domingo, 29 de abril de 2007

AL OTRO LADO DEL JUEGO




No se puede entender nada de la vida


hasta que no se siente la muerte, a nuestro lado


que en silencio y dulcemente


atesora los recuerdos de los vivos,


y asi,


los cementerios son alacenas de la mente


que almacena vida extinta,


guardianes crueles


de los sentimientos, ilusiones y sueños,


vigilantes eternos


de las decepciones y anhelos inalcanzables


terribles policias del silencio


carceleros de todos los que fueron


y estuvieron


con sus vidas amargadas


con sus miradas vacias


con sus manos extendidas al viento.


Las tumbas guardan el secreto intimo


de los que habitan al otro lado


en el infierno cierto


del olvido eterno.


Su partida del juego


ha terminado.
Publicar un comentario