miércoles, 21 de agosto de 2013

RECORDOS DUNHA TARDE......



  
Lembro aquela tarde gris
pintada de outono coma
nos meus soños 
en branco e negro
de follas murchas
o desencanto,
coma as miñas ilusións
incendiadas co viño agreo
e a soidade das rosas sen espinas
e o recendo despois da chuvia.
Lembro aquela tarde
arroupado polo silencio da fraga
Eu comigo mesmo nun lamento suave
que me traía aqueles soños infantís
paso a paso
coma un somnámbulo invisible.
Lembro aquela vez
coma a derradeira fuxida
recorrendo  o meu pasado pola sendeiro
dos ausentes e esquecidos
que xa  primeiro ca min
foron cara o inverno
amosándonos o noso destino.
Lembro o vento nordés
a friaxe na face e o vao do meu alento xeado
tras o murmurio dos piñeiros escandalizados
dos nosos bicos doces
e a túa man entrelazando a miña…..

lunes, 19 de agosto de 2013

VEINTICINCO MAS UNA PREGUNTAS ABSURDAS EN BUSCA DE RESPUESTA......


  -¿Por qué cuando dando un paseo por el campo vemos un grupo de vacas en un prado comiendo hierba, alguien dice siempre-
-mira vacas?

-¿Por qué cuando llegas ante una puerta cerrada con un enorme cartel que te dice
    -----empuje para salir
Siempre tiras hacia adentro.
Naturalmente como somos animales de costumbre ocurre lo mismo a la inversa..

-¿Por qué siempre que alguien me está explicando algo tiene que preguntar…?
--Me entiendes???
Lo lógico seria decir …¿Me he explicado bien?

--¿Por qué siempre que estás en la ducha con el pelo enjabonado de champú y los ojos cerrados para que no te irrite la espuma, al intentar coger la pastilla de jabón de la jabonera, se nos escurre entre los dedos y se va a tomar por saco….?

--¿Por qué la nieve es blanca, y el carbón negro?.  ¿El fuego quema y el frío congela?
Seguramente nos daría igual si fuera al revés.

--¿Por qué el agua de mar está tan salada?
Conocí a un tipo, bastante curioso, por cierto lleno de contradicciones. Para más señas pescador de oficio. No había aprendido en su vida a nadar. Le tenia tanto miedo al mar, tanto miedo a naufragar y acabar en una isla desierta sin agua dulce para saciar la sed, que siempre que embarcaba para hacer una marea, metía en el petate varios paquetes de azúcar, por si llegado el caso tenia que beber agua salada, endulzarla un poco.

--¿Por qué siempre que escribo a maquina, mi cabeza le dicta a mis dedos unas letras y nunca aparecen en el papel en el mismo orden en que las fui pensando?

--¿Por qué cada mañana en el bar de siempre, pido un café con leche de desayuno y todos los días invariablemente me quemo la lengua?

--¿Por qué todos los años, la misma rutinaria ceremonia; sacar del armario la ropa de verano cuando empieza el buen tiempo, para probarmela, si ya se de sobra que nunca me sirven los pantalones?
Una de dos, o tomo medidas y me pongo a régimen para adelgazar o cambio de pantalones.

--¿Por qué una vez al año tengo que celebrar mi cumpleaños?

--¿Por qué las bombillas se funden siempre al encender el interruptor de la luz y nunca cuando están apagadas?

--¿Por qué el martes trece va a ser un mal día?

--¿Por qué todo el mundo admite eufemísticamente que hay un humor típicamente Ingles?
¿Qué pasa pues, es que no tienen sentido del humor los Keniata, o los Maories, o los Esquimales del polo? A lo mejor es que no saben lo que es un chiste y nunca se ríen. A lo peor no tienen motivos para reirse, no como estos hijos de la Gran Bretaña que llevan siglos de practica, rièndose de todo el mundo. 


--¿Por qué siempre que dos personas están conversando si una empieza a lamentarse de lo que le duele la espalda, o que si le han encontrado el colesterol alto en el ultimo análisis que se acaba de realizar y los triglicéridos por las nubes, o que se Yo, cualquiera otra enfermedad,  el otro responde invariablemente con una letanía interminable de dolencias y achaques, por supuesto mucho mas graves e importantes que los que le acaba de referir el compañero?

--¿Por qué siempre que tienes prisa y andas apurado conduciendo, con el tiempo justo para llegar a una cita importante, te detiene la guardia civil?

--¿Por qué siempre que duermo mal, me levando tan cansado?

--¿Por qué me sienta mal comer dos platos de callos bien picantes, si me encantan?

--¿Por qué tengo que bostezar aunque sea una grosería y una falta de educación, cuando tengo sueño, o estoy famélico, peor aún de aburrimiento?

--¿Por qué me gusta el cine con locura, si se que es una enorme mentira, una fabrica de sueños imposibles, en continua quiebra y suspensión de pagos, con concurso de acreedores incluido?

--¿Por qué la realidad supera siempre a la ficción?

--¿Por qué me dan tanto asco los tipos duros?

--¿Por qué siempre hecho de menos lo que no tengo, añoro lo que he perdido y abuso de lo que debería hacerme moderadamente feliz?

--¿Por qué compramos miles de inútiles cosas que no nos sirven para nada mas allá de la primera vez que las usamos?

--¿Por qué la rueda la inventaron redonda?

--¿Por qué la fruta ya no tiene aroma, ni la carne sabor, ni el pescado la frescura salada del mar? ¿Por qué nos están envenenando lentamente y quitándonos la vida poco a poco y nadie dice ni hace nada?

--¿Por qué no tengo respuestas para tantos y tantos porques…..?






martes, 13 de agosto de 2013

PREGUNTAS SIN RESPUESTAS.......


Crecer es hacerte cada vez preguntas más difíciles de responderte a ti mismo.
Hacerse adulto es olvidarse poco a poco de todas las preguntas para las que no encontraste respuesta durante tu vida, aquellas que tanto te inquietaban de niño y que ahora has olvidado.
Cada vez que te sientes desolado buscas la compañía de alguien amado y como el perro solitario que deambula husmeando las esquinas en  la noche nevada y fría de invierno, marcando con su orina el territorio recorrido, sin encontrar acubillo ni refugio, solo con la compañía de su sombra negra por delante, proyectándose sobre el hielo de la calle, bajo el cielo estrellado, como si quisiera también escapar de el, te mueves en la oscuridad de tu fracaso mendigando una caricia, un abrazo, el calor de un cuerpo extraño .
A lo lejos escuchas alguna tos de borracho vagabundo, el rumor del mar, el viento abatiendo una ventana mal cerrada, y el chirriar grotesco del último tranvía entrando en las cocheras; fin de trayecto, ultimo viaje y destino acordado contra el pago de unas monedas.
Y mis pasos en silencio como única compañía hacia el mañana.
Quizás amanezca de nuevo un día mas que me aleje del pasado y mis recuerdos.
Y entre tanto la niebla viajera lo envuelve todo y el frío intenso me congela, me hace insensible, me libera de las peguntas entupidas sin respuesta y me esconde de la vergüenza ajena y la mentira.