miércoles, 9 de abril de 2014

EL PODER DE LA MUSICA

Decir cual es la mejor canción de la historia, ni siquiera el mejor álbum musical, seria tanto como reconocer la estupidez de un imposible, la fatua capacidad del hombre para rankinear y establecer clasificaciones. El mejor, la primera, el ganador, lamas vendida, medalla de oro… ¿para que?
La música, es como los aromas, están gravados en nuestra corteza cerebral, para siempre y resulta imborrable. Nuestra capacidad de soñar, de recordar, de recrearnos en un instante vivido en el pasado, por lejano que sea es tan real como el dia a dia, cuando se escucha una canción, sea la que sea.
El primer abrazo, aquellos besos, una mirada, la primera vez que hicimos el amor, el primer desengaña, una despedida cruel, una perdida irreemplazable, un fracaso o una éxito, todo ello siempre envuelto en los acordes de una canción, una melodía y por supuesto las sensaciones de nuestros cinco sentidos; el gusto,(El sabor salado de tu boca me enloquece, y sacia la sed de no tenerte…), la vista,(Verte desnuda, desnudarte verte ante mi o soñarte…) el oído,(Escucho tus mentiras tan crueles, cuando en un susurro me confundes y conquista suavemente),  el olfato,(Quiero hundirme en ti y poseerte envuelto en el aroma de tu vientre y en la húmeda herida de tu cuerpo derramarte dulcemente), y el tacto…(Toco y no estoy loco, toco y toco…..); que revivimos con las  notas una y mil veces, de esa nuestra canción, o canciones.
Ninguna  es  mejor, ni  peor que otra,  tan solo es la nuestra, la que es capaz de tocarnos y hacernos volver a sentir, aquello que creíamos perdido. ¿ O no..???








Publicar un comentario