domingo, 6 de marzo de 2011

EL YO AUSENTE.



De pronto uno se aleja
Se sumerge ,se envuelve como en una capa
en este halo de nostalgia maldita
y se adormece.
De pronto una se pierde
entre la niebla del mañana
y solo es tiempo malgastado
entre visillos
como espiando lo que no ha sido real
tan solo un deseo, un anhelo, un sueño
lo que no se ha vivido,
por lo que nadie ha llorado.
De pronto uno se adentra
entre las palabras y como borracho empedernido
repite abiertamente un sinsentido infinito
en un laberinto atrapado;
Hoy, ayer, mañana, futuro, pasado muerte.
De pronto uno se da cuenta que no es uno
y al mirarse en el espejo de la pared colgado
no se reconoce
porque no quiere aceptar que solo existe
el desengaño, la renuncia la mala suerte,
la mas absoluta soledad
del Yo contra el Yo ausente.
Publicar un comentario