jueves, 24 de noviembre de 2011

DULCE DAMA INVISIBLE DE LA NOCHE.....






Me crucè con ella
caminando a trompicones
por entre el empedrado de las sucias callejuelas
de otro tiempo
bajo el claroscuro del pasado
y las sombras de mis pasos vagabundos.
Sus ojos apagados
me miraban sin ver
su pelo como estropajo mojado,
en greñas y parasitos generoso
dejaba oculta una parte de su rostro
antaño tan ansiado
como ahora ajado y agrio.
Sus manos
tan gastadas como el resto de su cuerpo
muerto en vida,
arrastraban en un atado
los recuerdos de una historia
de fracaso y huida,
que hechizado me sentè a escuchar
en compañía del frio de la noche
y el silencio de las palabras susurradas
lentamente.
Arropados por el aroma del hastio y el miedo
nos buscamos en el fondo de una botella de cristal verde
que compartimos, trago a trago
entre lagrimas y reproches.
Y por conocer quien fuiste
dulce dama invisible de la noche,
perdì el tranvia del amor
y comprè el billete de la muerte.
Publicar un comentario