lunes, 10 de septiembre de 2018

LA ATRACCIÓN DEL MAR SOBRE LOS PECES DE COLORES....


De entre aquellos dias lejanos de mis recuerdos infantiles, rescato la imagen borrosa de mi madre siempre con nosotros en la playa.




Dias de verano, vacaciones o festivo, no lo recuerdo.




En la orilla de aquel mar Mediterraneo de arena oscura y gorda de grano entre resaca y aguas saladas , ella se quedaba tan solo mojándose los pies con su bañador azul casi negro de lunares, cerrado hasta el cuello, y de media pierna de largo cubriendo el blanco nácar de su piel; vigilándonos y repitiéndonos;


-Venga niños salid del agua que está muy fría y vais a coger un catarro. Tened cuidado que el mar es muy traicionero y hay resaca.


Mi padre entre tanto leía el periódico o dormitaba tumbado en una hamaca de enea, bajo la sombrilla de paja entre lazada.
Pero ella no. Ella nunca se sentaba mientras estuviéramos en el agua. Tampoco se bañaba.

 



Ahora pienso que no sabía nadar.

Publicar un comentario