martes, 21 de octubre de 2008

AQUELLAS BOTAS


Una vez soñè que me calzaba una botas tan ligeras
Que al caminar ni siquiera sentia mis pasos.
Aquellas botas eran tan especiales
Que no se mojaban al pisar los charcos una y otra vez
Eran botas de cazadores de agua
hechas para correr en pos de los riachuelos y torrenteras, si esta intentaba escaparse.
Aquellas botas primeras, fueron mi mejor fantasia real
Porque todo el mundo merece que alguna vez le suceda algo
realmente ùnico.
Una vez corri sin parar tras la linea multicolor del arco iris
pero no fuì capaz de alcanzarla, y extenuado me tumbè en la hierba maldiciendo mi mala suerte.
Aquella vez me di cuenta de que nada iba a ser como ya queria,
Y mi frustraciòn se convirtiò en recelo ante mi propio vacio.
Una vez estuve mirando la torre de la iglesia, durante horas esperando la llegada de las cigueñas, para ver si traian algun niño.
Pero no vino ninguna.
Años despuès supe que nunca màs volverian, tambien descubri de donde venian los niños, y me sentì engañado como un bobo.
Una vez quise ser lo que no era, y solo consegui hacer el idiota, mas ridiculo posible.
Aquellas botas gorila de mi infancia, me sirvieron para crecer, y escapar del pasado, pero no me hicieron recorrer el camino màs ràpido .
Ni tampoco sentirme màs seguro .
Una vez quise tener unas botas capaces de recorrer siete leguas con cada paso,
pero eso solo ocurre en los cuentos, y Yo no soy ningun principe azul,
por desgracia.
Publicar un comentario