jueves, 28 de enero de 2010

NANA DE LA NIÑA MORA..

Nana de la Mora Niña

La luz

se baña en su alcoba

al alba , la niña mora.

Al alba la mora niña.

El cristal de la ventana

refleja la sombra que escapa.

La niña mora

asustada llora sola.

La mora niña,

sola esta, desnuda sobre la cama.

En la campiña se despereza

la niña mora,

y el rocío de la noche

mientras el aire huele a pan de horno,

la mora niña peina su pelo de estrellas.

Y al amanecer

con un beso blanco

Yo te rescataré para el amor

niña mora.

Mientras soñando tras la luna

me fugo

montado en la cola de un cometa

después de robarte el deseo

niña de mis recuerdos.

Despierto me voy

sin un destino fijo,

mientras que a tu puerta

la noche llama

detrás de la montaña

donde el sol se esconde

para no ver

la vergüenza desnuda

de la niña mora.

Que si que si

despiértate de vez,

Mora niña

Que no que no

Que no quiero saber

Que en el sueño escondido sigo.

Ya no me duele su desamor,

ni las mentiras robadas.

Y la noche fué testigo,

de cómo aquel,

inoportuno ladrón,

la inocencia de mi niña mora

que dormida ,atesoraba

escondido en el corazón

se llevó sin recato ni pudor.




jueves, 21 de enero de 2010

MARIA JOSE MURES..






Con tu mano

Lento pero no por el cansancio

O fue un sueño…ser Venus en el país de Peter Pan donde, de los sueños, volver no quiero, estar contigo en todas las vidas planeando en tu cuerpo

que sin batir las alas

me hace volar como ave.

Enredo con sentido de cuerpos

Hacia el vértice de tus muslos.

Y quedar así, con tu mano en mi pecho.

vIvencia que atalanta

Ella durmió desnuda pero…

a quién contarlo que no la tomen por…,las putas duermen desnudas, como yo,

―como ella, quise decir―.

Ellas se desnudan pero no duermen,

hay una pequeña diferencia,ellas se van,

y Ella quedó sin cliente dormida,

ambas hicieron bien su trabajo,

una sobre todo

la que bajaba la mano

como una araña sin hilo

buscando su sexo

y su cuerpo se tensaba

como el arco que salvó a Penélope..



Cuando

Qué piensas cuando callas

cuando sin decir nada

pareces decir todo

qué tienes en los brazos

que si los aduncas

y me abrochas

rebosa mi tranquilidad.

Qué tienes en la mirada

que parece preguntar

¿por qué no ahora?

María José Mures

Nace en Fernán Núñez, Córdoba, el 4 de abril de 1970. Es diplomada en Educación Especial por la Universidad de Córdoba y habilitada en Educación Infantil por la UNED. Es Máster en logopedia en Rehabilitación de los trastornos del lenguaje y el habla por la Universitat Politècnica de Catalunya.
Fue directora adjunta de Revista de Feria de su localidad durante dos años y después formó parte del grupo de redacción. Sus versos aparecen en Revistas Literarias como Alhucema, Baquiana, Arique de Cuba, La pájara pinta, Caños Dorados, Pan de Trigo, y otras de soporte digital. Tiene publicados tres libros: Antes del Amor, Zahorí y Cambalache, este último prologado por Aimée G. Bolaños. Está incluida en la Antología de poetas de Fernán Núñez, 2006. Ha sido colaboradora en la edición del libro de Romances y canciones de Amor II, 2006, de la Diputación Provincial de Ciudad Real. En ese mismo año el Ateneo de Almagro la nombra Socia de Honor.

Fue merecedora del segundo Premio de Poesía en Alfafar, Valencia, con su poemario Zahira y en 2007 fue premiado su poemario Entre la espada y tú, amor en el V Concurso Nacional de Poesía “Caños Dorados”.

domingo, 17 de enero de 2010

A VIDA QUE VENDEMOS......

A vida que vendemos
escrita en fumes e nostalxias
é como o cumio dunha montaña de ferralla
vasoira en forma de folla de lata
ferruxe e óxido do tempo pasado
de olladas no vento e desencanto.



A vida que pregoamos

agachados nas silveiras dos camiños

en lama pavimentados

esquecidos polo tempo malgastado

é pura mentira de feira

un invento mais dos soños

cos que vociferamos nesta vida de

mercadores e fulanos de mala pinta

de verbo fácil, e puñal asasino na mirada.


A vida que vendemos non e nosa nin sequera

so un préstamo que vence

cando mais o precisamos.

lunes, 11 de enero de 2010

LA PROMESA.....................




COMO EN EL OTOÑO…HOJAS MUERTAS



Siento como compañera una profunda tristeza


Un viento gélido atenaza mi garganta


hasta dejarla en carne viva.


Soy solo lágrimas


en tanto negras sombras me rodean descaradas


y me atrapan entre sus garras avarientas.


No me quedan ya palabras


sino hablar del silencio al que me lanzo


sin consciencia.


Y para ello romperé por ultima vez


esta promesa vana que me aflige hasta la locura


porque preciso como el aire que respiro


expresar tanto vacio que me embarga,


como en el otoño


hojas muertas arrastradas en los senderos olvidados


para siempre, de mi vida transtornada.