miércoles, 28 de marzo de 2007

POEMAS DEL TIEMPO

Si muero,
arrojad mi cuerpo al mar
y dejadme en el recuerdo
navegar
sobre las olas,
capitán de un barco velero.
Si muero,
que mis huesos sean abono
de las rosas del jardin
de tus anhelos,
de mis sueños infantiles
no alcanzados
de los murmullos del viento.
Si muero,
que el humo de mi recuerdo
cubra de sombras la luz
de la luna de mis noches
atrapado entre tus sueños.
Si muero abraza mi cuerpo inerte
besa mis labios de hombre
y olvidate para siempre
de lo cruel de la muerte.
Y ahora si
alegrate ya por mi,
porque a tu lado me quedo
y para siempre.
Publicar un comentario