin la definiò de este modo: «El mono azul ante vosotros viene a decir o a cantar vuestra lucha, vuestra guerra, como lo que es, como una victoria. Viene a cantar victoria, aunque esta victoria no llegue todavía a nosotros sin sangre. Pronto la esperamos; precisamente por la sangre; porque esta sangre viva de nuestro pueblo, que manos fratricidas están vertiendo ante nuestros ojos, se está empapando calladamente en vuestros vivos monos azules para traer a nuestros ojos, humedecidos por la pena tanto como por la rabia de la venganza o por la alegría de vencer, el olor, el sabor de la sangre misma que pone en nuestros labios el secreto maravilloso y revelador de la verdad del pueblo que guerrea: la más pura verdad de nuestra España.



La incorporaciòn de la publicaciòn de El Mono Azul, al diario la Voz de Madrid, se produce anunciado por el propio diario en su número 18 el jueves 3 de Mayo de 1937  de este modo,
El pueblo de Madrid, los combatientes de nuestras trincheras, encontrarán en La Voz su 'Mono Azul', el mismo de antes, sin perder nada de lo que le era propio, ya que su personalidad se ha de robustecer, más que debilitarse, en la unión en una tarea común con la del popular periódico madrileño. Los intelectuales antifascistas al servicio del pueblo continuarán desde estas páginas su obra en pro de una cultura popular. Nuestra guerra, la que sostenemos contra el fascismo invasor de nuestro suelo, será ensalzada por nuestros poetas y escritores, a quienes un mismo estímulo impulsa que a las bayonetas de nuestros bravos combatientes en la lucha que España ha declarado a muerte a la tiranía fascista.»

Muchos años mas tarde de su desapariciòn concretamente en 1953, ya con la dictadura consolidada el joven editor madrileño Enrique Montero convence al librero anticuario y editor alemán Detlev Auvermann a emprender la publicación facsimilar de una meritoria «Biblioteca del 36», de revistas y publicaciones españolas de aquella época.
Años despues en 1975 apareció la reproducción facsimilar íntegra de El mono azul, realizada a partir del raro ejemplar completo que tenía Camilo José Cela, con una introducción e índice a cargo del hispanista parisino Michel García (1941) y un prologal poemita ad hoc de Rafael Alberti (1902-1999): El Mono Azul. Hoja semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura (Biblioteca del 36, Revistas en la Segunda República Española, IX), Verlag Detlev Auvermann KG, Glashütten im Taunus & Kraus Reprint, Nendeln-Liechenstein 1975, 195 páginas. 


El Mono Azul. Hoja semanal de la Alianza
de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura

Madrid [agosto 1936]
número [1], página 1

El Mono Azul

Defensa de la Cultura


Nuestros «monos» azules limpiando
la selva de chimpancés facciosos.
La Alianza de Intelectuales Antifascistas no es un organismo acabado de nacer al calor de esta espléndida llamarada liberadora que vivimos. Desde antes, desde años atrás, muchos de sus miembros militaban en la Asociación de Escritores Revolucionarios, cuya sede estaba en Moscú. Pasado el tiempo, ante el avance fascista, que representaba la persecución intelectual organizada por los nazis y las diferencias surgidas en el campo de la inteligencia en todos los países, los escritores de las diferentes tendencias del pensamiento se reunieron en París, celebrando un amplio Congreso en julio de 1935.

De esta gran asamblea salió la necesidad inmediata, inaplazable, de combatir al fascismo en todas sus formas. Con los hombres más ilustres de todos los países se formó un Comité Internacional, con domicilio en París. Constituyeron este Comité André Gide, Tomás Mann, André Malraux, Romain Rolland, Aldous Huxley, Waldo Frank, &c.
La Alianza de Intelectuales Antifascistas se honra con el ofrecimiento magnífico de sus secciones internacionales, que se han reunido para desmentir en sus respectivos países las campañas calumniosas de la Prensa reaccionaria.
Milicianos: Lo mejor del pensamiento universal mira vuestro heroísmo. La Alianza de Intelectuales Españoles, no un partido político, sino afiliados y simpatizantes de todos los partidos del Frente Popular, reunidos en un solo fervor, os aseguran que mientras quede en pie un muro y un papel siga en blanco, escribirán, sobre la gran verdad española, la inmensa epopeya de nuestra guerra liberadora, la gloria de ser español, y generosamente colaborarán en este frente antifascista, punto de mira y término de acción de la Alianza de Intelectuales.
Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura
    


Los escritores del mundo entero, reunidos para la defensa de la cultura, saludan al pueblo español, pionero de la lucha antifascista; al pueblo español, cuya lucha heroica es la de todas las fuerzas de progreso de la Humanidad.
Envían hoy a Madrid, donde el enemigo se hace la ilusión de poder asesinar a la República, un camión equipado para el cine y la imprenta, y que entre las manos de los valientes escritores españoles será el portavoz de la cultura en el frente, para suministrar apoyo y distracción a los Ejércitos y Milicias de la República. Les dará un apoyo moral contra los partidarios de las tinieblas, contra los mercenarios extranjeros, destructores de los pueblos y de las ciudades, ricas de pasado, de la España milenaria.
Dentro de una semana enviarán asimismo, a los valientes escritores catalanes de Barcelona, un segundo camión, equipado de la misma manera, para ayudar a la lucha del pueblo de Cataluña sobre el frente de Aragón.
¡Viva la República y el pueblo de España!
Asociación Internacional de los Escritores
para la Defensa de la Cultura
(Hojilla que repartieron en su viaje a través de España los camaradas escritores que en nombre de la Asociación Internacional nos entregaron la camioneta para la propaganda.)






 La Alianza de Intelectuales Antifascistas, que en todos los momentos, en las jornadas más duras, estuvo con el pueblo y sus soldados, movida a su impulso y por el mismo anhelo, segura de que el triunfo de nuestra causa es el triunfo de la cultura, se dirige a vosotros, madrileños, y os pide que pongáis de nuevo en pie vuestras energías para repetir, todos unidos, el ejemplo glorioso de Madrid.
José Bergamín
Rafael Alberti
María Teresa León
Alberto
Emilio Prados
M. Altolaguirre
Luis Cernuda
Lorenzo Varela
Navarro Ballesteros
Mariano Perla
Eduardo de Ontañón
C. Cimorra
A. Serrano Plaja
Salas Víu
Santiago Ontañón
Miguel Hernández
Antonio Aparicio
Rosario del Olmo
Juan Chabás
Vela Zanetti
Herrera Petere
Jaime Menéndez
Miguel Prieto
Vicente Aleixandre.
Madrid, diciembre 1937.


sábado, 2 de marzo de 2019

SE LLAMABA LUCIA (Microrelatos con sabor a Sal).




Se llamaba Lucia; como la santa, si esa que acorta las noches y alarga los días. La recuerdo en blanco y negro en noches de  deseo y pecado, cuando todo es nuevo e imposible, y el tiempo no importa, porque tenemos el infinito por vivir y malgastarlo.
Su imagen y su recuerdo  me asaltan, escondido detrás del escaparate de aquella cuchillería de la calle Villamil, en el barrio de Estrecho cerca de la boca de metro  con aquel triangulo de alumbrar por la noche de los de siempre, que alguien se había encargado de romper a pedradas y enfados, a la salida del colegio.


Yo en pantalón corto y vergüenza larga siguiéndola con la mirada, ella de falda plisada, escocesa, camisa a cuadros y por encima el chaleco verde sin mangas, calcetines altos casi hasta la rodilla, azules y zapatos gorila de los de siempre, y la cartera de cuero en la mano, mirándome de reojo entre risas de amigas disimulando, cogidas del brazo.








La recuerdo y cumplo años, y pasan y guardo recuerdos, felices y amargos y ella que madura y Yo que continuo con mis juegos de aprendiz de hombre, y que la sigo amando en silencio, de lejos, sin palabras. Y ella tan niña al principio, se transforma en mujer que ya despunta en aquellos pechos que ni imaginar puedo porque ignoro su imagen, su tacto, su tersura, su calor de piel bajo la ropa y pelo largo;  tan linda, tan limpia, tan suave en sueños como en fantasías inventadas, y la angustia de no verla cuando alguna vez se retrasa la salida del colegio y no suena el timbre libertario, y llego tarde a pesar de mi carrera contra el viento, jugando a que me quiere, a que somos novios y nos tomamos de la mano.



Tiempo de playas, de verano, de final de cursos y vacaciones que nos separan, para volver de nuevo al tormento de su mirada de soslayo, de sus risas, de sus cuchicheos y por fin un día de pantalón largo recién estrenado con el nuevo curso, el primero de bachillerato, que me acerco, y dejo de espiar desde la esquina y la sigo a tan solo unos pasos, y ella que hace que se le cae un libro y se detiene, y deja que se marchen las amigas y se da vuelta y mi mira clavando sus ojos verdes en los míos incendiados, incendiarios de miedo, de vergüenza y de deseo, y me dice con una media sonrisa y desenfado.

-Hola. Me llamo Lucía, como la Santa que alarga las noches y acorta los días. Y tú sé que te llamas Ángel. Voy a Alvarado, me acompañas?. Mientras entrelaza sus dedos en mi mano que se deja llevar mansamente, tal vez al infierno, quien lo sabe.
Angel Utrera.


MI ABUELA EN BLANCO Y NEGRO (Microrelatos con sabor a Sal).



Mi abuela era mi abuela en blanco y negro. Mi abuela, era tan solo mi abuela.
Teñida de luto riguroso y obligado y vestido cerrado hasta el cuello, porque el negro era su destino.
Mi abuela no era mi abuela; era mama Sofía.
Recuerdo que de pequeña que era nos teniamos que agachar para besarla y sus manos arrugadas, suaves y cálidas como una caricia.
Nunca tuvo carnet de identidad, ni falta le hizo y una vez que la obligaron  y tuvo que hacerlo
nos lo enseñaba orgullosa, mira lo que pone aqui niño;

-De profesión sus labores.




Y sus ojos chiquititos se reían; sus labores¡.Mentira cochina¡; la casa, mi marido, mis hijos, mis nietos planchar ropa, fregar suelos, haceros la comida, cuidaros si estais enfermos.
Sus labores....¡mentiras cochinas¡, nos decía, riéndo.




Mi abuela no cumplió ochenta años y un mal día se cansó del luto, de dar besos y regalar cariño, de rezarle a la virgen de los Martires en su dormitorio oscuro donde teníamos prohibida la entrada y decir que si a todo con resignaciòn cristiana, y con la misma dignidad de sus labores se jubiló de la vida y nosotros empezamos a echarla de menos.







Quiero creer, lo confieso con vergüenza, que todavía en alguna ocasión rescato su reuerdo y aquel olor tan especial de mis recuerdos dormidos los de aquel aprendiz de todo que fui y me descubro siempre corriendo, en pantalón corto, sandalias de esparto, y la espalda desnuda, quemada por el sol abrasador de nuestros veranos, mientras recogía higos chumbos con una caña y sus espinas volaban entre el polvo seco de los barrancos, con todo el tiempo del mundo por delante entre sus manos.
Quiero creer, lo confieso con vergüenza, que sigue escondido bajo esta mi piel arrugada, mis tristezas y fracasos y que aunque ya no me reconozco en su risa y su alegría desbordante, si lo miro fijamente, en el fondo de sus ojos encuentro aquel que fui hace ya demasiados años, mientras sigo escuchado su voz y su negra figura vigilante desde la distancia, se hace cada dia mas presente.
Ahora, de cuando en cuando la recuerdo como si fuera mi abuela  y no mama Sofia.
Mi abuela, en blanco y negro. 
Angel Utrera.