viernes, 26 de septiembre de 2008

SIN PUDOR


Quiero cabalgar sobre tus dudas
y la sombra de tu vientre vacio
encender con mis gemidos de lujuria.
Quiero perderme en el laberinto de tu alcoba
y hundirme como naufrago
en la salada playa de tu boca fresca.
Quiero secarme al sol de tus deseos
mientras entras en mi cuerpo
y caminas de un lado al otro, del espejo de mis sueños.
Quiero derretir el hielo de tu espalda
y en torbellino escapar hacia la nada
como el agua entre los dedos se derrama.
Quiero, entre susurros verterme en tus entrañas
buscando sin pudor saborearte, besarte, abrazarte, penetrarte
hacerte libremente esclava de mi alma enamorada,
sin pudor hasta que llegue el alba.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

O AMIGO





Hoxe a maña, a pouca confianza que aínda gardo respecto ó ser humano recibiu unha importante carga de reposto.
A escena foi mais ou menos como vos conto.
Eu ía tomar o meu cafeciño de acordar, como cada maña ben cedo, cando diante de mi, camiñaba unha rapaza nova e un canciño.
Como diría un dos meus amigos mais peculiares, “sen marca”,- evidentemente referíase a raza, pero el sempre foi un tipo moi particular . Un can palleirán, vamos.
O pobre cadelo tiña ambas las dúas patas traseiras paralizadas, posiblemente como consecuencia dun atropelo, un deses accidentes tan común nas nosas estradas, nas que o coche e o rei, por desgracia.
Pero aquela rapaza, como a cousa mais natural do mundo, falaba o seu can e o animaba a seguila, arrastrándose cas dúas patas de diante, sobre as que ían montado un arnés, do que saian dúas rodas e unha armadura na que se suxeitaban as patas inútiles do animal, que grazas a creatividade da súa amiga, aínda podía desprazarse por si mesmo.
Ela, cada pouco parábase, e acariciaba ao can, falándolle como ao mellor dos amigos. E nos semáforos, agachada, deixaba que o can lambetara a súa man.
A idea pareceume fantástica, algo así como unha cadeira de rodas semellante as dos homes, pero para animais.
E recordei entón,( mentres ía fascinado como un rato trala frauta do frautista de Hamelin, do conto), uns pasos por detrás da rapaciña e o seu amigo, a historia daquela muller que angustiada chamou a un programa de radio, suplicando que alguén se puxera en contacto con ela para facerse cargo do seu can, xa que por mor dunha enfermidade dexenerativa, que a tiña prostrada na cama, xa non era quen de coidar del, e non podía nin sequera imaxinar a posibilidade de; ou ben sacrificalo, ou ben mandalo ao canil municipal.
E recordei a morte de “Pilon”, o Hámster da filla duns amigos meus, é os ollos da nena preguntándolle a nai, se o seu amigo non ía ter moito frío, alí soiño naquel burato tan escuro, co friorento que foi en vida....
E sobre todo acordeime do noso compañeiro Mordor, o noso can e a súa horrible morte, de como o levamos a soterrar baixo as arbores da carballeira de Barcia, aínda despois de tantos anos tan vivo nos nosos recordos.
E dende logo pensei con tristeza que os homes somos ben raros, capaces de facer as cousas mais incribles, e darllo todo por un amigo, e ao mesmo tempo capaces das maiores tropelias, inxustizas, e falta de humanidade que imaxinarse poidamos.
Cousas veremos.



miércoles, 17 de septiembre de 2008

EL PAJARO PI

El "pajaroPi", con membranas de aceite de cacao.
El pajaro pi con antorchas de sabután trenzado.
El pajaro pi que inocula chicha en las membranas de las hojas secas.
El pajaro pi, portero del canal que conduce a la selva.
El pajaro pi, coronado de silencios en punta.

Con una sola pluma, aunque sea muy tierna, el Pajaro Pi, borra todas las huellas.

El pajaro pi sedante.

A veces, el pajaro pì es grandioso y cálido como el rumor que emana del rocio.

El pajaro pi tan amable, cuidó nuestro caballo. Oh, gran Pajaro pi, el caballo era un montoncito de granuladas. Sus cuatro patas, buen pajaro pi, eran cuatro raices. Oh, pajaro pi de raices aladas. Sus crines, las diminutas plumas del pajaro pi mismo.

El pajaro pi aullo y se desplumò.

Sólo fauces, el pajaro pi.

El pajaro pi, temblequeo de flechas y semillas.

No ;el" Pajaro Pi", era-esto es lo que era verdaderamente- era el húmedo secreto de la selva.....

El Rito Mecanico del Pájaro Pi....(Eugenio GRanell).

Blanco y negro colores de mi Almohada.


El viento del norte me habla de otros dias por venir,

la sombra de los arboles se esconde tras el laberinto de ruidos que aturden mis oidos.

El silencio atronador no me deja soñar, como otras veces.

Camino solo, como perdido y sin rumbo hacia el final de una ruta nunca emprendida,

y el aroma de las madreselvas adormece este insomnio de colores.

No quiero nada, no espero nada, no tengo nada, no añoro nada......no sueño en nada.

Blanco y negro colores de mi almohada.

Pintura inacabada sobre lienzo bordado en vida desgastada por los años,

forros ajados, costuras de biruta iracunda inutilmente forrada en colores

de blanco y negro, como los de mi almohada.

El viento del norte me ofende cuando se rie uraño

y sin consuelo acompaña mi llanto, en lágrimas secas

en blanco y negro, sobre mi almohada.

viernes, 12 de septiembre de 2008

LA DESESPERACION DE AQUEL ROMANTICISMO



La Desesperación


Me gusta ver el cielo con negros nubarrones y oír los aquilones horrísonos bramar,

me gusta ver la noche sin luna y sin estrellas, y sólo las centellas la tierra iluminar.

Me agrada un cementerio de muertos bien relleno, manando sangre y cieno que impida el respirar

y allí un sepulturero de tétrica mirada con mano despiadada los cráneos machacar.

Me alegra ver la bomba caer mansa del cielo, e inmóvil en el suelo, sin mecha al parecer, y luego embravecida que estalla y que se agitay rayos mil vomita y muertos por doquier.
Que el trueno me despierte con su ronco estampido, y al mundo adormecido le haga estremecer,

que rayos cada instante caigan sobre él sin cuento, que se hunda el firmamento me agrada mucho ver.

La llama de un incendio que corra devorando y muertos apilando quisiera yo encender;

tostarse allí un anciano, volverse todo tea, y oír como chirrea ¡qué gusto!, ¡qué placer!

Me gusta una campiña de nieve tapizada, de flores despojada, sin fruto, sin verdor,

ni pájaros que canten, ni sol haya que alumbrey sólo se vislumbrela muerte en derredor.

Allá, en sombrío monte, solar desmantelado, me place en sumo grado la luna al reflejar,

moverse las veletas con áspero chirrido igual al alarido que anuncia el expirar.

Me gusta que al Averno lleven a los mortales y allí todos los males les hagan padecer;

les abran las entrañas, les rasguen los tendones, rompan los corazones sin de ayes caso hacer.

Insólita avenida que inunda fértil vega, de cumbre en cumbre llega, y arrasa por doquier;

se lleva los ganados y las vides sin pausa, y estragos miles causa,¡qué gusto!, ¡qué placer!

Las voces y las risas, el juego, las botellas, en torno de las bellas alegres apurar;

y en sus lascivas bocas, con voluptuoso halago, un beso a cada trago alegres estampar.

Romper después las copas, los platos, las barajas,y abiertas las navajas, buscando el corazón;

oír luego los brindis mezclados con quejidos que lanzan los heridos en llanto y confusión.

Me alegra oír al uno pedir a voces vino, mientras que su vecino se cae en un rincón;

y que otros ya borrachos, en trino desusado, cantan al dios vendado impúdica canción.

Me agradan las queridas tendidas en los lechos, sin chales en los pechos y flojo el cinturón, mostrando sus encantos, sin orden el cabello, al aire el muslo bello...¡Qué gozo!, ¡qué ilusión!.
................................00000000000 ----------------

Este poeta y revolucionario fue uno de los más grandes románticos españoles, el más popular del siglo XIX. Su vida integra la rebelión moral y la política, y su estilo se caracteriza por las imágenes arrebatadas y la permanente contradicción de dos estados anímicos: la exaltación y el desaliento.
Nació en Almendralejo (Badajoz), en 1808, pero se mudó pronto a Madrid y comenzó con notable aprovechamiento sus estudios, bajo la dirección del famoso don Alberto Lista.
A los quince años, el día en que fue ahorcado el general Riego, fundó una sociedad secreta, Los Numantinos, para vengar su muerte. Las actividades de los jóvenes conspiradores fueron descubiertas y ellos, condenados a cinco años de cárcel, que se redujeron a unas semanas en un convento de Guadalajara, donde Espronceda compuso el poema Pelayo.
Con dieciocho años se exilió voluntariamente a Lisboa , donde conoció a Teresa Mancha, a quien siguió hasta Londres. Tras un viaje a Holanda en 1828, se instaló en París, donde participó en la revolución de 1830, y entró en España con una expedición de revolucionarios, que fracasó. Fue desterrado y durante ese periodo compuso varias poesías y la tragedia Blanca de Borbón. Raptó a Teresa, a quien había vuelto a encontrar casada y con hijos, y marchó con ella a España (1833). Ella le inspiraría uno de sus poemas más hermosos: Canto a Teresa. Vivió la triple embriaguez romántica del amor, la libertad y la patria.
Al regresar, indultado, a España en 1833, tomó parte en otros pronunciamientos que le supusieron nuevas persecuciones. En un banquete pronunció un discurso satírico en verso, que hizo hablar a toda la corte, y fue desterrado a Cuéllar, donde compuso El Estudiante de Salamanca. Posteriormente inició una brillante carrera literaria, diplomática y política. Adquirió fama nacional a partir de 1836, cuando publicó La canción del pirata que, a pesar de su discutida deuda con Lord Byron, constituye el manifiesto lírico del romanticismo español con su intensa defensa de la libertad, la rebeldía religiosa, social y política. Ese poema y otros ya conocidos se recogieron en Poesías de don José de Espronceda, de 1840, donde junto a poemas que reflexionan filosóficamente sobre el destino humano, aparecen otros políticos y amorosos. Tras la muerte de Teresa (1839), realizó nuevas interpretaciones del amor, como ocurre en el famosísimo poema A Jarifa en una orgía, donde expresa desilusión, hastío, lamentación del placer perdido y rebelión contra la realidad de la vida, con un lirismo contenido que añade ritmos poéticos inéditos que anticipan la versificación modernista.
En 1842, el mismo año de su muerte ocurrida en Madrid, fue elegido diputado a Cortes por el Partido Progresista, donde dio muestras de una excelente formación política.
El estudiante de Salamanca, incluido en las Poesías, funde poesía dramática y narrativa, y es precursor del Don Juan Tenorio de Zorrilla, que incorpora elementos de la novela gótica inglesa. Cárcel, amor, crimen, dolor y muerte también aparecen en el inconcluso El Diablo Mundo, de 1840, un extenso poema cuyo protagonista es testigo de excepción de todas las tragedias y los destinos humanos.
Espronceda también escribió la novela histórica Sancho Saldaña, aparecida en 1834, el relato fantástico La pata de palo, de 1835, la sátira El pastor Clasiquino, de 1835, y muchos artículos y obras dramáticas, que la crítica considera decepcionantes. Sin embargo, algunas de sus poesías, como las citadas y otras más, siguen valorándose por su sinceridad y ritmo y no se considera un demérito que estén inspiradas, tanto en temas como en ritmos, en los mejores poetas románticos europeos.

Desde siempre, me inspiró esta tremenda poesia, de desesperaciòn y rabia...
(a foto corresponde a un cadro, un collage, do artista ARTURO TOLEDO, que ven de exponer no centro cultural do Ensanche, en Santiago de Compostela unha moi interesante e sorprendente mostra do que sabe facer.
Tratase dunha mostra en proceso, a partir de productos elaborados, nun collage trasgresor, e intimista, dos desechos da adolescencia. A exposicion titulase Desfeitos (1999-2004.)

miércoles, 10 de septiembre de 2008

CURROS ENRIQUEZ.


Ahí ven o maio de frores cuberto....

Pucheronse á porta cántandome os nenos;

i os puchos furados para min estendendo,

pedíronme crocas dos meus castiñeiros.

Pasái rapaciños calados e quedos;

que o que é polo de hoxe que darvos non teño.

Eu son vos o probe o pobo galego:

para min non hai maio,

para min sempre é inverno!

Cando eu me atopare de donos liberto

i o pan non me quiten trabucos e préstemos,

e como os do abade frorezcan meus eidos,

chegado habrá entonces o maio que eu quero.

¿Queredes castañas dos meus castiñeiros?..

Contádeme un maio sin bruxas nin demos;

un maio sin segas, usuras nin preitos.
Curros Enríquez


¿Non no recorda a canciòn de Andres Dobarro......????.

jueves, 4 de septiembre de 2008


Ella

extendiò suavemente su mano, casi atenazada por el miedo, temblando con un inocente deseo de esperanza.

Tomó con miedo de la de él la esperanza, los sueños, la fuerza necesaria para lanzarse al abismo de la vida

y juntos soplaron uniendo sus labios, al unisono la musica del eterno halito de las hadas....

El,

la mirò con descaro, sonriendo abiertamente, y fundiendose en un abrazo, le susurro al oido palabras calidas......

Te querré siempre sin pedirte nada a cambio.

D.Antonio----El Gran MAchado


Yo voy andando caminos

de la tarde la colina

dorados los verdes pinos

las polvorientas encinas.

¿A donde el camino irá?

Yo voy andando viajero

a lo largo del sendero

la tarde cayendo está.

En el corazon tenia

la espina de una razón

logré arrancarmela un dia

ya no siento el corazon

Y todo el valle un momento

se queda verde y sombrio

lamentando suena el viento

en los alamos del rio

Mi cantar vuelve a sonar

oscura espina soñada

¿Quien te pudiera sentir

en el corazon clavada?


----ooo---

Siempre que me siento, no se como decirlo bajo de animo, falto de interes, ausente de creatividad o sueños.....me viene a la mente, como un martillo sobre la cabeza de un clavo, este poema que lei y aprendi de niño. ....

Tiene un efecto balsámico sobre mi, la capacidad de relajarme ,actuando como un mantras....y la verdad es que no se porque, pero sea por lo que sea, me encanta repetirlo......Yo voy andando caminos.....De la tarde, los caminos,....dorados los verdes pinos. ¿Adonde el camino irá?. Yo voy andando, viajero, a lo largo del sendero.....la tarde cayendo està.