martes, 12 de septiembre de 2017

DE CONGOSTRAS E CORREDOIRAS.

Congostras dinse das vías ou camiños estreitos. Camiños de carro máis fondo ca o terreo que o rodea.
Congostra é un nome composto de tres sílabas. Como case que todas as cousas fermosas, misteriosas e  sorprendentes é do xénero feminino, o mesmo que corredoiras.
Nos tempos nos que aínda a "Santa Compaña", transitaba en tortuosa procesión buscando incautos os que agregar a súa peregrinase cara ningures, se non andabas lixeiro e atopabas terra santa baixo un cruceiro, ou no adro de calquera capela ou Ermida, cando se escoitaba a Letonia de morte dos que penaban e espiaban os seus pecados no limbo das fragas nas escuras noites dos outonos interminables e solitarios, corrías o perigo real de quedar atrapado para sempre naquela corda de presos do mais alá, mendicantes dun rosario, ou unha oración pola salvación das súas almas, negro betume.

Congostras e corredoiras polas que nas frías noites de plenilunio as bruxas acudían os aquelarres, cos trasnos e invocaban os demos dos avernos, cos que copular en salvaxe danza macabra de machos cabríos e sangue, no mais oculto das fragas.  
Aquelas Congostras e corredoiras, escuras, solitarias, empedradas de tristura e saudade polas que corría a auga libre, e  que coma misteriosas veas dun corpo descoñecido levaban os cristiáns dunha aldea a outra os días de Feira, os de festas de gardar e romaría, cando non de ir as mozas se trataba, desapareceron no arrebolar salvaxe dos novos tempos, nos que non gardamos lugar para a historia, os recordos, ou as palabras en forma de contos e lendas, o xeito mais  puro e duro de narración oral e cultura dos pobos.



Corredoiras de gaiteiros, pandereteiras  e festa, enlousadas de suor e traballo nos tempos de sega ou de sementar. Corredoiras de muíños onde moer o grao que levaban aqueles carros de madeira de buxo e eixe de ferro que cantaban enchendo os silencios do bosque, mentres subían ou baixaban tirados polos bois en triste monologo de pensamentos e contas dos homes de pel cheas de enrugas e curtida polo sol e o vento.
Aquelas congostras e corredoiras que recorrían estes homes duros e calados de si señor e respectuosa cabeza baixa diante do amo, e mulleres de bágoas en silencio e pano na cabeza, en branco e negro, coma as súas ilusións e esperanzas dunha vida mellor, que nunca chega.  
Congostras e corredoiras, de pingas de brétema e árbores espidos nos outonos, ou de follas de verde e auga cando os raios dos ceos traspasaban a espesura e desdibuxaban e fantasiaban a realidade xogando as agochadas no lusco fusco do día, ou tralo primeiro velo das noites humbrías, mentres as carricantas e as vagalumes alumeaban nas sombras dos taúdes .  

Congostras e corredoiras, sendeiros e camiños a nada, pasado esquecido e abandonado entre o musgo das pedras ennegrecidas, as arbores putrefactas, e os regatos e regos secos dia tras dias.
Congostras de silencio, de morte en vida, de sombras fuxidas, de furnas e furacáns que levaron aquel xeito de entender os homes e as bestas as fragas, a palabra, a madeira e a pedra da vida que vendemos.   

Angel Utrera. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

EL ESPANTO DE VIVIR.

Mucha gente cree, y está convencida de que la soledad  es el peor de los sufrimientos. Ya lo se. Pero, sin duda no es lo mismo estar solo, que sentirse solo.
Sentirte solo, no tener a nadie a quien recurrir en caso de enfermedad. Alguien a quien pedir ayuda cuando mas lo necesitas, para que cuide de ti o simplemente te preste apoyo o te escuche. Incluso morirse solo y que nadie te eche de menos. 

Tu cuerpo putrefacto, corrompido, momificado que reaparece al cabo de los años, sin que nadie, absolutamente nadie; familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, nadie se dé cuenta de tu ausencia, solo el banco reclamando el reembolso de las cuotas de tu préstamo impagadas. 



Quién sabe, si, tal vez sea lo peor, horroroso, desesperante sin duda.
Pero; Que decir de la destrucción y el hambre, del frío en los huesos y no tener donde refugiarse, de la sed que desgarra la garganta y hace padecer alucinaciones mientras tus músculos y tejidos se secan lentamente.

 De la ceguera permanente que llenan de sombras sumergiéndote en una obscuridad total, tus sentidos, hasta volverte loco. Que pensar del miedo que paraliza hasta nuestra  capacidad de razonar y reaccionar?. 

Que decir del horror de la guerra, del llanto de los que se ahogan, del pánico ante las llamas del fuego y no poder escapar?.
 O de la violencia del poderoso, del asesino, del violador anónimo?.
Alguien cree que mejor o peor todo este inmenso horror a la soledad?.

Todo esto y mucho más que puedas imaginar, resulta tan solo manifestaciones diferentes del dolor, el espanto de vivir, perdón quise decir morir.       

lunes, 28 de agosto de 2017

A REVISTA OLGA E O GRUPO POETICO "BILBAO".


A revista de Poesía Galega en Madrid,"OLGA"; nace do sentir dun grupo de poetas , co mesmo nome que a Glorieta onde se localiza o café que ialles server de acubillo; " Bilbao", quince poetas, que dende o ano 1996  ata o verán do 2015,se reunían no salón cheo de fume e calor de corpos daquel café aberto no 1887, co nome de "Café Comercial". Daquela glorieta de Bilbao, no Madrileño barrio de Fuencarral, polo que Eu pasaba as veces perdido no meu vagar dos poucos anos, soños e pensamentos mais ou menos negros, cun paquete de pipas de mirasol, no peto do meu pantalón de pana, dende o numero 120 da rúa Bravo Murillo ,onde vivia cos meus pais e irmans, ali mesmo ao pé do escalestrix dos Catro Caminos, cara a Gran Via e Sol, e volta pola cidade Universitaria, Moncloa, San Francisco de Sales, arriba, naquelas tardes de Sábado nas que a rutina dos estudios viase rachada a caida da tarde, por aqueles interminables meus paseos, que remataban sempre co bocata de calamares de cea, comprado nalgún daqueles bares de fritangas e chan cheos de merda, papeis manchados de grasa, cascaras e cabichas de cigarro, porque aínda non estaba proibido fumar neles.




O mais cerca que Eu nunca estiven daquel grupo de escritores e poetas que se reunían xa naqueles días, no Café Comercial, dos que por soposto non sabía nada en absoluto, era cando buscando algo, aínda que non sei moi ben que,aquel rapaz novo de pelo a lo afro que fun Eu, se acercaba a aquel local de Jose Luis, xa non me lembro dos seus apellido, sintoo: A Carcelera,  moi preto do barrio de Malasaña, que despois iase poñer de moda como lugar de copas, e movida, pero que daquela aínda resultaba bastante soso e tranquilo. 
Ali, naquel sotano, dende onde polas fiestras con reixas e barrotes de ferro podias ver pasar a xente na rúa,  mesmo podias participar nun curso de cinematografía, que tomarche un Fino Laina, ou un Tio Pepe, escoitando cante jonde ou flamenco, por cataores saidos Deus sabe de onde.



O Comercial, como case que todos os bares e cafés do Madrid mais castizo, onde os madrileños de sempre, facían gala xenerosamente mais da súa chulería, e pose ante a vida, mais ou menos chulesco, que coa retranca que nos atribuen os Galegos, abriase de par en par as rúas cunha daquela portas de torno xiratorio, que deixaba os fríos de fora, alá, en tanto gardaba o tipico cheiro doce das tertulias do café recen molido e fumeantes sobre as mesas de marmol branco, xa non os da post guerra, anos grises de fame, medo e odio, lousas e lápidas roubadas nos cemiterios, que a picaresca estivo e continua a estar a orden do día no noso Pais, pero aínda así cargadas de sentido, de historia e de palabras.

Ali ianse reunir estes homes e mulleres, saidos e chegados na diaspora, e refuxiados na capital do mundo mundial, a das Españas todas, para falar entre outras cousas de literatura e poesía, e anos mais tarde unha vez pechadas para sempre as portas do pasado, dun tempo e un espazo, nin mellor, nin peor, tan so diferente abren esta xanela maxica a través dunha revista de nome tan suxerente como cálido e sensual o mesmo tempo: Olga.











Benvidos pois a palabra, a reflexiòn, a historia de vida, esta mesma vida que vendemos, en forma de verso na que deixar pegadas de beleza, de sensibilidade, e medos e saudades, de tremores e esquecemento, de negruras e tempestades, benvidos o que Olga nos ofrece, dende xa, e van tan so tres numeros.
Parabens a Vicente Araguas, Luz Pichel, Manuel Pereira Valcarcel, Rafa Yañez, e todos os culpables desta fermosa aventura, cara as Itacas de cada quen.

Angel Utrera 

jueves, 24 de agosto de 2017

MICRO RELATOS CON SABOR A SAL..EN LA PANADERIA.

Iba Yo por el pan, (-Eso puede parecer carente de interés para vosotros, pero para  mi forma parte de mi rutina diaria, y es algo importante, porque como en el anuncio de la gaseosa, Yo sin pan no como)-, Pues digo, y empiezo de nuevo para los que han llegado tarde y se han perdido las anuncios de antes de las películas, los de seis y siete minutos entre corte y corte.
Iba Yo por el pan y me encontré con mi vecina, la del rellano del sexto, que además de estar como un tren es de Murcia, como Ninette, la de la obra de teatro, de Miguel de Mihura, ya sabéis; "Ninette y un Sr. de Murcia".
-Hola ¡.Que haces aquí?
...(La pregunta del millón, la estupidez de las estupideces, la estupidez al cubo, la estupidez elevada a la máxima potencia, que dicen los matemáticos y que nunca entendí porque en mis clases de bachillerato lo repetían machaconamente si ni Dios les hacía caso, entre otras muchas cosas: integrales, derivadas, logaritmos neperianos, todo eso que te amarga la juventud, tontamente y que cuando apruebas, ya nunca más vuelves a mirar.
Pues eso medalla de oro a la pregunta estúpida de la mañana,  cuando alguien tan ocurrente  imaginativo y simpático como Yo, capaz de bailar en la palma de la mano una sevillana a la pata coja, no tiene ni pajolera idea de que decir, mientras se pone del color de los tomates esos  mismos que ya no tienen sabor y a los que ahora dicen les van a inocular un gen para que vuelvan a saber a tomate, el de siempre, el de toda la vida, va y de repente se encuentra con su vecina, la misma de antes , ya os lo dije,  si esa que en las reuniones de la comunidad todos los caballeros como Yo, miramos de reojo y relamiéndonos como gato después de zamparse un buen trozo de bistec a la plancha con patatas, - las patatas mi gato las suele dejar, pero del bistec, como no andes listo no te deja ni el recuerdo, menudo ladrón está hecho, mas fino que algunos de los de puro y chistera, despacho de moqueta y puerta giratoria para recolocarse a dedo en una eléctrica de esas de los amigos y consejos de administración para pasar el rato y no aburrirse, ladrones de guante blanco, que se dice, no se muy bien porque, Yo no les veo ni guantes ni son blancos.
-Pues aquí comprando el pan. (Me respondió con una sonrisa de oreja a oreja, la susodicha del sexto G, al tiempo que recogía el cambio del mostrador de la panadería, manchado de harina, lo normal, en una panadería las monedas difícilmente pueden estar manchadas de mostaza, como los perritos calientes de los que me he tenido que retirar por culpa de un tal Colesterol, que se ha instalado en mi cuerpo, como un okupa en el bajo de unos grandes almacenes abandonados, y de los que nos enseñan en los telediarios entre porrazos y mangueras de agua a presión de la policía justiciera y protectora siempre vigilante.
Antes en los Tebeos aquellos que Yo cambiaba de a peseta y dos nuevos por uno viejo ya leìdo, después les empezaron a llamar comic, siempre estamos jodiéndolo todo, el pobre Carpanta vivía debajo de un puente y nadie se metía con él, pues digo Yo que sería un prototipo de Okupa de los de ahora, y no pasaba nada).
La verdad de la buena la mejor, a pregunta estúpida como la mía, respuesta de nota, Sobresaliente cum laude por la Sorbona de Paris, en lenguas muertas. Hay que joderse ¡Pues no vas a estar en una panadería probándote un bañador, vamos digo Yo, que para esas cosas sí que soy un lince.
-Adiós. (Le digo en el culmen de la originalidad, y aún no recobrado mi natural color moreno del Caribe, como los limones del desodorante, uhahahhhh frescor salvaje¡¡¡¡).
-Hala tú hasta luego. (Tengo que reconocer que ella, mi vecinita del sexto G, es muy moderna. Tan moderna como los móviles de ultima generación, como el botellón de los fines de semana, como el Camino de Santiago por etapas y taxi que te lleva las mochilas. Desde luego que sí, es más heavy que los del metal ese, pero que quieres que te diga. ¡Qué buena está ¡,claro que eso no es solo merito de ella, digo Yo que algo tendrá que ver en el asunto la herencia, y la selección de la especie, como explicó el tal Darwin, aquel gran Luterano que por primera vez afirmó que el hombre desciende del mono, y no veas la que se armó, el hombre del mono y la mujer de una costilla de Adán, y desde entonces  aquello del Hombre y el oso cuanto más feo mas horroroso. Si en aquellos tiempos llego a vivir Yo, no se lía semejante follón, solo con que me hubieran mirado, ya habrían llegado a la misma conclusión y sin tantos estudios de campo y laboratorio...).
-Que te doy? Era la panadera, que me sacaba finalmente de mis elucubraciones perdido en el túnel del tiempo por el que me había adentrado en pos de las curvas peligrosas del trasero de mi vecina, la mirada fija en el techo, por cierto que no le vendría nada mal una mano de pintura y las manos en los bolsillos, un día de estos tengo muy seriamente que plantearme dejar de fumar, con esa tos que me entra al levantarme...
- Que? Ah¡¡¡.Si. Dame la barra pequeña.
Le pagué con el euro que al colocarlo sobre el mostrador  se fue a tomar por  saco debajo del armario del pan, y salí con la urgencia del que sabe que lleva escrito en la cara el ridículo.
Desde entonces no volví a aquella entrañable panadería de mi barrio donde el pan era de harina bien amasado y horno de leña, con olores a pan recién cocido y conversación amena, todo por el mismo precio y empecé a comprar en el súper de los demonios una de esas baguettes mas chicle que pan. Pero por lo menos me libré de las tentaciones y sueños húmedos y ya no tuve que acudir al viejo y apolillado confesionario de Don José, mas sordo que una tapia, y que me daba la absolución sin enterarse de nada, a confesarle mis pecados.

Menos mal.   
Angel Utrera

  






martes, 22 de agosto de 2017

CRONICA DE UN HOMBRE BUENO . (ALEXANDER VÓRTICE)

"Aquel que desee visitar el circo de los espantos solo debe mirarse al espejo  y esperar una contestación.....
Son pocas las personas que escuchan la llamada de lo indispensable y siguen el camino que les ha llevado al punto exacto donde habita la verdad (un templo de sal  en medio de la laguna donde se forjaron las ilusiones de aquellos entes que anhelan mantenerse firmes ante la duda que les aleja del conocimiento).

Esos hombre y mujeres suelen habitar en lugares apartados, padeciendo la mayor de las soledades por motivos de supervivencia o simplemente por motivos de desengaño. Con demostraciones poco recurrentes pero necesarias, pasan por la vida, y muchas veces son señalados por el ganado que las rodea, otorgándoles la etiqueta de raros, idos  o desquiciados.
Y peso a esto, siendo conocedores de lo que no se ve fácilmente, en ocasiones son capaces de mostrar felicidad".
Crónica de un Hombre Bueno (Alexander Vórtice).

Sirva de introducción este breve texto, para explicar el juego duro, de auto reflexión en el que el Autor se sumerge desde el primer párrafo de su obra, sin contemplaciones ni tapujos, e un dialogo moral en el que las dudas, los temores, lo invisible y el horror visible y cotidiano de nuestro entorno, nos golpea hasta el KO, sin conmiseración, ni desmayo.
Seres nacidos del egocentrismo, de la perfecta putrefacción de la insatisfacción y el desencanto, que exponen sus normas como moneda de cambio, sin vergüenza: la injusticia, el egoísmo, la falta de respeto por el medio y nuestro mundo que agotado se desintegra y en medio del caos, un hombre solo, un hombre justo, un hombre bueno tal vez, en una continua reflexión consigo mismo, y sus contradicciones, en un debate agotador entre vivir o morir, entre la ausencia de esperanza o el futuro, entre el lamento el arrepentimiento y la inacción, o el convencimiento de que solo actuar y combatir contra sí mismo, y todo, puede tener como justificación final un nuevo orden quizás mejor, quizás peor, pero sin duda diferente.
"....El joven era plenamente consciente de que su cuerpo estaba situado en el mundo de los sueños, un lugar solo descifrable por aquellas personas que reniegan plenamente de la realidad que les haya tocado en suerte."
Hombre luz, en medio de esta oscuridad de un mundo que se extingue, como la llama de una antorcha, como el cabo de una vela, como la ilusión, los sueños y las esperanzas, del hombre en el hombre.


"Los seres sin sombra son entes inmateriales que jamás alcanzaron  comprender al ser humano, por mucho que lo intentasen, por mucho que se adentrasen en sus actos equivocados procurando respuestas."
Quién sabe, si Alexander tan solo camina, deambulando como borracho insomne buscando el sentido de lo absurdo, por los senderos de Locke, por los vericuetos y laberintos del propio "hombre lobo para el hombre", locución con la que Plauto en su obra Asinaria, ya nos marcaba las pautas de lo que la filosofía siglos más tarde, por boca de Jean Jaques Rousseau, o el mismo Thomas Hobbes, o Althusser nos iba a descubrir con absoluta crudeza; el egoísmo como autentico y único motor de la sociedad, la invención del amor, como un placebo un soma que de felicidad y encandile al ser humano .
  La especie humana es única en el reino animal, ya que no hay correspondencia entre su dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa. Somos la especie más peligrosa del mundo no porque tengamos los dientes más grandes, las garras más afiladas, los aguijones más venenosos o la piel más gruesa, sino porque sabemos cómo proveernos de instrumentos y armas mortíferas que cumplen la función de dientes, garras, aguijones y piel con más eficacia que cualquier simple mecanismo anatómico. Nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura, no la anatomía.

 Posiblemente Alexander Vórtice, en su reflexión esférica y continua encuentra, por lo menos busca honestamente, una puerta a este laberinto de Teseo, y esta Crónica de Un Hombre Bueno, sean como las alas de cera de Ícaro, claro que si éste se empeña en volar en dirección al Sol, no tendremos salvación.

"Un mundo absolutamente empobrecido fue lo que se encontró Balzak cuando salió a la calle al tiempo que sentía el abandono de los criterios que nos concedes orden y justicia".

Las dudas, el terror, los mundos invisibles que habitan a nuestro alrededor y las conspiraciones que intentan acabar con toda la humanidad son los argumentos básicos de esta trama ambientada en un mundo que llega a su fin entre los lamentos de la mayoría de hombres y mujeres y la lacónica esperanza de un hombre bueno que se debate entre vivir o morir con el resto de sus semejantes”.

En definitiva una obra compleja, plena de citas, de reflexiones, y de actos de contrición, de desnudar la mente, y el corazón, y dejar que este "Hombre Bueno", tal vez escriba su crónica y sea su salvación, desde luego la nuestra será no quedar impasibles ni indiferentes ante las paginas y la lectura de este libro de pensamientos, negros oscuros, pesimistas o quién sabe, depende; como el cuento de la botella: Para unos medio vacía, para otros medio llena. 
"Justo en el momento que se alejaba, de aquel admirable vergel sospechó que todo estaba a punto de comenzar de nuevo ya que los círculos nunca lucen aristas".
Al final, Alexander nos deja entreabierta una de las hojas de una puerta cualquiera que nos debe conducir al otro lado, si tenemos el valor de traspasarla, pero quién sabe si sobre el quicio de la misma, nos habrá colocado alguna sorpresa que al empujarla se nos venga encima sorprendiéndonos, tal vez, sin duda será una buena oportunidad para sorprendernos nuevamente en su próxima obra, pero eso ya es otra historia.
"-¿Y como podré Yo librarme del fin de los tiempos si no soy más que un ser de carne y hueso, una sensatez como otra cualquiera... ?"


Angel Utrera.


Alexander Vórtice (Pontevedra, 1979), es poeta, columnista, escritor y colaborador en "Diario de Pontevedra", PontevedraViva.com, la revista literaria “Hablando con Letras” y en diversos blogs literarios tanto en España como en Sudamérica.Sus obras publicadas hasta el momento son 'Destilería Ocaso' (2004), 'Neurosis Tremens' (2005), 'Material de Soños' (2008), 'Dios y Otros Superhéroes' (2013), "Atrofiadas as Estrelas" (2015) y “Crónica de un Hombre Bueno” (2016).


jueves, 13 de julio de 2017

E DIS QUE NON COÑECEDES O PIYAYO...??

EL PIYAYO.-
De entre os recordos da miña nenez, rescato a imaxe do meu pai diante de aquel magnetofón de forma de libro con dúas bobinas entre as que se enrrollaba a cinta na que quedaba gravada a voz, e o micrófono tan so a un palmo da súa boca recitando aquel poema do Piyayo, do poeta Jose Carlos de Luna.
  ¿Tú conoces al "Piyayo",
un viejecillo renegro, reseco y chicuelo;
la mirada de gallo
pendenciero
y hocico de raposo
tiñoso…
que pide limosna por "tangos"
y maldice cantando "fandangos"
gangosos?
¡A chufla lo toma la gente
y a mi me da pena
y me causa un respeto imponente!
Ata a su cuerpo una guitarra,
Que chilla como una corneja
Y zumba como una chicharra
Y tiene arrumacos de vieja
Pelleja.
Yo le he visto cantando,
Babeando
De rabia y de vino,
Bailando
Con saltos felinos
Tocando a zarpazos,.
Los acordes de un viejo"tangazo"
Y, a sus contorsiones de ardilla,
Hace son con la sucia calderilla.
¡a chufla lo toma la gente
y a mi me da pena
y me causa un respeto imponente!
Es su extraño arte
su cepo y su cruz,
su vida y su luz,
su tabaco y su aguardientillo…
y su pan y el de sus nietecillos:
"churumbeles" con greñas de alambre
y panzas de sapos.
Que aullan de hambre
Tiritando bajo los harapos;
Sin madre que lave su roña;
Sin padre que "afane"
Porque pena una muerte en santoña;
Sin mas sombra que la del abuelo…
¡poca sombra, porque es tan chicuelo;
en el altozano
tiene un cuchitril
¡a las vigas alcanza la mano;
y por lumbre y por luz, un candil.
Vacia sus alforjas
Que son sus bolsillos,
Bostezando los siete chiquillos,
Se agrupan riendo.
Y entre carantoñas les va repartiendo
Pan y pescao frito,
Con la parsimonia de un antiguo rito:
¡chavales!
¡pan de flor de harina!
Mascarlo despasio.
Mejo pan no se come en palasio.
Y este pescaito, ¿no es na?
¡sacao uno a uno del fondo del mí!
¡gloria pura él!
Las espinas se comen tamié,
Que to es alimento…
Asi….despasito.
¡no llores, Manuela!
Tu no pués, porque no tiés muelas.
¡es tan chiquitita
mi niña bonita!..
así, despasito.
Muy remascaito,
Migaja a migaja, que dure,
Le van dando fin
A los cinco reales que costo el festín.
Luego entre guiñapos durmiendo,
Por matar el frío, muy apiñaditos.
La Virgen María contempla al "Piyayo"
Riendo
Y hay un Angel rubio que besa la frente
De cada gitano chiquito.
¡A chufla lo toma la gente!…
¡A mi me da pena
y me causa un respeto imponente!


Pero quen foi o personaxe daquel poema, o famoso Piyayo?.








 Rafael Flores Nieto coñecido como El Piyayo, veu o mundo en Málaga," la bella,  tierra de la morería con  sus dos mil quinientas tabernas y una sola libreria" , segundo conta a letra da copliña popular , o dia un de Maio do ano 1855, no populoso barrio, xa desaparecido do "El Perchel", preto do río Guadalmedina, entre labirintos de calexas, rúas empedradas en mexos de gato e  o típico cheiro de bacallau rancio e coliflor cocida en pucheiros de cobre con cu cheo de remaches, escaleiras de madeira, patio de comadres, fame e miseria e sombras e escuridade, e xogos de nenos e grandes.
 Foi un  celebre cantaor e guitarrista flamenco de orixe Xitano e moi  popular na fermosa cidade da Alcazaba que  pasou os seus días entre a súa vocación pola musica e as vendas  como ambulante de quincaya e outras cacharreira , e abandonounos para sempre un 25 de novembro no ano 1940, os 85 anos de idade ,ao parecer por mor da arterioscleroses, que levouno definitivamente a tumba .Un artista que, ademais entrou por dereito propio na historia do cante flamenco como creador do que algúns espertos e entendidos chaman "tangos de Málaga".
Daquela Málaga do Piyayo, xa nada ou moi pouco queda, salvo a historia, os versos dos poetas, as crónicas dos xornais conservadas nas hemerotecas e algunha que outra construción  como a coñecida imaxe do Cristo dos Xitanos, do escultor Juan Vargas.
Pero sen dubida a impronta desta vea artística marcou a moitos dos nacidos entre as escuras rúas e vellas casas do citado Perchel como o mesmo Piyayo, que rebulían de vida a ledicia, palmas por solea e lamentos de guitarras nas festas das Cruces de Maio, entre arrecendo de viznagas e jazmines, e requiebros e segredos de namorados apostados as sombras  dos patios e reixas de ferro, nun quero pero non podo de escándalos e moralina barata que tanto mandaba no costume e moral estricta da sociedade daquel entón, na que todo era pecado e case que todo estaba prohibido. 
Durante os seus anos mozos, obrigado a cumprir o servizo militar, embarcou rumbo a illa, colonia aínda Española, de Cuba, onde tivo a mala sorte de ter que combater na famosa guerra  contra os americanos, despois da coñecida artimaña do afundimento do mercante Maine que deu lugar a declaración de guerra por parte dos Amarícanos, ansiosos por desaloxarnos da illa.
No hai datos fiables salvo algunha letra das súas copliñas de que padecera prisión durante algún tempo ata que foi liberado polas autoridades americanas xa vencedores do conflito armado que eles mesmos tiñan provocado, e regresou a súa añorada Málaga, a que xa nunca mais ía abandonar.
De regreso a súa cidade natal, se lle podía escoitar e ver polos cafés e tabernas como o do pasaxe de Chinitas, que anos mais tarde habería de inmortalizar Federico Garcia Lorca, dos baixos fondos e barrios populosos de Málaga e o seu porto, guitarra en ristre entoando as súas coplas con ese típico son guajiro posiblemente aprendido dos Cubanos, a cambio dun vaso de viño, e unhas moedas coas que ir tirando con dignidade na vida e na arte.   
Segundo consta no rexistro civil, o Piyayo, chegou a contraer matrimonio aínda que ao parecer pouco durou aquela unión coa Chunga, xitana coma el que pasaba o tempo vendendo roupa,cintas de cores e refaixos e que o abandonou en pos de mellores oportunidades, polo que aquel algún tempo mais tarde uniu o seu destino, ao doutra xitana de alcume La Hampona, malagueña coma el, do Rincón de la Vitoria, naquela época pequena vila de pescadores, nos que o chopo e o arrastre da sardiña eran o único medio honrado de gañarse a vida, nunha sociedade de señoritos e hampones, na que a economía baseábase no comercio  de produtos chegados de ultramar "ultramarinos",e  o traballo e labores do campo; a aceituna, e a produtos típicos dos cortijos da serranía e montes de Málaga.   
Ata aquí o que puiden coñecer por datos biográficos contrastados e coñecidos da historia deste Malagueño, o malo de ler a súa historia e contrastar co poema e que o Pipayo do que fala o autor e poeta Jose Carlos Luna e que tanto emocionaba o meu pai cando o recitaba de corrido e de memoria, sen titubeos nin lagoas, ante aquela gravadora, en cuxa cinta aínda hoxe permanece atrapado, deixándonos  os rapaces, nos os nenos, cos ollos de par en par,   é que este se permitiu unha serie de digamos "Licencias de autor", que francamente dan unha imaxe totalmente distorsionada e falsa do cantaor.  
Así resulta que o Piyayo, nunca viviu no Altozano, nin puido ter netos, xa que non tivo fillo ningún. Tampouco o seu aspecto físico corresponde co que o poeta describe no poema, que nin foi borrachiño, nin provocou a chufla e broma da xente, que moi ao contrario respectaba a súa arte e o consideraba un bo cantaor de flamenco cun estilo propio.
De calquera xeito, e sexa coma sexa, o poema resulta ben fermoso entrañable, e porque non aínda que non correspondera co autentico Piyayo, sen dubida que se buscamos na historia de Málaga, sen ter que rebuscar moito, atoparemos mais de un xitano, coa súa guitarra, da que puidera sacar a inspiración o poeta malagueño, provocando o noso agarimo mais entrañable e cheo de saudado por un tempo e unha forma de vida que non foi nin mellor nin peor, tan so diferente da actual, e que nunca mais vai regresar.

Angel Utrera.




.


jueves, 22 de junio de 2017

AS MARIAS DE COMPOSTELA UN BERRO DE LIBERDADE.

"AS DUAS MARIAS UN BERRO DE LIBERDADE"
Aínda hoxe polas rúas de Compostela, esta cidade máxica onde para algúns a chuvia transformase en arte, podes atopar xente que as recorda camiñando  erguidas, desafiantes, coa ollada perdida na distancia, extravagantes no seu vestir de cores rechamantes e cun maquillaxe en demasía estridente, de po de arroz e carmín vermello nos beizos, collidas do brazo de ganchete, imperturbables, fixera frío o calor,  chovera ou raiara o sol, a hora do paseo infalibles amabas as dúas, As Dúas Marías, saían da casa a devagar por entre   as rúas e rúelas da súa cidade.
Pero o que moitos nos chegaron a coñecer deste símbolo carnal  contra a represión e o odio, foi a historia destas dúas mulleres, marcada polo medo, a tolemia da que se apoderou ao noso Pais, antes e sobre todo despois da nosa contenda armada, a dos militares levantado en armas contra o poder legalmente constituído da República, e que como ben sabemos rematou con mais de corenta anos de ditadura, represión, cárceres,exilio e bágoas, moitas, moitísimas bagoas sorbidas entre a rabia, a pena e o temor a seren o próximo que quedaba para sempre nunha anónima fosa ao pé dun cemiterio calquera, pu na cuneta de calquera estrada, cun tiro na caluga.
As irmás,Coralina e Maruxa, de apelido Fandiño,  mais coñecidas como As Dúas Marías,foran vítimas da rabia dos falanxistas, os camisas azuis, o santo e seña Jose Antoniano do fascismo preludio da guerra Civil, e triste realidade durante e despois da mesma, polo seu fanatismo e desmedido odio, dos que coma moitos tiveron que soportar vexacións, ridículo, represión, violencia machista e todo tipo de maltrato nos interrogatorios e detencións que unha e outra vez se sucederon para sonsacarlles o parádeo dos seus irmáns, fuxidos co estalido da guerra, posiblemente a Portugal, e que segundo parece eran elementos comunistas, sen dubida obreiros sen mais, pero para estes valentes cun arma nas mans, elementos subversivos que era preciso erradicar inmediatamente.











O caso foi que o souberan ou non, elas nunca desvelaron o agocho dos irmáns, a pesaren das burlas, e condenas e o  acoso, e escarnio popular a que foron sometidas , entre o silencio cómplice dos veciños e amigos, por medo, sempre o medo, ante o que tan so quedaba o orgullo e a resistencia calada.
Elas encarnaron deste xeito ese mesmo berro de liberdade que moitos non foron quen de entoar, malia todo malviviron de pé e preferiron soportar as burlas e as miradas de esgallo, e non baixar a cabeza ou suplicar de xeonllos unha compaixón e un perdón que non precisaban e desprezaban abertamente na cara dos seus verdugos, os vitoriosos vencedores sobre a morte e a rabia.  
Para algúns remataron tolas, para outros tan so representaban ante un escenario inmenso,-a vida das nosas rúas-,  sexa como sexa a realidade é que as súas vidas quedaron rotas e marcadas para sempre os vinte anos, cando unha e outra vez, entre risas, berros, golpes, violencia  e moito odio, eran sacadas da súa casa, golpeadas, espidas a vista de todos, e paseadas publicamente para que confesaran o que posiblemente non coñecían, onde se atopaban os seus irmáns, tres de elos  membros  do sindicato anarquista CNT.
Costureiras de profesión, o mesmo ca nai,  tiveron que deixar o traballo ao faltarlles  os clientes, que por medo a significarse dándolles traballo a xente perigosa, deixaron de levarlles a roupa a coser. Foran en total once irmáns, todos obreiros e evidentemente "parias  da terra", como lembra a letra da Internacional, cuxo único delito fora aspirar a unha vida mellor, mais xusta e mais libre, e o empezar  a guerra civil  foi para elas o final das súas anónimas vidas para entrar na historia e lenda dunha cidade que aínda hoxe as recorda con agarimo .
Durante anos viviron da caridade e do pouco que ían conseguindo de aquí e de ala, das axudas dos comerciantes onde ían comprando  o que precisaban e das esmolas que anonimamente a xente deixaba para elas nestas tendas daqueles anos grises da fame e o medo, practicamente así durante dez anos, ata mediados os anos corenta nos que finalmente as autoridades se esqueceron delas, e as deixaron vivir en paz, aínda que para algúns xa tolearan para sempre por mor dos malos tratos, humillacións, violacións, e outras torturas físicas e psicolóxicas, aínda que nada hai comprobado documentalmente, porque elas xamais denunciaron nin presentaron ningún tipo de protesta ou queixa .
Que nunca fixeron mal, e a solidariedade e o agarimo dos veciños fora real, o puxo  de manifesto o temporal, que ala polos anos 6o tiroulles o tellado  as da casa Fandiño, xa que para amañalo abriuse unha suscripción popular, na cidade, recadándose mais de dous centos cincuenta mil pesetas das de entón, como conta  no seu documental A Verdade das Marías, Xosé Rivadulla Corcon .No documental que hai uns anos filmou coa participación e testemuñas de  Encarna Otero, Xosé Luis Bernal o Dionisio Pereira.
No ano 1980 falece Maruxa a mais desenfada e descarada,  e Coralia   sempre mais calada e tímida, ao quedar soa tivo que marchar   a vivir con outra das súas irmáns a A Coruña, cidade a que nunca íase acostumar. Morreu  tres anos máis tarde " despois de preguntar e preguntar cal era o camiño de volta a Santiago que quería marchar a súa casa".
Rescato un comentario lido hai tempo no face, de Angeles Vazquez, a quen non teño o gusto de coñecer, que me resultou sumamente significativo do que para a xente anonima das rúas, veciños de Compostela, coñecidos e amigos invisibles foron estas duas fermosas mulleres
Angeles Vazquez ¿Las recuerdas? Yo sí.
Recuerdo verlas pasar mientras jugaba en el portal de casa. Con sus vestidos coloristas y sus caras maquilladas.
Recuerdo el pelo negro negrísimo de la una y el pañuelo de la otra ,caminando juntas, agarradas del brazo en su paseo diario.
Recuerdo que vivían , malvivían en el Espiritu Santo,aunque para mí siempre fue en la Calle de Abajo, frente a la fuente, en una casa con puerta de madera que siempre estaba cerrada.
No molestaban a nadie, pero eran el blanco de los insultos de los niños del barrio…pero no del mío.
Quizás por eso, cuando me veían sola me saludaban amablemente y hasta se interesaban por la salud del muñeco del carricoche.
Por eso , y por la confianza que en su día llegaron a tener con mi madre.
Yo nunca entré en su casa. Nadie entraba. Pero ella sí.
Sabiendo de las necesidades que pasaban , algunos vecinos dejaban víveres pagados en la de Teresa, el ultramarinos de frente a mi casa. Mi madre no, mi madre preguntaba si tenían algo pendiente de pago (que siempre era muy poco) y se lo pagaba.
Otras veces, si en mi casa había caldo , cogía una pota pequeña y se lo llevaba.
Aquel caldo debía saberles a gloria bendita, imposible de cocinar en una lareira con maderitas de cajas de fruta.

Una vez fui yo la que les llevé comida, creo que eran empanadillas. Pero fue una vez sola, y no porque me diese ningún tipo de reparo , sino por ellas.
Coralia , un día le dijo a mi madre que por favor , no mandase a la niña, que los niños “son muy malos”.
Y desde entonces, la niña no fue más.
Cuando la hermana mayor enfermó, mi madre les llevó mantas y un radiador, que les costó aceptar porque tenían miedo a no poder pagar el recibo de la luz…
Ahora dicen que estaban locas.Y antes se lo decían a la cara.
Pero no estaban locas.
Me molestaba que lo dijesen cuando yo era niña... Y ahora me molesta todavía más.