jueves, 31 de mayo de 2007

LAS VOCES DEL AGUA


El viento del sur

arrastra tras los jazmines

del jardin de mis reproches

los recuerdos borrados,

y el aroma de la noche sin luna gris

de entre susurros brota

como semilla de flor marchita en mi.

Lloran lágrimas nuevas, mis ojos secos

y escucho los lamentos de las fuentes de piedra,

el rumor sin palabras del estanque

los silencios mentirosos de la acequia

las mil gotas del rocio que no mojan

manos de niño grande.

El Alba rasga el velo de seda de la noche

y en mi ventana de sombras preñada

huele a hierba buena y pan de horno.

Desde la campiña al valle

el sueño se despereza y las voces del agua

adormecen mis sentidos de hombre

mientras miro sin ver, el horizonte.

Canto un gallo

y los surtidores del jardin de mis reproches

se han callado,

avergonzados por la musica del hambre

de los muertos olvidados

que tras la tapia del cementerio blanco

como vigias, alerta siempre

viven desgrando uno a uno los instantes

de la muerte.

Las voces del agua me llaman,

mis sueños se esconden,

los recuerdos añorados lloran

en el baúl de los pobres.

Agua enjaulada que gime

lágrimas negras de barro

que brotan desde las murallas del Darro

desde la Alhambra, tan Mora .

Agua encantada

fuentes de oro y estaño, amapolas.

Llantos de papel por el pasado

de sangre y arena

Y las voces del agua que ya se han callado.
Publicar un comentario